Secciones
Policiales

“Las estrategias de control que tenemos son vulnerables”, dijo el director de la UP1

El director de la Unidad Penal Nº 1 de Paraná reconoció las falencias en el servicio de seguridad carcelaria. Según él, por respetar los derechos humanos de las personas no se realizan revisaciones minuciosas y exhautivas a las personas que llegan a visitar a los penados.

Jueves 08 de Noviembre de 2012

Tras la muerte de un preso que habría ingerido drogas luego de la visita de un familiar, el director de la Unidad Penal Nº 1, Marcelo Sánchez reconoció que, en la práctica, todos los servicios de seguridad son  vulnerables.

Si bien las requisas se realizan de forma obligatoria, Sánchez explicó que se realiza en forma manual junto a un detector de metales, tanto a las pertenencias como a algunas partes físicas, porque “no se puede invadir demasiado, sobre todo en las partes íntimas” de los visitantes.

El presidiario falleció en el hospital San Martín luego de tres paros cardíacos. El deceso está siendo investigado por el juez Federal Leandro Ríos, quien dispuso una autopsia para determinar las causas de la muerte.

“A las 18:30 horas y tras el procedimiento de rutina, a posteriori de las visitas de los familiares de los internos, se detectó que Jesús Adrián González estaba muy nervioso. A la media hora, sus propios compañeros avisaron que sufría convulsiones, por lo que, luego de la atención por parte del Servicio de Sanidad, fue trasladado al hospital San Martín, donde falleció horas más tarde”, relató Sánchez en diálogo con radio 97.1 La Red Paraná y recalcó que los motivos del deceso son aún causas de investigación.


 

González, de 31 años, fue detenido en 2010 y cumplía una condena de 4 años por tráfico y tenencia de estupefacientes. En mayo de 2014 iba a recuperar su libertad.

El director de la unidad penal Nº 1 calificó como "un hecho grave" que los controles del servicio de seguridad penitenciario sean burlados. “Las consecuencias están a la vista”, sostuvo al programa Maldición, va  aser un día hermoso y luego relató que son constantes y de lo más variadas las tentativas de ingreso de drogas ilegales al penal por parte de familiares o amigos que visitan a los internos.

“Muchas veces se valen de la parte física”, dijo. A modo de ejemplo, señaló que hace diez días se secuestró marihuana disimulada en las prendas íntimas de una mujer. “Ayer este muchacho recibió la visita de familiares directos”, especificó.


"Por no invadir"

Sánchez dio cuenta de la realidad que se vive en la unidad paranaense. “En la práctica todos los servicios de seguridad penitenciarios son vulnerables, hasta la mejor tecnología tiene sus carencias. Principalmente porque tratamos con personas, ya sea con internos y o con sus familias. No podemos hacer invasión (física) de las personas que vienen, porque nos estaríamos metiendo con otro tema, que es el de los derechos humanos de estas personas”, consideró Sánchez.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario