Narcotráfico
Martes 27 de Febrero de 2018

Juzgan a una banda que vendía drogas vinculada a un hombre de "Tavi" Celis

Cuatro hombres son acusados por narcotráfico en el barrio Paraná XX. En la causa surgió el contacto con el "Manco" Vartorelli

Muchas investigaciones por narcotráfico comparten, en algún punto, nombres, apodos, domicilios, vehículos, teléfonos. Como en todo negocio, unos se relacionan con otros, y en una ciudad como Paraná, todos se conocen. Además, cada vez que se escarba un poco, los indicios conducen a los mismos personajes que concentran el negocio. Esto quedó plasmado en la causa que llegó a juicio al Tribunal Oral Federal, contra cuatro imputados por vender droga en el barrio Paraná XX. Un gomero, dos hermanos y otro socio aparecen vinculados a Julio César Vartorelli, alias Manco, quien está procesado en el rol de distribuidor de la organización liderada por los hermanos Daniel y Miguel Celis, que durante muchos años dominó el mercado de la marihuana en la capital provincial.

Se trata de Germán y Leonel Morillo, Ernesto Vitase y Lautaro Palavecino, quienes están siendo juzgados por comercio de estupefacientes agravado por la participación de más de tres personas. Los cuatro fueron detenidos el 20 de septiembre de 2015, en el marco de una investigación de Toxicología de la Policía entrerriana bajo instrucciones del Juzgado Federal de Paraná. Los allanamientos de aquella tarde apuntaron a los domicilios de los cuatro acusados, en el barrio Paraná XX, en la zona este de la ciudad, donde se secuestró marihuana, cocaína, celulares, balanzas, elementos de informática, armas de fuego y dinero.

En las tres audiencias del juicio, se pudo observar que todo comenzó con el estado de sospecha sobre Palavecino, en cuyo domicilio las vigilancia advirtieron un importante movimiento de clientes que iban a comprar droga. Le interceptaron la línea telefónica y surgió que estaba vinculado a los hermanos Morillo, a quienes también comenzaron a investigar. De este modo, llegaron a Vitase, un gomero de la zona que sería quien les habría provisto de la droga a los otros tres, pero que también vendía al menudeo, según la imputación.

El juicio continuará el jueves con los alegatos del fiscal general José Ignacio Candioti y el abogado defensor José Velázquez.

Serán valoradas muchas pruebas, entre ellas las escuchas telefónicas que fueron reproducidas en el debate, que evidenciarían diálogos referentes al negocio ilícito, así como fotografías y filmaciones de los movimientos en las viviendas de los acusados, y las declaraciones de los policías que prestaron testimonios en el juicio acerca de lo constatado en la pesquisa que duró unos ocho meses.

Asimismo, la aparición de Vartorelli en las escuchas les juega en contra a los imputados, debido a que el hombre de 58 años, empleado Naval del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, fue procesado unos meses después en el marco de la causa que desbarató la banda del Tavi Celis. El Manco, según la acusación del juez federal Leandro Ríos, actuaba como distribuidor en la organización que traficaba marihuana en gran escala. En total fueron 22 los procesados, tras una extensa investigación y los procedimientos que comenzaron con el secuestro de 317 kilos de droga que llegaron desde Paraguay en una avioneta que aterrizó en un campo de Colonia Avellaneda.

Comentarios