Secciones
Policiales

Juicio por emboscada a un joven en el barrio Municipal

Tres hombres acusados de balear a otro en el cuello en febrero de 2013 son juzgados. El motivo del ataque a balazos habría sido que la víctima vive en el Lomas del Mirador II de Paraná

Martes 18 de Noviembre de 2014

Lomas del Mirador II y Municipal son dos barrios de la ciudad de Paraná que hace un lustro están en constante conflicto. Sus plazas y calles principales son escenario de trágicas y violentas peleas entre banda de pibes que a balazos saldan sus diferencias. También son partícipes de este complejo panorama de violencia jóvenes que viven en los barrios Hijos de María y Jauretche.  
Los tiroteos que ponen en riesgo la vida de cientos de vecinos son por disputa territorial, ya sea por el rechazo al otro por no ser del barrio o por narcotráfico. Por lo menos eso se escuchó ayer en el juicio contra tres personas del Municipal acusadas de balear a otra del Lomas II el 12 de febrero de 2013.  
En el banquillo de los acusados están Roberto Freddy Olivera, cuñado de Gustavo Petaco Barrientos; y los hermanos Abasto, Alfredo Ramón alias Cuchara y Gustavo Miguel más conocido como Muñequito, quien ya cumplió una condena por robo y homicidio y está procesado junto al Gatito, hijo de Freddy, por el asesinato de Emanuel Vásquez acontecido en agosto de 2013 en el Lomas II.   
Ayer, el joven baleado en el barrio Municipal, Maximiliano Podestá, declaró y señaló a los tres procesados como las personas que le dispararon cuando iba en moto por calle Ricardo Güiraldes. El joven que recibió un balazo en el cuello iba en moto junto con Mariano Pérez, preso desde hace siete meses en el penal de Victoria. En su declaración Pérez contó que no pudo individualizar a los atacantes porque tenían capuchas. Además, aclaró que en la actualidad está enemistado con Podestá porque es del Lomas y él es del Jauretche. “Ellos comenzaron a tirar tiros para el barrio y ahí empezó la bronca”, contestó Pérez ante la pregunta de la Fiscalía sobre el origen de la discordia.
Pérez, era cuñado de Emanuel Vázquez y como las historias violencia se mezclan y los protagonistas se cruzan aprovechó y contó que él no sabe en qué circunstancia fue asesinado su cuñado. Sin embargo, el muchacho recordó que Muñequito Abasto lo tiroteó mientras estaba junto a Podestá y Vásquez.  
El tribunal integrado por Elvio Garzón, José María Chémez y Miguel Ángel Giorgio escucharon a numerosos testigos. La mayoría contó que los enfrentamientos son habituales. Sin embargo, un dato no menor lo aportó una testigo que señaló que el lugar donde fue atacado Podestá es muy oscuro, porque las bandas de narco rompen las luminarias públicas. A pedido de los abogados defensores: Marcos Rodríguez Allende,  Walter Rolandelli, Matías Argüello de la Vega y Hugo Gemelli, el tribunal se hará presente en el barrio Municipal de noche para analizar la escena del crimen.

 

 

Estaba pescando

 

Cuchara Abasto fue favorecido por los testigos que declararon, mientras que los otros no. Cuatro personas que viven en el Municipal y un vecino del barrio Los Arenales fueron contundentes en señalar que Cuchara es inocente. Los testigos dijeron que Abasto estaba pescando en la isla, que el sábado levantó pedido y volvió el martes a la tarde para entregarlo.  

 

 

 

Dúo dinámico

 

 


En la historia aparecen dos personajes sumamente conocidos como son Gustavo Barrientos, exlíder de la Barra Fuerte y Claudio Lencina.
La víctima Podestá, que estuvo preso 20 días en 2013 por una causa que dice le armaron los procesados, contó que estando en el penal de Paraná se “entrevistó con Claudio Lencina y Gustavo Barrientos. Me pidieron que levantara la denuncia. Me dijeron que me iban a matar a mí y a mi hermano. Nos mandan presos para que nos pinchen y nos amenacen. Estoy seguro de que los que me dispararon eran ellos (por los procesados)”, dijo Podestá, quien estuvo detenido porque en diciembre de 2013 un joven lo acusó de dispararle, algo que era mentira. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario