Policiales

Irá 12 años a prisión, uno por cada puñalada para asesinar

Víctor Escobar fue condenado por matar a Diego Goró con 12 heridas de arma blanca, en el barrio Anacleto Medina de Paraná. Pidieron que la hermana de la víctima también sea juzgada.

Sábado 14 de Marzo de 2015

Los momentos previos y posteriores al adelanto del veredicto por el homicidio de Diego Goró fueron de mucha tensión en los pasillos de Tribunales de Paraná. Los familiares de la víctima se contuvieron ante las ganas de agredir al imputado. Los cuatro años que pasaron desde el asesinato en el barrio Anacleto Medina no curaron sus heridas, por el contrario, profundizaron su dolor. Escobar fue sentenciado a 12 años de prisión, pero seguirá libre hasta que el fallo quede firme.
Goró fue ultimado en el interior de su vivienda en la madrugada del 6 de marzo de 2011. Escobar había llegado a la finca junto a Guadalupe Goró, hermana de la víctima, y la hija de la mujer. El imputado sostuvo, al igual que Lupe, que Diego intentó abusar de la niña, y ahí intercedieron para evitarlo, se produjo un forcejeo con el cuchillo y allí las heridas mortales al hombre. Por eso, su defensora Fernanda Álvarez había solicitado la absolución por legítima defensa o por emoción violenta. Por el contrario, la fiscal Carolina Castagno y el querellante Migue Ángel Cullen pidieron 12 años de cárcel al considerar que fue un ataque unilateral contra Goró.
Ayer, el presidente del tribunal Elbio Garzón -junto a los vocales José María Chemes y Miguel Giorgio- realizó una breve explicación de la conclusión a la que arribaron para la condena. Le dijo a Escobar que aún en su hipótesis defensiva, sobre un acto de defensa ante una situación de abuso, nada justificó la muerte: cuando declaró la menor, dijo que Escobar le sacó el cuchillo a Goró, y luego lo apuñaló estando desarmado e indefenso. “La irracionalidad de la agresión excluye la legítima defensa”, sostuvo el magistrado.
A esto se suman otras pruebas que desarman esa versión: las lesiones que se pudieron constatar en el cadáver de la víctima eran todas de carácter defensivo, y tenía nueve puñaladas, tres de ellas debajo de la tetilla izquierda que le ocasionaron la muerte. Escobar, por su parte, no tenía ningún tipo de lesión. “No hubo racionalidad del medio empleado para retener la agresión, en el caso que hubiera existido”, aseguró Garzón.
En la sentencia íntegra que darán a conocer el 19 de marzo, el tribunal se explayará en los fundamentos de la condena.
Luego de escuchar las palabras de los jueces, Escobar se retiró del salón de audiencias ofuscado y lamentando que está más cerca de ir a la cárcel. Esperará en libertad el recurso que interpondrá la defensa para recurrir el fallo, y cumplirá la pena en caso de que el Tribunal de Casación la confirme.

“Mi hermano no abusó de nadie”
María de los Ángeles Goró, hermana del hombre asesinado, aseguró que Diego “en ningún momento tuvo ninguna defensa, con el alcohol en el cuerpo que tenía nunca pudo haber abusado de nadie”. Luego lo señaló a Víctor E scobar y dijo: “Él es un asesino”.
La mujer expresó, con la voz entrecortada por el llanto, su descontento con que el condenado siga libre: “La sentencia son 12 años que no me van a devolver a mi hermano. Los puntazos que le dio en el pecho es alevosía, no es en defensa, él (por Escobar) no tenía ningún rasguño, y ella (por la sobrina de la víctima) menos. Mi hermano jamás en la vida pudo haber abusado de nadie, y menos en el estado en que estaba”.
En este sentido, María de los Ángeles sostuvo:  “A él me lo agarraron durmiendo, estoy segura”, y pidió que a su hermana Guadalupe Goró, quien estaba con Escobar al m omento del ataque, también le caiga el peso de la ley: “Ella estuvo en el hecho, fue ella la que le metió una puñalada en el cuello. La tiene que pagar, ¿cómo pudo hacerle eso a un hermano?”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario