Abuso sexual
Viernes 12 de Octubre de 2018

Intentó atentar contra su vida el hombre que mantuvo en cautiverio a la esposa

En la cárcel, Juan Carlos Alvarez se cortó las venas y los brazos, fue llevado al hospital Escuela. Se negocia un juicio abreviado con una alta condena por el hecho denunciado en Sauce Montrull.

Juan Carlos Alvarez está preso desde principios de mayo, luego de que fuera denunciado por abusar, mantener cautiva, encadenar y amenazar a su pareja. En las últimas horas se cortó las venas y los brazos por lo que del penal de Paraná, fue derivado para una contención sicológica y siquiátrica en el hospital escuela de Salud Mental.

El hombre de 34 años denunciado por su pareja por haberla sometido durante un año a graves hechos de violencia de género, fue imputado y se les dispuso la prisión preventiva, que hoy se extendió hasta que se eleve la causa a juicio, o bien se acuerde un juicio abreviado.

Juan Carlos Alvarez había sido detenido en los primeros días de mayo, luego de que saliera la orden de demorarlo como consecuencia de la grave denuncia formulada por su pareja que aseguró que durante un año estuvo privada de su libertad, encadenada a la cama, dopada, e incluso siendo filmada permanentemente por dos cámaras de seguridad que estaban colocadas en el dormitorio.

Lo más triste, además de los padecimientos y actos de crueldad de la víctima que estuvo casi esclavizada, fue que los tres hijos de corta edad, estaban naturalizando la privación ilegítima de la libertad de su madre.


Desestabilizada

Este viernes se realizó la audiencia en los tribunales de Paraná, donde se puso en conocimiento del juez de Garantías Eduardo Ruhl, que Alvarez decidió autoflagelarse provocándose cortes en varias partes del cuerpo.

Ante esto, se dispuso la extensión de la estadía en la cárcel de Paraná, previa atención en el exRoballos.

En la audiencia a puertas cerradas, asistió la víctima la que padece el trastorno de haber estado privado de la libertad. Lo que fue motivo de preocupación del fiscal Pablo Zoff y otras autoridades, es la idea manifestada por la mujer que no ocultó la idea de "perdonar" al padre de sus hijos y de intentar retirar la denuncia.

Este proceso es muy común en las víctimas que padecen el encierro, los abusos, los tormentos, y que al quedar a cargo de todo sufren tremendos problemas para poder subsistir económicamente y afrontar con el día a día del resto de la familia.

En el desgarro de dolor, prefirieren disimular los delitos padecidos y recibir con los brazos abiertos la plata que les asegura el violador o el responsable del cautiverio.

Las autoridades judiciales le marcaron que más allá de sus expresiones para avanzar en la causa y llegar a un juicio abreviado con una reducción de la pena, la investigación no se detendría por el cambio de postura que podría existir en estos últimos tiempos.

Por 90 días irá preso el hombre que encadenó y encerró a su pareja

Desde la Fiscalía se habló con los anteriores defensores de Alvarez, como con la actual, Corina Beisel. Y todos demostraron tener interés de llegar a un juicio abreviado con una pena consensuada.

Las pruebas son contundentes, como los testimonios de la víctima y los hijos que llegaron a naturalizar la privación ilegítima de la libertad de su madre.

Ante esto, se les aclaró a los representantes de Alvarez que en un juicio normal la pena que se buscaría sería de entre 17 a 20 años de prisión efectiva, por lo que se podría reducir minimamente la condena.





Comentarios