Secciones
Dijo que rodríguez le disparó en el rostro a la víctima

Homicidio de Cabeza: testigo complicó a los acusados

El joven también fue víctima de un balazo luego del homicidio del chofer de Salud, en una casa del barrio Santa Rita de Paraná. Además sufrió amenazas

Miércoles 03 de Marzo de 2021

Una jornada decisiva fue la de ayer en la causa que investiga el homicidio de Marcelo Cabeza, el chofer de Salud asesinado hace poco más de un mes en Paraná. El testigo presencial del hecho y a su vez víctima de un balazo comprometió severamente la situación de los dos acusados, Matías Rodríguez y Alan Ávalos.

acusados marcelo cabeza.jpg
El testimonio complica la situación de los acusados por el homicidio del chofer de Salud

El testimonio complica la situación de los acusados por el homicidio del chofer de Salud

El testimonio del muchacho fue solicitado por el abogado querellante Marcos Rodríguez Allende y la fiscal Melisa Saint Paul dispuso su citación, para este miércoles a la mañana. El joven relató todo lo que hicieron entre la noche del 1° de febrero y la madrugada del martes 2 con Cabeza, Rodríguez y Ávalos.

El testigo recordó que estuvieron los cuatro en el Renault Clío de Cabeza (propiedad de la hermana de la víctima), desde alrededor de las 21 de aquel lunes, y que siempre era Rodríguez quien conducía el vehículo. Dieron vueltas por distintos lugares de la ciudad y finalmente llegaron a la casa de Rodríguez, en calle Gianelli del barrio Santa Rita.

En un momento mientras estaban en esa vivienda, el testigo salió al patio a fumar. Se asomó y miró hacia la cocina, justo en el momento en el cual Rodríguez le apuntó con un arma de fuego a Cabeza y le efectuó un disparo en el rostro. Luego comenzó a efectuarle golpes de puño.

En ese instante, el muchacho quiso irse de la casa, pero Ávalos agarró la pistola, le apuntó y le ordenó que se quedara, que hiciera lo que ellos decían y que se callara la boca. En esa discusión, le efectuó un disparo en el estómago. El joven cayó malherido, y Rodríguez le dijo que no se preocupara, que lo iba a llevar al hospital San Martín. Así lo hizo, en el mismo Renault Clío. Lo obligaron a que declarara en el nosocomio que el balazo lo había sufrido un robo. Esto había llamado la atención de los policías que lo habían entrevistado, porque su declaración no cerraba por ningún lado. Pero además, un día fueron a “visitarlo” al hospital el padre de Rodríguez junto a dos personas más a intimidarlo para que mantuviera la misma versión del robo.

Embed

Además, el testigo describió las características del celular de Cabeza, el cual, según vecinos del barrio Santa Rita y Anacleto Medina, los dos acusados intentaron vender durante esa misma madrugada.

Respecto del corte de las manos de la víctima, el testigo dijo haber escuchado que Rodríguez le había pedido a Ávalos que le cortara los dedos para poder desbloquear el celular.

Todo lo manifestado por el testigo coincide tanto con otras declaraciones testimoniales que hay en la causa como con los imágenes de videos de cámaras de vigilancia que fueron recabados por los investigadores de la División Homicidios, por ejemplo del área de Emergencias del hospital San Martín, y otros lugares de la ciudad. Si bien la investigación está muy avanzada, aún restan incorporarse informes que serán enviados a juicio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario