Secciones
Abuso sexual

Exjuez asegura que en pleito por tenencia de niñas no había evidencias de abusos del padre

Tulio Rodríguez Signes recordó el trámite judicial previo a la denuncia penal que derivó en la condena al hombre que ultrajó a sus dos hijas

Jueves 03 de Octubre de 2019

Detrás de la reciente condena a un hombre por haber abusado sexualmente de sus dos hijas, en Paraná, hay una historia previa de pleitos judiciales en el fuero de Familia entre el abusador y la madre de las víctimas. Tal como informó UNO hace 11 días, la mujer había reclamado en la Justicia que las dos niñas convivieran con ella en su domicilio. En julio de este año, las hijas rompieron el silencio y contaron lo que sufrían en la habitación de su padre. Al respecto, el funcionario judicial que por entonces estaba a cargo del Juzgado de Familia N° 1, Tulio Rodríguez Signes, expresó que, durante aquel conflicto, las situaciones de abuso por parte del padre “jamás fueron advertidas por ninguno de los organismos que intervinieron (incluido el Copnaf)”.

Embed

El actual defensor público, quien durante más de 30 años ha pasado por distintos cargos en el Poder Judicial entrerriano, refirió las diferentes medidas que se fueron adoptando ante el conflicto judicial entre los padres respecto de los hijos.

“El día 9 de junio de 2014 el progenitor inició una medida cautelar de protección de persona. Solicitaba el cuidado de sus hijos/as ante los descuidos de la progenitora (esto según sus dichos)”, contó en el texto enviado a UNO. La madre se opuso y se dio intervención a los profesionales del Equipo Técnico Interdisciplinario. En una audiencia “ambos padres mantuvieron posturas absolutamente rígidas acusándose mutuamente (...) Como vivían relativamente cerca y las niñas no tenían deseos de permanecer junto a su mamá, se otorgó la tenencia provisoria de las dos niñas al progenitor y de los dos niños a la progenitora”, recordó.

exjuez2.jpg
Cobertura. Desde 2015 UNO publicó las injusticias denunciadas.
Cobertura. Desde 2015 UNO publicó las injusticias denunciadas.

Luego refirió lo indicado por UNO acerca de la denuncia de supuesto abuso sexual contra el novio de la madre. Según la mujer, impulsada por el padre, que las llevó a la comisaría a exponer esos presuntos delitos.

Ante las “diferencias irreconciliables, se fijó un régimen de visitas con carácter provisorio”, sobre las que no se presentaron apelaciones.

El funcionario judicial aclara (incluso confirma) algo que la nota publicada el 22 de septiembre sostiene: “Si bien es cierto que la progenitora reclamó que sus cuatro hijos/as debían vivir en su domicilio, (siendo este un derecho que le asistía por entonces a ambos progenitores), jamás se denunció ni se hizo mención de situaciones de abuso sexual por parte del progenitor hacia sus hijas. Jamás ello fue advertido por ninguno de los organismos que intervinieron (incluido el Copnaf). La progenitora nunca mencionó siquiera situaciones dudosas respecto de este delicado tema”.

En junio de 2016 “las partes acordaron, con asistencia de sus abogadas un régimen de comunicación” que fue modificado el 3 de octubre siguiente “fijándose un nuevo régimen a fin de garantizar el contacto entre los hermanos/as. Tampoco aquí se denunciaron situaciones de abuso por parte del progenitor”, insistió el exjuez de Familia.

En este sentido, Rodríguez Signes destacó que “se trabajó la situación con el Copnaf y con la escuela Primaria donde asistían los niños/as, no surgiendo ningún tipo de evidencia sobre abuso sexual por parte del progenitor”.

Molesto con el título en la portada de la edición de aquel domingo de este diario, el funcionario aseveró: “No hubo ningún yerro judicial. Lamentablemente, la tergiversación de los hechos enfrenta a la sociedad con el Poder Judicial”.

exjuez3.jpg
Cobertura. Desde 2015 UNO publicó las injusticias denunciadas.
Cobertura. Desde 2015 UNO publicó las injusticias denunciadas.

Por último, “Jamás hubiera permitido que, ante la evidencia de una situación de abuso sexual o maltrato, el ofensor continuara bajo el cuidado de sus hijas”, se defendió nuevamente.

Cabe remarcar que en la crónica de UNO sobre esa historia, justamente se hace hincapié en que nadie pudo advertir la situación que las mismas víctimas denunciaron en las declaraciones en cámara Gesell: los abusos sufridos por parte de su padre durante la convivencia en su domicilio.

Esta publicación, para el defensor público: “Contribuye al deterioro de la relación entre la sociedad y el Poder Judicial al cual he servido durante más de 30 años”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario