Caso Marcelo Rodríguez
Domingo 05 de Noviembre de 2017

Esperan pericias para saber quién mató a Rodríguez

Sin testigos del crimen del empleado de Salud en su casa de Paraná, aguardan por pruebas informáticas

Una pelea en el interior de una vivienda del barrio Belgrano de Paraná terminó con la muerte violenta de Marcelo Oscar Rodríguez. El crimen del hombre de 45 años conmocionó al ambiente de los empleados estatales de Paraná, y también al barrio Belgrano. Hasta anoche era un misterio la identidad del sujeto que terminó con la vida del trabajador de Salud Pública.

No hay testigos ni indicios de con quién se pudo haber reunido la víctima en la noche del viernes o madrugada del sábado. Por esto esperan las pericias de una computadora secuestrada en la vivienda y otras medidas informáticas. La División Homicidios de la Policía está a cargo del caso a resolver, bajo las directivas del fiscal Ignacio Aramberry.

El hecho se conoció el sábado al mediodía, cuando un hombre de apellido Gauna, a quien Rodríguez le había dado alojamiento en su casa (en calle 952, entre Luis Pacha Palacios y Pichón Sánchez) durante un tiempo, llegó a las 12.30 y lo encontró en la bañera, sin vida.

La pesquisa en la escena del crimen pudo advertir que existió un episodio violento, pero en el interior de la casa, no así en las aberturas. Se descarta la posibilidad de un robo como el móvil del asesinato, ya que había varios elementos de valor e incluso dinero en distintas partes de la casa, en una suma que ronda los 40.000 pesos. Aunque el homicida pudo haberse llevado algunos billetes, esto demuestra que no era el robo el motivo del crimen. Lo que sí se llevó, pero evidentemente para borrar pruebas, fue el celular de Rodríguez.
Una hipótesis es que se trató de un encuentro de índole privada, y que por alguna razón se produjo una pelea y el fatal desenlace. El hallazgo del cuerpo de la víctima en la bañera podría explicarse, según creen algunos investigadores, en que Rodríguez habría ingresado a la bañera para limpiarse la sangre que tenía en la cabeza y el rostro, pero se desvaneció y falleció.
La autopsia arrojó que el deceso se produjo por un golpe con un elemento contundente en el parietal derecho. En la casa se secuestraron varios elementos que se enviaron a peritar, para ver si alguno de los mismos fue el utilizado por el agresor, aunque ninguno tenía rastros de sangre.
No hay testigos que hayan visto ingresar a Rodríguez acompañado a su casa, ningún vecino escuchó ni vio nada extraño, y además todos afirman que era muy reservado acerca de lo que hacía en su vida privada, por lo que tampoco hallaron algún amigo confidente que pudiera contar sobre alguna relación que el hombre haya mantenido o con quién se podría haber encontrado.
Sin el celular de la víctima para peritar, esperan para estos días el informe del entrecruzamiento de llamadas solicitado a la empresa prestataria del servicio que tenía Rodríguez, para conocer los contactos telefónicos que mantuvo las horas o días previos a su muerte. Es una medida que demora debido a que los fines de semana las empresas no responden con la premura que el caso requiere.
Además, personal policial de la Dirección Inteligencia Criminal revisa la cuenta de Facebook de la víctima para ver si encuentra en el chat alguna conversación que permita orientar la pesquisa hacia algún sospechoso.
Hoy los investigadores comenzarán a entrevistar a empleados del Ministerio de Salud de la provincia, a la espera de que alguno pueda aportar algún dato de interés para la causa. Ayer a la madrugada, los familiares y amigos de la víctima despidieron sus restos, con la esperanza de que pronto se haga justicia.

Dolor y recuerdo en las redes
Como ocurre tantas veces ante una tragedia, el muro de Facebook de la víctima es un espacio donde los seres queridos expresan sus sentimientos. "Qué tristeza! No lo puedo creer... Se te va a extrañar amigo... En mi corazón siempre!!!", escribió una mujer. Era solo uno de tantos mensajes que dejaron amigos de Rodríguez. "Que en Paz Descanses Querido Amigo!!! Y Brille para Ti la Luz que no tiene fin! Te vamos a Extrañar!!! Te Quiero Muchooo", expresó un amigo.
Otro simplemente se preguntó lo mismo que muchos: "No tenía que ser así ¿por qué?".
"En mi corazón estarás siempre. Lamento no haber podido despedirme. Siempre tan presente, tan buen hermano... Tan compinche conmigo... Ojalá la justicia divina haga justicia", dijo una mujer.
También otra persona publicó lo que tanto se dijo sobre Rodríguez a quienes investigan el caso: "Un tipazo, que luchaba todos los días para vivir", y agregó: " Que los asesinos sean castigados. Basta de asesinatos al colectivo LGTB en Argentina".

Comentarios