Policiales
Martes 27 de Marzo de 2018

En medio del debate por las domas, hay una leve mejoría del jinete que se encuentra grave

El entrerriano que se accidentó en provincia de Buenos Aires comenzó a experimentar una leve recuperación. Numerosos lectores de UNO bregaron por su recuperación y otros lo criticaron por participar de las jineteadas maltratando a los caballos.

Sigue grave internado en la Unidad de Terapia Intensiva del hospital Néstor Kirchner de Florencio Varela el jinete de San Jaime de la Frontera David Benítez, el consagrado domador entrerriano que el domingo sufrió una tremenda caída junto al caballo que domaba. Las últimas noticias son más esperanzadoras, pero también en medio de la desesperación de sus familiares, se reavivó un debate sobre la necesidad o no de prohibir este tipo de espectáculos tradicionales.

Tal como informó UNO ayer, Benítez se accidentó el domingo en una jineteada que se realizaba en la provincia de Buenos Aires, cuando el caballo que montó lo volteó, lo apretó y le provocó importantes lesiones en la zona craneal. Tras sufrir el accidente, fue derivado de urgencia hasta el hospital de Florencio Varela. Por todo esto es que sus familiares siguen pidiendo a la comunidad oraciones por la recuperación del hombre de 39 años.

Video:

Embed



El hombre de San Jaime es muy reconocido en el mundo de las jineteadas a nivel provincial y nacional. Tuvo participaciones en los certámenes de Jesús María, Diamante y en otros encuentros del país como de Brasil.

Por sus jineteadas era muy requerido, incluso en varios encuentros, había quitado el invicto a caballos que tenían en su haber numerosos triunfos sobre los jinetes.

Su hermana informó a UNO que hay esperanza para una posible recuperación. Zulema detalló el último parte médico, como también su percepción sobre el estado de salud de Benítez: "Gracias a Dios y la virgen, David está lentamente evolucionando. Cuando ingresé me escuchó y es como que quiso moverse, levantarse, dar muestras de que está un poquito mejor".



Embed



"El estaba entubado, y para ver la reacción es que se comenzó a sacar parte del instrumental frente a este panorama. Sí le quedó el respirador para analizar cómo avanza todo esto y esperar un par de horas más", resaltó la mujer que se la escuchó más que esperanzada para añadir: "Me dijeron los médicos que es muy bueno lo que está pasando, y por ello es que vemos todo con mayor optimismo".

Domas versus protectores

Las redes sociales explotaron y la noticia de UNO, fue la más vista, comentada y con mayores repercusiones en las últimas horas. Ante esto, es que llamó la atención el severo cruce, hasta violento entre las personas que se preocupaban por el estado de salud del muchacho de San Jaime, con los defensores de los derechos de los animales que exigen prontamente la prohibición de las jineteadas.

Es más, diría que por las reflexiones de varios lectores, hubo más preocupación por el estado de salud del caballo que resbaló y golpeó al jinete, que por el propio Benítez.

Hubo exabruptos de todo tipo, al punto tal de alertar que el presente del domador entrerriano es por su propia culpa a la hora de subirse en el lomo a castigar un caballo.

Interesante fue la propuesta de suspender las domas y jineteadas hasta tanto se pueda analizar en una mesa de debate -incluso en la Legislatura- de la conveniencia o no de este tipo de espectáculos.

En la defensa del mantenimiento de las jineteadas, se recordó que las personas que se suben a los caballos, se preparan físicamente para esta practica riesgosa, al tiempo que se mencionó que los caballos se encuentran bien alimentados, con tratamientos sanitarios y no sufren secuelas por ser parte del histórico "deporte". También se hizo notar que los jinetes no montan más con espuelas filosas.

Esta actividad permite un interesante movimiento laboral directo o indirecto con tropillas, campos de jineteadas, grupos musicales, comercios y otros sectores que se ven beneficiados con la llegada de verdaderas multitudes a las jineteadas.

Castigo y más castigo

Por el otro lado, con fundamentos racionales es que algunas personas ligadas con la defensa del derecho de los animales escribió a UNO, es que se marcó con mucha crueldad lo que ocurre con estas actividades tradicionalistas que son "simples espectáculos de torturas y castigos", en este caso de caballos.

La mayoría de los mensajes, apuntaron a la responsabilidad del jinete que como parte de su actividad, se encuentra dentro de las probabilidades caerse y lesionarse de gravedad, por la acción "desalmada" de golpear con un rebenque a los equinos.

Tras darse a conocer que a lo largo de la historia de los principales encuentros nacionales de domas, hubo varios animales fracturados y muertos, también ocurrió lo mismo con los jinetes que fueron a buscar la gloria a costa de "lacear" a un equino, y algunos terminaron perdiendo la vida.

Mientras tanto se anunció que en Paraná y Entre Ríos, estos grupos cada vez que puedan y se enteren, acudirán a la justicia para lograr suspender estos espectáculos. Trámite que hasta la fecha nunca se avaló por parte de las autoridades, tanto policiales como de tribunales.

El debate está abierto, y da la sensación por el momento, sin la posibilidad de llegar a un punto intermedio o acuerdo sobre el debate de fondo.



Comentarios