Caso Gisela López
Sábado 04 de Agosto de 2018

En el laberinto judicial, la causa por el femicidio de Gisela López llegó al STJ

La Sala Penal del máximo tribunal de la provincia analizará si la sentencia que absolvió a los acusados valoró las pruebas correctamente

El rapto y el asesinato una noche de otoño en Santa Elena; 18 días de búsqueda y el hallazgo del cuerpo en el mismo lugar donde ya habían rastrillado; la detención de cuatro personas un mes después; un juicio escabroso y una sentencia unánime de absolución; un recurso de Casación y un fallo dividido que revocó el anterior y ordenó hacer un nuevo debate; un pedido de recurso extraordinario denegado; un recurso de queja admitido por el Superior Tribunal de Justicia que, ahora, deberá resolver si la anulación de la absolución fue correcta o no.
Así de entreverado ha sido el camino judicial del femicidio de Gisela López, aquella chica de 19 años que mantuvo en vilo a la provincia y al país en abril de 2016 y cuyo crimen movilizó a miles de personas en la segunda jornada nacional de Ni Una Menos.
Con la sentencia del Tribunal de Casación el 25 de abril, se renovó la esperanza de la familia de Gisela, ya que los tres acusados que habían sido absueltos el año pasado, debían ser juzgados nuevamente. Sin embargo, en los últimos días la defensa logró subir un escalón más en la pirámide del Poder Judicial: el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos.
Se trató de un recurso de queja presentado ante la máxima autoridad judicial de la provincia, donde Roberto Alsina, el abogado de los imputados Elvio y Mario Saucedo y Matías Vega, reclamó que se revise el fallo de Casación que revocó la absolución del Tribunal de Juicio. Los jueces de la Sala Penal hicieron lugar al pedido, y ahora se tomarán el tiempo para analizar si esa sentencia atentó o no contra las garantías de los imputados.
Siempre hay un órgano judicial superior para revisar al inferior: el Tribunal de Apelaciones al Juzgado de Garantías, el Tribunal de Casación al Tribunal de Juicio, el STJ a Casación, y la Corte Suprema de Justicia de la Nación al máximo tribunal entrerriano. Y en una causa compleja como la de Gisela López, con indicios valorados en forma opuesta por distintos jueces, no está nada dicho sobre el final del largo derrotero del legajo que tiene a los Saucedo y a Vega entre la libertad y la prisión perpetua.

En el flipper de Tribunales
En la noche del 22 de abril de 2016, la víctima regresaba de la escuela a su casa, caminando por la avenida Presidente Perón de Santa Elena, hacia el barrio 120 Viviendas. En la zona conocida como El Bajo, fue raptada, violada y asesinada. Su cuerpo fue hallado el 10 de mayo, a pocos metros de ese lugar.
Con las mismas pruebas, dos tribunales distintos no solo no se pusieron de acuerdo en la responsabilidad de los imputados en el crimen, sino ni siquiera en el lugar donde se cometió el mismo.
El año pasado, los jueces del Tribunal de Juicio Ricardo Bonazzola, José María Chemez y Cristina Van Denbrouke consideraron que el lugar donde se produjo el ataque sexual y homicida es donde fue hallado el cuerpo. Y afirmaron que no hubo ninguna prueba objetiva ni testimonial que derribara el estado de inocencia de los Saucedo y Vega.
Por el contrario, las juezas de la Cámara de Casación Penal Marcela Davite y Marcela Badano afirmaron sobre el lugar donde fue hallado el cuerpo de Gisela que "solo puede inferirse que se montó una escena". El tercer integrante, Hugo Perotti, votó en disidencia, al sostener que aquel fallo no fue arbitrario y fundamentó bien la absolución.
La Sala 1 de Procedimientos Constitucionales y Penal del STJ está integrada por Daniel Omar Carubia, Claudia Mizawak y Miguel Ángel Giorgio. En la cadena de revisiones de sentencias precedentes, a estos vocales les tocará estudiar el modo de valorar la prueba por parte de los jueces del debate del año pasado, y por lo tanto de la Cámara de Casación Penal que lo había cuestionado.
El legajo estaba en el Tribunal de Juicio, a la espera de que se fije una fecha para un nuevo debate. Ahora fue remitido al segundo piso del Palacio Judicial junto a todos los videos de las decenas de declaraciones testimoniales del juicio, para ser analizados por la Sala Penal.


Una familia cansada de esperar nuevas dilaciones

Gabriel López, hermano de Gisela, expresó la desazón que sintió la familia ante una nueva dilación que se presenta en la causa: "El jueves nos encontramos con esta situación. La verdad que estamos sumamente cansados de que nos mientan, porque nos dicen una cosa y nos salen con otra, no sabemos a quién creerle, hasta he hablado con el procurador (Jorge) García, que nos dijo que en la primera instancia no se tuvieron en cuenta muchas cosas", dijo a UNO.
"Ojalá se resuelva pronto para poder volver a tener nuestra vida cotidiana, para hacer nuestra vida y que Gisela descanse en paz. No puede haber una impunidad total y que nos sigan mintiendo", exclamó.
El jueves, Gabriel y su mamá Gabriela tuvieron una reunión con la ministra de Gobierno y Justicia de la Provincia, Rosario Romero, donde les manifestaron que pedirán una audiencia con autoridades del Ministerio Público Fiscal para adentrarse en la causa.
Asimismo, Gabriel contó que están en permanente contacto con personal del Programa Nacional de Lucha contra la Impunidad (Pronalci), el cual consiste en "fortalecer la búsqueda de justicia de las víctimas de graves vulneraciones a derechos esenciales, a través de un acompañamiento y un asesoramiento integral que facilite el acceso a la información y su empoderamiento en el proceso penal", según reza en la página web oficial.
En estos dos años, la familia López siguió viviendo cerca de los Saucedo, acusados del femicidio, y de vez en cuando se han cruzado, llamativamente en lugares claves de la causa, como el sitio donde apareció el cuerpo de Gisela. "Ellos jamás aportaron una prueba que demuestre su inocencia", afirmó Gabriel.

Comentarios