Secciones
Policiales

Droga en el ataúd: el carcelero cada vez más comprometido

El penitenciario de Paraná, al que le encontraron en Corrientes 350 kilos de marihuana podría ser llevado a la cárcel de Resistencia. La esposa y gerente de la funeraria no sabría del origen de la droga.

Domingo 15 de Julio de 2012

Javier Aragón / De la redacción de UNO


Sigue siendo compleja la situación procesal del penitenciario de Paraná Gabriel Ríos, que fue detenido en Corrientes tras encontrársele 350 kilos de marihuana ocultos en un ataúd que trasladaba en una ambulancia de un servicio fúnebre de su propiedad en la capital entrerriana.



Se conoció que el suboficial de 41 años aún permanece alojado en el escuadrón 48 de Gendarmería en la provincia de Corrientes, luego de que el 25 de junio fuera detenido en la ruta nacional 12, acceso a la localidad de Paso de la Patria, sobre un vehículo Marca FIAT Modelo Ducato tipo ambulancia utilizada como unidad de traslado de féretros, perteneciente a una cochería de Paraná, que circulaba desde Itatí hacia Entre Ríos.

En Corrientes, la Justicia tiene prohibido alojar en los penales de la provincia a presos que estén ligados con caudas federales. De esta manera, una vez que se disponga el posible procesamiento de Ríos, es casi un hecho que sería derivado al penal de Resistencia, en Chaco. Se estima que el penitenciario de Paraná podría ser llevado a Chaco no solo por la prohibición existente en Corrientes, sino también porque las autoridades del Servicio Penitenciario de Entre Ríos anunciaron que por cuestiones de seguridad al carcelero no se le permitiría estar preso en penales provinciales.



Hasta tanto se defina el lugar del alojamiento, se informó que Ríos a través de su abogado defensor de Corrientes reclamó la excarcelación en la causa que lo tiene imputado por el tráfico de 350 kilos de cannabis sativa.


Sumario administrativo

En tanto, el subdirector del Servicio Penitenciario entrerriano, Héctor López, informó a UNO que la semana que culminó viajó a Corrientes para contactarse con las autoridades del Juzgado federal de esa provincia, quienes lo impusieron de la situación procesal de Ríos. “El hombre está imputado y hay importantes datos y pruebas que lo comprometen en esta etapa, por lo que creemos que será procesado en las próximas horas”, resaltó el funcionario, para comentar: “Ríos se abstuvo de declarar ante la Justicia federal, como también cuando nosotros le informamos del inicio del sumario administrativo”. Por el momento Ríos se encuentra separado de la institución a la espera del sumario administrativo como también del avance de la causa judicial en el Juzgado federal Nº 2 de Corrientes.

Sin teléfono
Por otra parte, UNO constató que el teléfono de la cochería Paracao de Paraná se encuentra cortado. El movimiento en la empresa es muy limitado y el contacto con los medios de prensa es nulo. No quieren hablar de la situación de uno de los dueños de la firma que hace pocos años abrió en Paraná. La esposa del penitenciario, Silvia Villanueva, que también es carcelera en el penal de mujeres de Paraná, es la socia gerente de la cochería. Esta suboficial desde que ocurrió la detención de Ríos solicitó una licencia, por lo que no volvió a cumplir sus tareas a la cárcel.



A causa de la incomunicación telefónica, las autoridades del Servicio Penitenciario deben asistir de modo personal para notificarla de distintas resoluciones que la Justicia está tomando sobre la causa judicial de Ríos.



En la más absoluta reserva, la mujer del penitenciario dijo a una amiga del penal que estaba desconcertada y sorprendida por la situación de Ríos. Así y todo le comentó que acompañará al marido en todo momento hasta que se aclare la situación sumamente incómoda.



La penitenciaria dijo que ella no tiene nada que ver con el mundo de la droga y que hasta donde ella sabía el marido tampoco. Se le hizo saber que la investigación judicial tratará de saber cómo dos penitenciarios con sueldos no importantes pudieron fundar una empresa funeraria en expansión y con una sofisticada cobertura social, médica, de traslados y servicios que era capaz de competir con las firmas más tradicionales de Paraná.

Pantalla
Ocurrido el suceso, mensajes enviados a UNO criticaron a los dos penitenciarios, en especial al hombre que a criterio de los lectores podría estar ligado directamente con un conocido narco condenado en la cárcel de Paraná, al cual conoció mientras custodiaba en los pabellones. De allí es que en las especulaciones, se consideró como muy probable que el detenido en Corrientes haya sido el brazo ejecutor de la organización narco, habida cuenta que el líder de la misma se encuentra purgando una pena. Se deslizó que este interno es quien habría financiado la instalación de la cochería funeraria, que fue la pantalla para el transporte del cargamento de droga desde el norte de Corrientes, en una camioneta.


Buenos Carceleros
Desde el Servicio Penitenciario se indicó que Ríos tenía una foja de servicios sin problemas y en su trabajo en la cárcel no había registrado mayores inconvenientes. Se recordó que el hombre había tenido un pasado como uniformado de la Policía Federal y luego de un tiempo salió de esa fuerza, pidiendo más adelante ingresar al estado entrerriano para convertirse en penitenciario. Como no tenía antecedentes o causas judiciales y aprovechando su experiencia en la Federal, es que se lo incorporó.



Idéntica situación se informó sobre la esposa que en sus tareas en el penal de mujeres eran llevadas con eficiencia. La esposa será convocada a declarar en los próximos días a Corrientes, pero una vez que concluya la feria judicial, donde deberá dar sus explicaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario