Secciones
Narcotráfico

Desde el proveedor hasta el vendedor: ocho condenados por narcotráfico

El misionero Elvio Osimek, que llevaba la droga a Federación, y una banda liderada por Luis Pesoa (reincidente) fueron sentenciados a prisión.

Domingo 17 de Noviembre de 2019

La denuncia anónima de vecinos del barrio Nueva Aleluya de Federación, por venta de drogas en varias viviendas, llegó a buen puerto, con allanamientos y detenidos, y pasaron dos años hasta que los ocho acusados de integrar la banda narco recibieran la condena. Se trata del grupo liderado por Luis Alberto Pesoa, quien ya había sido en otra causa condenado por el mismo delito. También fue sentenciado el proveedor de la banda, un misionero con antecedentes delictivos. En total fueron ocho los condenados a prisión.

La Delegación Toxicología de la Policía recibió las quejas de vecinos del mencionado barrio de la localidad del noreste entrerriano, que dieron inicio a la investigación, bajo instrucciones del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay. Las personas decían que en las viviendas de los señalados había venta de drogas a toda hora con muchos clientes que llegaban a pie, en autos o en motos.

En las diversas tareas que se desarrollaron se pudieron recabar pruebas suficientes para acreditar la actividad delictiva y el rol que cada sospechoso cumplía en la empresa narcocriminal.

Observaron que en el domicilio de Pesoa, ubicado en la calle 44, casa N° 655, se vendían narcóticos. Se solicitaron intervenciones de diferentes líneas telefónicas y en una de las escuchas se pudo constatar que Pesoa se comunicaba con una mujer que le pedía que le consiguiera estupefacientes con Ricardo Bonín. En otra oportunidad Pesoa se comunicó con Bonín, y este dejó en claro que comercializaba drogas en su casa.

De las escuchas a Ramón Grieve se pudo comprobar que vendía a consumidores, y su hermana era quien tenía a su resguardo las ganancias. Luego se detectaron comunicaciones entre Grieve y Jorge Rafael Careta alias Tito o Dany, que era la persona que conseguía el estupefaciente que esta organización ponía en circulación. En una conversación Careta hablaba con Grieve y le decía que habría venido su amigo “de allá arriba”, del que siempre hablaban, haciendo alusión a que tenía “eso” acá, arreglando un encuentro en el “comedor” de Careta. Los investigadores concluyeron que Careta sería socio de un proveedor de la provincia de Misiones, identificado como Elvio Sandro Osimek, alias Patrón o Bagre, domiciliado en Jardín América.

Se reflejaba claramente que Careta le pedía marihuana a Osimek, diciéndole que en la ciudad de Federación ese tipo de estupefaciente era “negocio”.

Una vez que Careta adquiría los estupefacientes, se los daba a Ariel Buchanan, quien residía en la vivienda de su pareja Tamara Ferreyra, con la finalidad de que Buchanan lo fraccionara y distribuyera a los diferentes vendedores. Es decir, Careta era el proveedor de todas las personas.

En cuanto a Bonín, de las escuchas logradas se estableció que solo se relacionaba con Pesoa que era quien le proveía de los tóxicos que revendía por su cuenta.

El 14 de octubre de 2017, el Juzgado Federal emitió las órdenes de allanamiento, y efectivos policiales irrumpieron en varias viviendas, donde quedaron detenidos los sospechosos.

Luego del procesamiento dictado por el juez Pablo Seró, la causa fue enviada a juicio. Recientemente se conoció la sentencia tras un acuerdo de juicio abreviado al cual arribaron las partes.

En el fallo dictado por el Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay, a cargo de Jorge Sebastián Gallino, se detallaron las penas. Luis Alberto Pesoa: seis años y seis meses de prisión, pena comprensiva de la sentencia condenatoria dictada por el Tribunal Oral Federal de Paraná el 3 de octubre, donde le impusieron cuatro años y dos meses de prisión.

Elvio Sandro Osimek: cuatro años y ocho meses de cárcel. Se recordó que el misionero registra una condena de 2007, dictada por el Tribunal Oral Federal de Posadas, a la pena de nueve años de prisión por distintos delitos, entre ellos narcotráfico y el asalto a un casino perpetrado en 2015. En mayo de aquel año intimidó con un arma de fuego al cajero del casino de Jardín América y le sustrajo una bolsa con 75.000 pesos. Escapó en una moto pero lo arrestaron tras una persecución.

Jorge Rafael Careta, Ramón René Grieve y Ariel Oscar Buchanan, aceptaron cumplir la pena de cuatro años y ocho meses de cárcel. En tanto, Flavia Vanesa Zalazar, Tamara Beatriz Ferreyra y Diego Ricardo Bonin cumplirán la pena de cuatro años de encierro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario