Doble femicidio
Lunes 18 de Junio de 2018

Desconcierta el móvil en el doble crimen de madre e hija en una chacra de Feliciano

Un joven de 23 años, peón de las víctimas, está detenido. Descartado el femicidio, la causa sería el robo, que no se ajusta al salvaje ataque a palazos

Con muchas pruebas aún por producirse, sobre todo las de carácter científico, la hipótesis principal del doble crimen en una chacra de Feliciano está bastante encaminada, con pruebas firmes. De todos modos, aún nadie termina de comprender por qué el joven imputado pudo haber atacado a palazos a las dos mujeres. Descartada la violencia de género como el móvil del asesinato, el robo de elementos en la finca sería la causa, aunque parece desproporcionado respecto a la agresión.

Según se informó a UNO, hace 10 días, un hombre fue a la chacra ubicada a un par de kilómetros de San José de Feliciano. Tenía que pagarle a Celeste Brest el resto del dinero que le debía por la compra de unos animales y le llamaba la atención que no le atendiera el teléfono. Ese jueves 8 de junio a las 18.30, cuando entró a la vivienda, la encontró muerta y llamó a la Policía. El médico forense constató signos de violencia en la cabeza de la mujer de 63 años, y en seguida se supo que era un homicidio.
El fiscal Ricardo Temporetti comenzó la investigación, junto al personal de la Policía local. Los peritos de Criminalística trabajaron en la escena del crimen. Y aún faltaba saber dónde estaba su hija, Lucía Alejandra Brest, de 27 años. A las 2.30 de la madrugada, rastrillando el campo bajo la helada, encontraron a la joven en un arroyo, a unos 200 metros de la casa.
En seguida se apuntó al sospechoso, ya que el hombre que encontró a la mujer dijo que el martes había visto allí al peón, con una actitud extraña. Además, hay otro testigo que lo ubica en la vivienda ese mismo día.
De inmediato se llevaron adelante tres allanamientos: en la casa de la abuela del joven, de su novia y de la abuela de la novia. Encontraron elementos que lo comprometen con el crimen, como prendas de vestir con manchas que podrían ser de sangre humana y una tarjeta de débito perteneciente a Celeste Brest, entre otras evidencias.
Además, la Fiscalía reunió otros testigos de oídas, pero no menos importantes, quienes observaron y escucharon cosas que consolidan la acusación. La novia del joven dijo que el martes 6 de junio se había ido a trabajar a la chacra y que cuando regresó lo notó raro.
Es una investigación en la que se llegó al principal sospechoso bastante rápido, pero de todos modos aún no descartan nada. Se esperan principalmente los resultados de pericias que el fiscal solicitó a Criminalística, las cuales podrían confirmar la imputación. Por ejemplo, las de las mencionadas machas en la ropa que se secuestró, de los celulares del acusado y de otro teléfono que tenía en su poder, que sería de una de las víctimas, y otros rastros. Por otra parte, si bien se presume que el imputado actuó solo, esperan que las pruebas objetivas descarten la participación de un cómplice.
En cuanto al devenir del ataque, se presume que el peón primero mató a la hija y la arrojó al arroyo, aunque resta confirmar si la ultimó en ese lugar o si lo hizo en otro y luego trasladó el cuerpo. Luego, se habría dirigido a la casa y con el mismo palo asesinó a golpes a la madre. El elemento utilizado para dar muerte a las víctimas fue hallado en el lugar, y tendría sangre y pelos de las víctimas, pero por la porosidad de la superficie no se pueden levantar huellas del mismo.
Luego de ser imputado, el fiscal solicitó 90 días de prisión preventiva para el joven de 23 años, que fue otorgada por el Juzgado de Garantías. Mientras, le practicarán al mismo pericias psicológicas y psiquiátricas, con el fin de establecer sus facultades mentales para afrontar un proceso penal. En principio, se sabe que es imputable.
El doble crimen sorprendió a todos, según confesaron fuentes allegadas a la investigación. El acusado no tiene antecedentes penales por ningún hecho violento o delictivo; no mantuvo vínculo con ninguna de las víctimas; tampoco se conoció ningún conflicto previo ni encono entre el joven y las mujeres. Solo aparece en la trama de esta historia el robo de pertenencias y posiblemente de dinero como la motivación para matar a Celeste y Lucía Brest.

Comentarios