Secciones
Narcotráfico

Desbarataron banda narco con ramificaciones en Entre Ríos, Morón y Monte Grande

Tras los allanamientos ejecutados en 10 casas se incautó marihuana, cocaína, armas, autos, motos y lanchas, entre otros elementos

Sábado 31 de Agosto de 2019

Una minuciosa investigación policial logró desactivar una organización narco que vendía cocaína y marihuana en tres ciudades entrerrianas y dos bonaerenses.

Según se informó a UNO, personal de Toxicología concretó 10 operativos de allanamientos y requisas sobre inmuebles en Rosario del Tala, Maciá, y Villaguay. La investigación abarca también a Buenos Aires, por lo cual realizaron procedimientos en Monte Grande y Morón.

En ese marco, detuvieron a tres hombres mayores de edad, mientras que otras 35 personas fueron identificadas en relación al proceso judicial. Además se incautaron diferentes cantidades de cocaína y marihuana dispuestas para su comercialización y venta. Asimismo, se realizó del secuestro de armas de fuego y cartuchería; dinero en efectivo; aparatos de telefonía celular; varios vehículos y motocicletas; una embarcación; entre otros objetos que fueron puestos a disposición de la justicia federal.

En los lugares inspeccionados los moradores estarían infringiendo lo dispuesto en la Ley Nacional de Estupefacientes Nº 23.737. Las acciones policiales que contaron con el apoyo de grupos especiales para operaciones tácticas, fueron autorizadas por el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay a cargo de Pablo Seró.

Según quedó determinado en la investigación los narcos traían droga desde Buenos Aires para comercializar en la provincia.

Iban a pasar droga

Un uruguayo de 40 años fue detenido en el departamento de Caaguazú (Paraguay), a 180 kilómetros al sureste de Asunción, tras haber sido seguido por la Policía en el marco del denominado operativo “Paysandú”. El nombre del procedimiento se debe a que la investigación establecía que el punto de ingreso de la droga a Uruguay sería a través del puente General Artigas, que une Colón con Paysandú. Su destino final sería Montevideo.

El cargamento de cocaína, un total de 38 kilos, había sido adquirido (o levantado) por el uruguayo en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. La droga estaba acondicionada en forma de “panes” y tras ocultarla en el automóvil Volkswagen Vento, matrícula FRA 9600; el hombre hizo un desvío hacia el municipio de Corumbá, el Mato Grosso brasileño. Desde allí, se constató el ingreso del auto a Paraguay a través de la ciudad Pedro Juan Caballero, de donde bajó por ruta 5 hasta Yby Yaú y luego tomó ruta 3 hasta el cruce conocido como Calle 6.000, en el municipio de Guajayví.

Luego de 1.700 kilómetros de recorrido, alcanzó la ciudad de Caaguazú, en su trayecto hacia Ciudad del Este. Su plan era descansar, para retomar su viaje hacia Encarnación y cruzar a Posadas, para emprender el último tramo mediante la conexión Colón-Paysandú, publicó El Telégrafo.

Sin embargo, el rodado fue interceptado por policías de Interpol que aprovecharon que fue demorado en un puesto de control en el kilómetro 242 de la ruta 2. El subcomisario Fredy Duarte, jefe de Interpol en Alto Paraná, dijo a ABC que para lograr este certero golpe fue vital la colaboración de las policías de Bolivia y de Uruguay, ya que era la tercera vez que ese mismo rodado ingresaba a Paraguay por la triple frontera. El uruguayo, por su parte, negó que transportara droga y dijo que solo estaba de paseo.

El fiscal Hugo Volpe estuvo a cargo del operativo para el secuestro de los panes de cocaína.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario