Narcotráfico
Martes 12 de Marzo de 2019

Defensores afirmaron que no hubo una organización entre los imputados por narcotráfico

Además de reclamar la absolución, cuestionaron el agravante del delito al plantear que los Viggiano, Ceola y demás acusados no eran una banda

Entre el viernes y ayer, los abogados defensores de los 12 imputados de conformar una estructura dedicada al narcotráfico en Entre Ríos desarrollaron sus alegatos, en los que solicitaron absoluciones, y también cuestionaron el agravante del delito por el cual fueron acusados, al plantear que no estaban organizados para llevar adelante la actividad ilícita.
Se trata de la causa que tiene entre los principales imputados a Hugo Ceola y a los hermanos Horacio y Héctor Viggiano, cuyo juicio comenzó hace más de un mes, con las declaraciones de unos de 30 testigos.
Cabe recordar, como informó UNO, que el fiscal general José Ignacio Candioti pidió hasta 12 años de prisión para quienes consideró principales responsables en la estructura narco. Acusó a ocho imputados por Comercio de estupefacientes agravado por la participación de más de tres personas, y a otros cuatro por partícipes secundarios.
Los abogados Miguel Cullen, Guillermo Vartorelli y Andrés Bacigalupo, quienes defienden a Hugo Ceola y su hijo Cristian, y a Carlos Bernini, pidieron la absolución lisa y llana. Principalmente respecto de Cristian Ceola, sobre quienes consideraron que existe una orfandad absoluta de pruebas; y respecto de su padre sostuvieron que este desconoció que quien aparece dialogando en las escuchas telefónicas sea él.
Además, afirmaron que después de un estudio minucioso de la escuchas que se plasmaron en el expediente, su interpretación contextualizada y entendidas en su conjunto no arrimaban el grado de certeza necesario para determinar que los interlocutores se referían al tráfico de drogas.
En forma subsidiaria, solicitaron que reciban una condena con una pena mucho menor, sin el agravante del comercio organizado de estupefacientes. En este sentido, plantearon que los actos sindicados a los imputados fueron actos aislados entre sí, y que se demostró que no había una organización entre todos. Refirieron, de este modo, lo que planteó el Tribunal Oral Federal de Paraná en otros fallos, donde se señalaba que los vínculos comerciales entre personas no implican una organización conjunta en la comisión del delito. Es decir que puede haber vinculación, pero cada cual con un objetivo independiente. Muestra de esto es, por ejemplo, los inconvenientes que surgieron entre ellos con respecto a pagos y calidad de la sustancia.
Argumentos similares desarrolló la abogada Corina Beisel, defensora de los hermanos Viggiano, por el correntino acusado de ser el proveedor, Sergio Molina. Los representantes del paranaense Sergio Pross y de los nogoyaenses Emilce Godoy y Cesia Romero, acusados de partícipes secundarios en el delito, reclamaron la absolución por considerar que no intervinieron en la empresa delictiva; y lo propio hicieron los defensores de Diego Orcellet y su novia Solange Romero, acusados de comercializar marihuana en Nogoyá. El abogado José Velázquez, quien defiende al camionero Juan de la Cruz Moreno, pidió que se valore la declaración de arrepentido del hombre de Feliciano, acusado de ser el transportista de la droga, quien confesó y describió su relación con Viggiano y las tareas que le encomendaban.
El jueves se desarrollarán las réplicas y dúplicas de las partes, y luego el tribunal, integrado por los magistrados Noemí Berros, Lilia Carnero y Roberto López Arango, pasará a deliberar antes de adelantar el veredicto en torno al sonado caso.

Comentarios