Caso Fernando Pastorizzo
Lunes 18 de Junio de 2018

Crimen de Pastorizzo: Nueva audiencia con pocos datos relevantes

El lunes declararon amigos de Nahír Galarza, quienes detallaron cómo era la relación con la víctima. El juicio ingresa en la parte final de los testimonios

En la mañana de este martes se lleva adelante la octava audiencia del juicio por el homicidio de Fernando Pastorizzo, en el que está acusada su novia, Nahir Galarza, quien está presente en esta nueva audiencia y quien declararía el jueves.


Hoy declararán cinco testigos.


La jornada del lunes
Con la presencia de Nahir Galarza en los Tribunales de Gualeguaychú, se llevó a cabo este lunes desde las 9 de la mañana, la séptima de las audiencias del juicio por el homicidio de Fernando Pastorizzo. La acusada estuvo asistida por sus letrados Ostolazza y Dargainz, mientras que por las querellas concurrieron los letrados Virue y Arrechea, como así también los fiscales Beherán y Rondoni Caffa. Antes del comienzo de la audiencia, se la vio a Nahir Galarza hablar con sus abogados y luego enfrascarse en la lectura de unos folios que éstos le entregaron.


La primer testigo que fue llamada a comparecer ante los jueces Derudi, Vivian y Dumón, fue la joven Giuliana Vera, quien aseveró haber conocido a Nahir Galarza "en febrero de 2017 en la Facultad de Derecho" y fueron compañeras de estudios durante pocos meses ya que "a mediados de año", Vera precisó que dejó de estudiar.


Leer más: Según peritos de la defensa Nahir fue víctima de violencia de género y pudo haber sido abusada sexualmente


Llamó la atención que, pese al poco tiempo en el que estuvieron relacionadas Nahir y la testigo Vera, ambas llegaron a tener una relación amistosa de mucha confianza puesto que la imputada –según declaró Vera- le dijo que "salía con muchos chicos pero nunca nombró que tenía novio, nunca lo presentó. "Nos decía que para qué nos poníamos de novios, que teníamos que vivir la vida".


En otro pasaje de sus respuestas, a preguntas de los abogados de la defensa, Giuliana Vera afirmó que Nahir le había confesado que había estado "un tiempo con un chico a los 14 años, que no quiso presentarlo en su casa porque estaba con otra chica" aunque un momento después agregó: "Nunca me nombró a Fernando Pastorizzo y no lo conocí".


Asimismo, Vera aseveró que en una ocasión "en el mes de diciembre fui a bailar con ella y con otra amiga a Bikini y había alguien que la llamaba continuamente por teléfono, y ella se puso rara. Esa noche como a las 5 de la mañana la perdí, y no la volví a ver". Según Vera, dos horas después "como a las 7 de la mañana Nahir me mandó un mensaje donde me decía que ya me iba a explicar los motivos por los que se había ido del boliche".



"El nunca la iba a dejar en paz"

Vera respondió que la imputada "recibía muchos llamados y que una vez respondió mal a uno de esos llamados. Nahir decía que no era novia de Fernando Pastorizzo nunca me contó sobre peleas ni yo le pregunte si el chico le pegaba ni tampoco ella tenía marcas". A otras preguntas de la Fiscalía, Vera admitió que fue a visitar a la detenida a la Comisaría de la Mujer con otras amigas y cuando le preguntaron porque motivo había disparado contra Pastorizzo, "Ella dijo que él nunca la iba a dejar en paz". Finalmente reveló que Nahir le admitió que "se hablaba con el profesor de Derecho Civil de la Facultad".


Seguidamente declaró la oficial de la Policía Tamara Castro, quien durante 4 años se desempeñó en la Comisaría de la Mujer y actualmente está destinada en la Comisaría 3° de nuestra ciudad. Castro dijo conocer a Galarza desde que "denunció un supuesto delito de abuso". En ese aspecto quiso ahondar el Fiscal Lisandro Beherán, quien pidió detalles de cómo había sido ese episodio.


Castro explicó: "No recuerdo bien si fue en 2015 o 2016, Nahir Galarza se presentó en la Comisaría de la Mujer y denunció que había salido del colegio y había caminado por Urquiza hasta Camila Nievas y que allí había sido abordada y después apareció con las manos atadas en un descampado en cercanías de Juventud". Según relató Castro ella tomó la denuncia y en el hecho "se comprobó que no había existido acceso carnal y se pasó el informe al Fiscal".


También declaró en calidad de testigo Alexis Oroño, de 20 años de edad, joven que manifestó haber conocido a Nahir Galarza "en las redes sociales", y eran amigos desde "principios de 2016" y que desde entonces se vio con la acusada "en el Puerto". Oroño mencionó que Nahir "una vez me contó que sufría violencia psicológica de parte de Fernando Pastorizzo desde hacía por lo menos dos años, le gritaba", aseguró.


El testigo dijo que Pastorizzo no acudía a salidas grupales e indicó que no lo conoció pero lo seguía por Instagram. Cuando le preguntaron el motivo por el cual seguía por las redes sociales a una persona a que no llegó a conocer de forma personal, Oroño respondió: "suelo seguir a gente que no conozco personalmente". Por otra parte el joven dijo que "Nahir le daba clases particulares de matemáticas en su casa y cuando fui allí, estábamos los dos solos" y que "la última vez que vi personalmente a Nahir fue una semana antes de los hechos".


Finalmente Oroño declaró que "nunca los vi juntos a Nahir y Fernando", ante lo cual el Fiscal Coordinador le preguntó cómo era posible que se ejerciera violencia de Pastorizzo hacia Galarza, es decir como sabía Oroño de la existencia de esa situación. El testigo contestó que "Nahir me lo contó por whatsapp".



La masajista

La última testigo de la jornada fue la señora Miriam Cristina Duarte, quien precisó que "Nahir concurría junto a su madre a mi gabinete, donde doy masajes". Durante esas sesiones, Duarte dijo haber advertido que la imputada solía recibir llamados telefónicos y que en una ocasión al recibir una nueva llamada "Nahir no lo atendió y dijo: 'otra vez este boludo, me tiene podrida'. Me dijo que quien la había llamado era Fernando".


Duarte aseguró: "Vi que Nahir a veces venía con lesiones, con moretones en los brazos y también en la parte baja de la espalda". Particularmente, Duarte reparó en otra supuesta lesión que la ubicó en una fecha muy concreta: "El 21 de diciembre vino con un raspón en la entrepierna. No se trataban de lesiones por practicar deportes ni de golpes provocados por palos ni por pelotas de hockey". Cuando el Fiscal Beherán le preguntó si tenía conocimientos de medicina para poder asegurar su afirmación respecto al origen de los golpes, Duarte dejó perplejos a quienes estaban en la Sala de Audiencias: "porque al hockey no se juega con una pelota sino con una ficha".


Finalmente, en una brevísima intervención de poco menos de cinco minutos, la Psicóloga Gladys Tovar, leyó sus conclusiones sobre el informe psicológico presentado por la defensa de Nahir Galarza, afirmando que la acusada "es una persona que atravesó una adolescencia con abusos y violencia en sus relaciones de pareja, lo que le provocó distancia (...) estrés y aislamiento. Resulta ser una persona inestable en sus emociones".


El juicio pasó a un cuarto intermedio hasta mañana martes a las 8,30, cuando se llevará a cabo la octava audiencia oral y público.


Fuente: Radio Máxima

Comentarios