Secciones
Policiales

Confesó un crimen motivado por los conflictos barriales

Maximiliano Paniagua, de 18 años, declaró que asesinó a tiros a Javier Velázquez, porque pensó que le iba a disparar, tras los problemas que tenía con él en el barrio Anacleto Medina de Paraná

Sábado 29 de Noviembre de 2014

El barrio Anacleto Medina Sur de Paraná fue escenario de numerosos homicidios en los últimos meses, y la mayoría encuentra puntos en común entre sí. Aquí la sangre se paga con sangre, por lo cual los conflictos entre sectores enfrentados se dirimen a los tiros. Maximiliano Paniagua, de 18 años, confesó haber asesinado a tiros a Javier Velázquez el sábado a la noche, en el marco de los conflictos que venían manteniendo desde hace un tiempo. Argumentará, cuando llegue el momento del juicio, que le disparó para defenderse.


Ayer en la audiencia, sentado en el banquillo junto a su defensor, frente al fiscal y la jueza, el joven mostraba en su remera estampada la foto de un amigo asesinado hace poco en el barrio Anacleto Medina de Paraná: Darío Vergara. Un crimen que, según se dijo, había sido por la venganza del homicidio de Emanuel Cartasián, cometido por el padre, Daniel Vergara. Hacia atrás en el tiempo se podrían contar otros casos, y hacia adelante se presume que serán relatados otros más.


El fiscal auxiliar Gervasio Labriola solicitó la prisión preventiva por 90 días para Paniagua. Afirmó que cuenta con elementos suficientes para la imputación por el homicidio de Velázquez, ocurrido a las 22.30 del sábado, en la esquina de Los Jacarandáes y calle 1168. Al relatar el hecho, Labriola sostuvo que el acusado iba de acompañante en una moto conducida por María Laura Rodríguez, se cruzaron con la víctima, se bajó y lo mató de dos tiros por la espalda.


El fiscal dijo que se entrevistó con dos testigos directos del hecho: Rodríguez y un vecino, aunque había al menos una decena de personas que presenció el asesinato pero que no se animó a hablar, ni siquiera a aportar sus datos personales, por el temor que reina en el barrio ante posibles represalias de Paniagua.


Los argumentos de la medida cautelar planteados por Labriola fueron que este en contexto su libertad podría afectar la investigación y las declaraciones de los testigos en el juicio, así como que demostró que al estar tres días prófugo podría evadir el accionar de la Justicia.


Además, para graficar aún más la violencia en la zona, enumeró varias causas penales por hechos graves que lo tienen como protagonista a Paniagua, como un homicidio, amenazas y tiroteos.

 

 

“Acusaciones cruzadas”

 


El abogado defensor del acusado, Guillermo Retamar, planteó dudas sobre los supuestos testigos claves con que cuenta la Fiscalía: por un lado, la joven Rodríguez contó que Paniagua no se quiso fugar en ningún momento, por el contrario quería presentarse ante la Justicia el martes junto a un abogado defensor. Y respecto del otro testigo presencial, es un hombre que contó que le dijeron cómo había sido el homicidio, y que él estaba en un pool a unos 50 metros del lugar, desde no podría haber visto el hecho.


Respecto del peligro de fuga de Paniagua, el defensor sostuvo que no existe, ya que no estuvo prófugo durante tres días, sino que “él no quería ser golpeado como sucede habitualmente en ninguna comisaría y por eso se presentó en la Fiscalía, lo que debe ser valorado favorablemente”.


Por otro lado, Retamar afirmó que si bien el joven se atribuyó el homicidio, las circunstancias del mismo podrían haber sido una legítima defensa, ya que cuando se cruzaron la víctima amagó a sacar un arma de fuego de su cintura.


Por último, también se refirió al contexto de violencia en el barrio, pero que es mutuo entre los sectores enfrentados, ya que por ejemplo la semana pasada Paniagua fue atacado a balazos por Velázquez. “Es un conflicto con acusaciones cruzadas y permanentes”, afirmó.


Finalmente, la jueza de Garantías Marina Barbagelata dictó la prisión preventiva para Paniagua, hasta el 26 de febrero de 2015, fundada en una sola razón: “el peligro importante de entorpecimiento de la investigación”, ya que la mayoría de los testigos son vecinos del acusado. Con su libertad, esto podría profundizarse y dificultar las declaraciones en el debate.

 

 

 

“Lo esperan en la cárcel”


Uno de los planteos del abogado defensor de Maximiliano Paniagua a la jueza Marina Barbagelata fue respecto del lugar de alojamiento del joven para la prisión preventiva. “Es imposible remitirlo a la Unidad penal de Paraná, porque gente vinculada a la víctima dijo que lo están esperando para matarlo”, afirmó Guillermo Retamar.


Por esto, solicitó que sea derivado a la cárcel de Gualeguay, donde tiene familiares y estará resguardada su integridad física.


El planteo fue tomando en cuenta por la jueza de Garantías, quien al dictar la prisión preventiva por 90 días, dispuso el traslado a la Unidad Penal Nº 7, lo que se concretó ayer luego de que reuniera algunas pertenencias.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario