Homicidio
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Condenaron a 11 años y medio a joven que mató a otro que intervino en una discusión

El homicidio sucedió la tarde del lunes 17 de julio. La jueza Elisa Zilli aceptó el acuerdo celebrado entre la Fiscalía y la defensa

Sandro Emanuel Ortega, de 21 años, reconoció que fue a la casa de Laureano Bonda en calle el Resero 2671 de Paraná y lo mató de dos puñaladas. Su presencia en la vivienda de la víctima fue producto del llamado de una familiar que se había peleado con su expareja, que en ese momento estaba de novio con la hermana de Bonda.


El fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull y el defensor Javier Aiani acordaron en juicio abreviado una pena de 11 años y medio de cárcel para el joven Ortega, quien fue a la vivienda de Bonda acompañado por otros familiares que dijeron desconocer que el imputado iba a reaccionar de forma criminal.


Una vez analizado el acuerdo, la jueza del Tribunal de Juicio y Apelaciones, Elisa Zilli, aceptó el juicio abreviado.


La rápida investigación encabezada por Montrull que contó con el trabajo de la División Homicidios logró reconstruir lo ocurrido y la detención de Ortega, que tras el ataque mortal y sorpresivo había huido. La pareja de la víctima, acompañada por otros familiares, consideró que los años que le dieron al autor del asesinato son pocos. "Fue muy doloroso ver la cara del asesino que mató a mi marido porque nunca lo vi, no lo conocía",señaló Juliana Beloso, quien era pareja de Bonda. "Es una impotencia bárbara, porque mi marido no tenía que ver, lo mató por la espalda y ni tiempo a defenderse tuvo". La joven estuvo acompañada del abogado querellante Sergio Pacher.


Por el homicidio, oportunamente fueron detenidos e imputados tres hermanos, el padre y el tío de Ortega, además de una menor de edad, pero todos fueron sobreseídos.


El relato del padre de Ortega

El padre del condenado, Marcelo Miguel Ortega, contó cuando fue detenido, ya que ese día concurrió al lugar del hecho: "(...) Estaba con mi señora en la casa de mi hija, cuidando la casa, ya que ella había ido a reclamarle a Pablo Bello porque el nene no tenía pañales... Había ido a reclamarla a casa de la chica que no sé cómo se llama, y era la novia de Pablo.


Al rato viene corriendo diciendo que Sandra estaba discutiendo con Pablo a los gritos. Yo salgo, voy caminando y lo encuentro a mi cuñado llamado Ricardo Morato. Le pedí que me llevara a buscar a Sandra que estaba discutiendo. Él saca el auto de su casa, un Polo de color rojo, subo y fuimos a buscarla. Pasamos primero por calle El Resero, dimos la vuelta por el CIC, había muchachos y cuando dimos una segunda vuelta lo vi a mi hijo Sandro Emanuel Ortega que se peleaba con otro chico que no sé cómo se llama y es el que falleció. Le dije a mi cuñado que nos fuéramos porque se había mandando una cagada. Salimos y dimos la vuelta por el Club Sportivo y la subimos a la joven que iba corriendo para la casa. Sandro salió corriendo con G... que estaba en la otra esquina. G... no llegó al lío, quedó lejos. Sandro estaba solo. Mi hijo R... estaba cuidando la nena, en ningún momento estuvo. Estaba en mi casa. No se acercó al lugar. Esta viviendo él, Sandro Emanuel, G... y M... con sus hijos. En total somos 11 en mi casa"(las iniciales corresponden a menores de edad). El hombre que con su relato logró desligar a los otros acusados señaló que luego del incidente Emanuel llegó a la casa y dijo: "Le pegué un puntazo nomás".


Este testimonio fue coincidente con el que brindó Morato, el dueño del automóvil.


Otro testimonio contundente para aclarar el caso fue el de Pablo Bello, quien dijo que se encontraba en la casa de su pareja, y que en ese momento llegó su ex, junto con su hermana menor de 17 años, que se encontraba en la puerta del domicilio con el tío de su pareja hablando. Que comenzó a discutir por cuestiones de pareja, y luego de un momento decidió retirarse del lugar, y la joven se fue hacia otro lado. Bello dijo que no vio el momento de la agresión.

Comentarios