Secciones
Narcotráfico

Condenado por llevar 215 kilos de marihuana en un doble fondo de un vehículo

El correntino Julio Giachero aceptó más de cuatro años de prisión por transportar 240 panes de droga en una camioneta por la ruta 14

Miércoles 18 de Enero de 2017

El perro de la Policía se subió a la caja de la camioneta y se puso nervioso. Le preguntaron al conductor si llevaba algo. Les dijo que tenía ocultos unos paquetes de cigarrillos. Fue suficiente para que el Juzgado Federal ordenara levantar las chapas y así se descubrió que, en realidad, había 240 paquetes de marihuana. Un años después, el correntino Julio Ernesto Giachero decidió ir a un juicio abreviado en el que aceptó pagar el delito con cuatro años y ocho meses de prisión.


El procedimiento había sido llevado a cabo por el personal policial del puesto caminero de Paso Cerrito, cerca de Chajarí, en la ruta nacional 14, a las 23.30 del 5 de diciembre de 2015. Los uniformados habían visto venir de lejos una vieja camioneta Ford Ranchero, casi de colección, y decidieron detener su marcha para realizar un control. El conductor mostró los papeles y el agente Marzoratti advirtió que la cédula verde no se encontraba a nombre de Giachero, lo cual constituía una infracción de tránsito. Al informarle que le iban a labrar un acta y sobre las dificultades para continuar viaje, el hombre se puso muy nervioso, lo cual significó la gota que rebalsó el vaso para colmar las sospechas de los policías.


De este modo, se llamó al perro detector de narcóticos, el cual reaccionó positivamente indicando la presencia de estupefacientes. Allí comenzó el diálogo mencionado en el cual el conductor mintió al decir que llevaba 20 kilos de cigarrillos de tabaco escondidos en el interior de la carrocería. El Juzgado Federal de Concepción del Uruguay dispuso la apertura de la camioneta, que se efectuó con la presencia de los testigos civiles. Al levantar las chapas de la caja del vehículo y de las paredes laterales de la misma, hallaron un total de 240 paquetes rectangulares, envueltos con papel de aluminio y film. El pesaje arrojó 215,92 kilogramos de marihuana, y además se encontraron en el habitáculo 4.728 pesos. Giachero fue detenido, y aún sigue privado de la libertad, en la Unidad Penal de Concordia, pero ya cumpliendo la condena que acordó con el fiscal general José Ignacio Candioti, en diciembre de 2016.


El hombre de barrio San Gerónimo de la ciudad de Corrientes aceptó purgar cuatro años y ocho meses de prisión, y pagar una multa de 4.000 pesos.


Al valorar las pruebas del expediente, el Tribunal Oral Federal de Paraná, integrado por Noemí Berros, Lilia Carnero y Roberto López Arango, homologó el acuerdo de las partes y en la sentencia sostuvo que "en este caso, ha quedado verificado, sin interferencias, la posesión de la droga y su traslación de un lugar a otro, con el destino específico de propagar, favorecer, estimular el tráfico de estupefacientes, pues la cantidad así lo indica"


Asimismo, los jueces afirmaron que el condenado no está en la cúspide de la organización narco que pretendía realizar la operación: "No existen dudas de que ese fue el programa que ejecutó Giachero, interviniendo como agente del empresario que le encargó la faena ilícita, pues él carece de capacidad económica para adquirir esa cantidad de mercadería ilícita, como así también el vehículo transportador". En este sentido, se explicó que quienes ordenaron el transporte financiaron la compra de la camioneta y también aportaron el dinero necesario para el viaje.



***
Un inusual recorrido


Por lo general, los transportes de droga se detectan en vehículos que circulan por las rutas de norte a sur, llevando la droga que cruza la frontera con Paraguay o Brasil hasta los centros urbanos de consumo en Argentina. Pero en este caso, Giachero iba en sentido contrario. El tribunal en la sentencia consignó que "había salido de un lugar de distribución, transitando por esta provincia, para arribar a Corrientes, donde seguramente se iba mercantilizar" la droga.



***
"La pobreza trae retrocesos que se representan en la cárcel"


EL Tribunal Oral Federal analizó, en otra parte de la sentencia condenatoria a Giachero, la pena acordada entre las partes, y tal como lo ha hecho en otros casos, refirió la situación de pobreza de uno de los eslabones más débiles de la cadena del narcotráfico, como es aquel conformado por las personas que realizan los traslados de los cargamentos narco, denominadas "mulas".

"Giachero refirió en la audiencia sus problemas económicos; fundamentalmente demostró profundo arrepentimiento por el hecho cometido. Además es un joven de 30 años, que ayuda a su madre remitiendo el escaso salario que percibe en la unidad penal -500 cada 15 días- donde se encuentra alojado, para continuar aportando al hogar donde habita su hermana discapacitada, según hizo saber en la audiencia. Esta actividad laboral que cumple como albañil y mecánico le impide realizar estudios y/o cursos de formación profesional, que según la ley de incentivo educativo Nº 26.695 le permitirían adelantar temporalmente sus salidas socio familiares y/o laborales".

Al respecto, los jueces sostuvieron: "Es una verdad de Perogrullo que la pobreza trae retrocesos paradigmáticos, que se representan intensamente en la vida carcelaria".

Asimismo, destacaron que Giachero "insistió en el sufrimiento que le causa no poder tener visitas de su familia que vive en la ciudad de Corrientes, pues ninguno de sus integrantes tiene recursos para viajar. Esta situación ameritó que se le otorguen tres días de prisión domiciliaria".

Por último, consideraron justa la pena de ocho años y cuatro meses pactada en el contexto del juicio abreviado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario