Droga
Viernes 07 de Septiembre de 2018

Comprometido por llevar droga a una banda desde Corrientes a Chajarí

Se inició el juicio a un hombre que formaba parte de una organización narco. Buscaba la marihuana en moto, hasta que la perra de la policía Sasha lo descubrió. Los testigos lo dejaron muy mal parado.

Se inició en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná el juicio a Juan Ramón Saraiba, por el transporte y comercialización de estupefacientes en la zona de Chajarí. En la primera audiencia, los testigos lo comprometieron al procesado y detenido por llevar un kilo de marihuana entre los pantalones.

Saraiba de 40 años, fue asistido en el juicio por la defensora oficial Noelia Quiroga quien le recomendó abstenerse de declarar.

Y la postura de la defensa fue entendible ante la carga probatoria reunida, al menos en la instrucción.

Se conoció que en la tarde del sábado 19 de marzo de 2016, se produjo un procedimiento de secuestro de estupefacientes en el Puesto Caminero Paso Cerrito, dependiente de la Dirección de Prevención y Seguridad Vial de la Provincia de Entre Ríos.

El control de rutina del personal policial y de la perra labradora Sasha, detectó en una motocicleta color roja marca gilera de 200 cc, que ingresaba a la provincia de Entre Ríos, la existencia de droga.

Ante esto, se habilitó el procedimiento con intervención del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay que determinó el secuestro de casi un kilo de marihuana.

En la moto iban dos personas, una discapacitada y Saraiba que se puso muy nervioso. En el operativo se vio primero que se trató de descartar de un celular, y luego los policías detectaron que entre la ropa podría tener una parte de la carga.

La Delegación de Toxicologìa de la Departamental secuestró 918.5 gramos de marihuana y 2.414 pesos.

Según la crónica de Tal Cual Chajarí, la perra Sasha iba camino a un colectivo que tenía abierta sus bauleras para ser revisada, pero metros antes pasó frente a la moto que estaba detenida para la solicitud de documentación, y el animal se volvió como loco al marcar la motocicleta.


Hoy declararon dos testigos civiles que dieron certeza de la legalidad del procedimiento policial, como dos uniformados que brindaron la información al fiscal José Candioti como a la presidenta unipersonal del tribunal, Noemí Berros de las características del operativo, del secuestro y la posterior detención del acusado.


No fue menor el dato aportado por un policía y un testigo, que vieron al procesado arrojar un celular. Dicho elemento de comunicación al ser peritado, se descubrieron mensajes de varias personas notificando de la compra y venta de droga en el sur de Corrientes como en Chajarí y otras localidades aledañas.


Además, se le aportó a la jueza que al momento de la detención, Saraiba llamó por teléfono a una persona, a la que le informó que "limpiaran la casa que había quedado preso".


Casualmente varias de las personas que aparecieron en las escuchas y mensajes del celular, con posterioridad fueron condenados por formar parte de una banda narco. Ahora, Saraiba quedó más que comprometido con evidencias que lo ligan con esa organización delictiva.

Comentarios