Abuso sexual
Sábado 08 de Septiembre de 2018

Comisario general retirado fue condenado por abusar de una chica a la salida de la escuela

El hombre de San Benito, de 61 años, recibió dos años de prisión condicional por tocar y acosar a la víctima menor de edad en Paraná.

Fueron días de terror los que padeció una adolescente cada vez que salía de la escuela, entre el 2 y el 12 de mayo de 2016. Un hombre que iba en su camioneta la acosó en varias oportunidades y abusó sexualmente de ella en una ocasión, hasta que la última vez la madre de la víctima lo vio, llamó al 911 y lo detuvieron. Ayer el agresor fue condenado a dos años de prisión condicional por el delito de Abuso sexual simple. El imputado es un hombre de 62 años, retirado de la Policía de Entre Ríos con rango de comisario general, quien llegó a ocupar un cargo jerárquico en la plana mayor de la fuerza. La Fiscalía le endilgó los reiterados episodios que sucedieron en cinco oportunidades. La primera vez el expolicía se acercó a la víctima, que en ese momento tenía 15 años, cuando la chica caminaba por una vereda de la plaza Sáenz Peña para preguntarle dónde había una fotocopiadora.


El hombre, que se conducía en una camioneta gris, recibió un "no" como respuesta. Enseguida el funcionario se ofreció a llevar a su casa a la chica, que en un primer momento se negó, pero luego subió porque observó que el conductor hizo un ademán alusivo a la tenencia de un arma de fuego. Días después el comisario se le apareció a la menor en una parada de colectivos y se "ofreció" a llevarla a la escuela.

Ese día se consumaron los abusos, ya que en el trayecto el hombre detuvo la marcha y comenzó a tocar a la adolescente, quien logró bajarse de la camioneta y salir corriendo. Tras estos episodios, la menor le contó a su madre lo que venía padeciendo. Días después, cuando la mujer estaba en la puerta de la escuela de su hija, el comisario intentó acercarse a la niña pero huyó porque se percató de que la menor estaba con la madre, quien lo corrió pero no lo alcanzó. Al día siguiente, el agresor sexual volvió a acercarse a la institución educativa al horario de salida de la escuela de la víctima, y la chica al verlo pidió ayuda a las autoridades de la escuela.

Finalmente, pasaron dos días para que el hombre intentara tomar contacto otra vez con la adolescente. Paró su camioneta a pocos metros de la escuela, la madre volvió a advertir su presencia y esta vez, en lugar de perseguirlo, llamó al 911.

Los policías llegaron al lugar y arrestaron al sujeto. Luego de la investigación, la causa fue elevada a juicio, que se desarrolló la semana pasada. Durante el debate declararon la víctima, sus padres, autoridades de la escuela que tuvieron conocimiento de los dos últimos hechos y peritos que dieron su perspectiva de la declaración de la chica en cámara Gesell.

El Tribunal de Juicio presidido por José María Chemez escuchó los alegatos de las partes: el fiscal coordinador Álvaro Piérola pidió tres años de condena condicional para el exintegrante de la Jefatura Central de Policía, mientras que los abogados defensores Miguel Ángel Cullen y Guillermo Vartorelli alegaron a favor de la inocencia y libertad del hombre.

Así las cosas, luego de la deliberación, Chemez consideró que la hipótesis de la Fiscalía era la correcta, y que durante el juicio las declaraciones de la víctima y los demás testigos presenciales y circunstanciales de los distintos episodios corroboraron la veracidad de la dramática historia sufrida por la adolescente.

Ahora se aguarda por conocer la sentencia íntegra con sus fundamentos y luego se abrirán los plazos correspondientes para que la defensa analice si presenta o no un recurso ante la Cámara de Casación Penal.

Comentarios