Accidente fatal
Miércoles 03 de Enero de 2018

Choque fatal: testigos se contradicen sobre la luz del semáforo

Por el siniestro donde murió Franco Portillo, buscan cámaras para saber quién cruzó en rojo, porque los dos testigos son parciales

Saber cuál de los dos vehículos cruzó en rojo y causó la primera tragedia vial del año en Paraná será la clave para deslindar responsabilidades en la causa que investiga la muerte de Franco Portillo, el joven de 26 años que era inspector de Tránsito municipal, y que ayer fue despedido en un marco de profunda congoja.
Ayer se produjo la declaración de imputado a Leandro Leones, de 22 años, conductor del auto Renault 9 que el lunes a la mañana iba por avenida Ramírez en sentido hacia el norte, dobló a la izquierda para ingresar a Don Bosco, momento en el cual fue colisionado en el lateral derecho por la moto Appia de 150 cc conducida por la víctima fatal, quien a su vez iba acompañado por un hombre de 45 años, que sigue internado en grave estado en el hospital San Martín.




El joven, asistido por el defensor oficial Juan Hipólito Carlín, fue imputado por parte del fiscal Franco Bongiovanni por el delito de Homicidio culposo y se abstuvo de dar su versión del hecho.

El semáforo de dicha intersección estaba funcionando correctamente, por lo que se sabe que uno de los dos vehículos cruzó en rojo, pero aún no se pudo determinar cuál. En este sentido, se cuenta con dos testigos: el acompañante del conductor del auto, quien afirmó que doblaron con la luz verde; y otro joven que iba en otra moto que acompañaba a la Appia de la víctima y a su vez amigo de Portillo, que había alcanzado a pasar antes de ser embestido, quien afirmó que ellos tenían la luz que los habilitaba a seguir la marcha.
Como se trata de dos testigos parciales, los investigadores buscan cámaras de vigilancia particulares en la zona que hayan registrado el paso del auto o de la moto en cercanías a donde se produjo el choque, para así poder establecer cuál de los dos cometió la fatal imprudencia.
Entre las últimas horas de ayer y las primeras de hoy iba a estar en manos de las partes el informe toxicológico que señalará si alguno de los conductores iba con alcohol u otra sustancia prohibida en sangre. Aunque según se indicó, en principio no se observó a simple vista que Leones haya estado ebrio.
En el legajo ya está incorporado el informe de la pericia accidentológica, que refiere sobre las circunstancias ya conocidas del siniestro vial, como la mecánica del hecho, aunque los rastros hallados en el asfalto no fueron suficientes para establecer la velocidad a la que ambos circulaban.
Ayer a la mañana, en el cementerio municipal de Paraná, una multitud conformada por familiares, amigos y compañeros de trabajo de Franco Portillo, más conocido como Tata, despidió sus restos en medio de muestras de profundo dolor. Acerca del estado de salud del acompañante, estaba muy grave en la Unidad de Terapia Intensiva, y ayer registró una leve mejoría.

Comentarios