Policiales
Miércoles 18 de Abril de 2018

Batalla campal dejó tres heridos por un conflicto entre dos familias

Hubo nueve personas identificadas como partícipes de la gresca que se desató ayer a la mañana. Requisaron casas pero no encontraron las armas

En horas la mañana de ayer, vecinos de un sector del barrio Gaucho Rivero de Paraná vivieron momentos de mucha tensión y violencia. Gritos, golpes, piedrazos y tiros, que dejaron el saldo de tres personas hospitalizadas por heridas de distinta consideración. Fue un nuevo capítulo de un conflicto que varias veces por semana deriva en intercambio de disparos de armas de fuego. La Policía identificó a nueve personas que quedaron supeditadas a la causa.
Según informaron fuentes policiales a UNO, la pelea fue protagonizada entre integrantes de ambos grupos que están en disputa. Algunos sostienen que los motivos de la misma se debe a problemas relacionados a la droga, pero otros sostienen que se trata de asuntos personales de vieja data que se dirimen por medio de la violencia.
Uno de los puntos más álgidos de esta pelea tuvo lugar ayer alrededor de las 10, cuando sobre calles Amadeo Gras y Virgen del Luján se desató una pelea entre una familia que sería de apellido Villalba contra otra de apellido Martínez, estos más conocidos como Los Charli.
Hubo un tiroteo infernal y cuando se les terminaron las balas, siguieron arrojándose piedrazos. Fue una gresca generalizada con participación de hombres y mujeres. Minutos más tarde llegó el personal de la comisaría novena, que efectuó un par de disparos disuasivos para dispersar y evitar consecuencias peores.
Se informó que tres de los protagonistas del enfrentamiento terminaron en un centro asistencial, siendo asistidos por heridas de distinto tipo. Dos de ellos fueron alcanzados por balazos (uno en el brazo y otro en un glúteo, aparentemente producidas por un revólver calibre 32) y otro resultó cortado con un arma blanca en una mano. En todos los casos se trata de lesiones de carácter leve.
Tras la intervención policial, hubo corridas y golpes. No se reportaron personas detenidas, pero sí un total de nueve identificadas. A todos ellos les practicaron el dermotest para saber quiénes manipularon y dispararon armas de fuego.
La Justicia ordenó una serie de allanamientos a las viviendas de las familias que se enfrentaron, pero las armas de fuego ya habían sido ocultadas en otro lugar, ya que ni en las casas ni en los vehículos se halló ninguna, como así tampoco municiones.
Al cansancio de la gente que vive entre las balas, se sumó ayer un breve cruce por la irrupción de policías en un predio privado sin autorización judicial en busca de evidencias. Pero el entredicho con los uniformados se aclaró luego cuando se apaciguaron los ánimos.
En la zona oeste de Paraná se siente un clima de crispación, en un contexto de falta de oportunidades y más aún en condiciones de hábitat precarias. La calle donde se agarraron a tiros y piedrazos ayer dos grupos parece una selva por la falta de desmalezado. La oferta de droga está a la vuelta de la esquina y las armas no faltan a quien la pida.

Gresca en la cárcel
Dos presos oriundos de Paraná se pelearon en la cárcel de Gualeguaychú y las autoridades analizan posibles traslados a otras unidades penales.
Según informó El Día, el hecho fue protagonizado entre dos internos de la cárcel de máxima seguridad del entrerriana, donde ambos internos se enfrentaron con armas de fabricación casera, más conocidas como "facas".
Uno de los reos sufrió una lesión, pero la herida no provocó daños graves, aunque igualmente fue trasladado al hospital Centenario. Cuando la Guardia externa ingresó al sector donde se originó la pelea, uno de los reclusos intentó pinchar con la faca a un funcionario penitenciario, pero la acción fue repelida por el escudo.
Los dos presos recibirán una sanción disciplinaria por parte del director del penal, César Villalba, y es posible que se implemente algún traslado para evitar nuevos cruces entre ambos.

Comentarios