Policiales

Acuerdan ir a prisión los tres acusados de asesinar a Miño en Anacleto Medina Sur

Renzo Paniagua y Antonio Affranchino aceptaron en un juicio abreviado ocho años de prisión por el crimen de “Yaca” Miño. Cristian Troncoso solo fue declarado responsable porque era menor de edad

Sábado 04 de Agosto de 2012

Benito Yaca Miño encontró la muerte en el mismo lugar donde mató a su padrastro, la casa del barrio Anacleto Medina Sur. Fue una verdadera emboscada: lo esperaron y lo acribillaron junto a su pareja, quien logró sobrevivir.


Renzo Ramón Paniagua, Antonio Carlos Manuel Affranchino y Cristian Adolfo Troncoso fueron los tres acusados del asesinato. Las pruebas y los testigos no dejaban margen para dudar de que eran los culpables, por lo que prefirieron evitar el juicio y negociar por la pena mínima. Esta semana reconocieron ante el tribunal haber sido los responsables de la muerte violenta de Miño, y aceptaron ir a prisión.


Paniagua (a quien además le imputaron los delitos de resistencia a la autoridad y lesiones contra un policía cuando fue detenido por otro hecho anterior), aceptó ocho años y medio; Affranchino, ocho años; y Troncoso no recibió pena porque era menor de edad al momento del hecho, pero sí fue declarado responsable del homicidio y su situación será evaluada por el Juzgado de Menores.


La emboscada
La madrugada del 8 de marzo de 2011, los tres sujetos entraron a la casa de la calle 1151 al final, en el corazón del barrio Anacleto Medina Sur. Yaca Miño no estaba, y decidieron esperarlo escondidos, con las armas cargadas. A las 4 llegó junto a su pareja, Vanesa Cuadra, y los agresores abrieron fuego. Los disparos de escopetas y pistolas impactaron en ambos, pero para Miño fueron fatales. A los 34 años, murió por el shock hemorrágico que le produjeron los balazos, en tanto que Cuadra padeció graves heridas, pero luego de ser internada logró reponerse.


Durante dos días la Policía buscó testigos, peritó la escena del crimen y allanó domicilios, hasta lograr detener a los sospechosos. Luego el juez de Instrucción Nº 3 Alejandro Grippo avanzó con las medidas procesales, y la causa fue elevada a juicio.
Los imputados, asistidos legalmente por la defensa oficial a cargo de María Fernanda Álvarez, negociaron con el fiscal de Cámara Rafael Cotorruelo ir a un juicio abreviado. De esta manera acordaron asumir el delito que les imputaron y cumplir las penas mencionadas. La audiencia se desarrolló en la Sala 2 de la Cámara del Crimen, y el tribunal integrado por Marcela Badano, Marcela Davite y Raúl Herzovich analizarán el acuerdo arribado entre las partes para dictar sentencia el martes.


Renzo Paniagua acumulaba una causa por haberse resistido a un detención y golpear a un policía el 21 de setiembre de 2009, cuando se realizó un allanamiento en su casa de calle 1170 de Anacleto Medina Sur. En aquella oportunidad, al ingresar al domicilio cinco uniformados, se deshizo de una pistola calibre 22 y varias municiones, y luego intentó huir forcejeando con policías.

Una casa, dos asesinatos
Al momento de ser asesinado, Miño cumplía una condena por el crimen de su padrastro, Alberto Rodríguez, ocurrido el 4 de enero de 2004. Aquella tarde discutió con el hombre en la vivienda, le asestó varias puñaladas hasta matarlo. Fue procesado, en el juicio salió absuelto por legítima defensa pero finalmente tras la revisión de la sentencia por el Superior Tribunal de Justicia, fue condenado a nueve años de cárcel. En una de las salidas en libertad condicional, en marzo de 2011, fue acribillado.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario