Policiales
Viernes 22 de Febrero de 2019

Acordó nueve años y medio de prisión por asesinar a un joven en el barrio La Palangana

Ariel Schamne Bentos confesó que mató de un tiro a Christian Palacios, un preso de 22 años con salidas socio laborales, el 4 de noviembre de 2018

Christian Palacios tenía 22 años y estaba cumpliendo una condena por robos en la Unidad Penal N° 1 de Paraná. Por su buena conducta logró el beneficio de las salidas socio-laborales. El domingo 4 de noviembre de 2018, estaba en el barrio La Palangana y lo mataron de un tiro en el pecho. La investigación del hecho a cargo de la División Homicidios fue muy compleja, con mucho hermetismo por parte de testigos, igual se pudo llegar hasta los principales implicados en el crimen, pero además se reveló una trama delictiva de la que participaban presos alojados en la cárcel. Por el asesinato, el hombre señalado como autor del disparo mortal, Ariel Mauricio Schamne Bentos, acordó nueve años y medio de prisión.
Se trató de un juicio abreviado, desarrollado el jueves ante el juez de Garantías, Eduardo Ruhl, a quien la fiscal Patricia Yedro y el abogado defensor Claudio Berón presentaron el acuerdo. En la misma estuvo presente el imputado, de 35 años, quien confesó y admitió haber perpetrado el asesinato.
Según lo informado por la Fiscalía, a las 15.30 de aquel domingo Schamne Bentos, en compañía de Matías Gabriel Godoy y Débora Gimena Villalba, estaban aquella tarde en una vivienda ubicada en calle Ayacucho y Padre Corona. En un momento llegó al lugar Christian Palacios, y por alguna razón mantuvieron una fuerte discusión. Algunos mencionaron que el joven había ido a reclamar una deuda, o algún otro asunto pendiente, mandado por otro sujeto del ambiente delictivo.
Hasta que Schamne Bentos, Villalba y Godoy comenzaron a agredir físicamente a Palacios, con golpes de puño y patadas. El primero decidió dar por terminado el conflicto de la peor manera: sacó un arma de fuego calibre 9 milímetros y le disparó al menos una vez a la víctima.
Palacios intentó escapar y pedir ayuda, pero cayó malherido en la esquina de las mencionadas calles del barrio La Palangana. Un vecino escuchó que alguien vomitaba en la calle, se asomó por la ventana y vio al joven ensangrentado. Llamó a la Policía. El personal de la comisaría cuarta se hizo presente en el lugar y luego una ambulancia, que trasladó al muchacho al hospital San Martín. Mientras lo auxiliaban alcanzó a decirles a los uniformados que le habían pegado un tiro en La Palangana, pero no dijo quién. Cuando la víctima ingresaba al nosocomio lo recibió su padre, que es camillero. Los médicos lo derivaron de inmediato al quirófano, pero no resistió la operación. Alrededor de las 19 se informó su fallecimiento.
Los investigadores de Homicidios siguieron algunas pistas hasta que esa misma noche allanaron un domicilio en Puerto Viejo y detuvieron a los tres sospechosos. El jueves siguiente, cuatro días después, se llevó a cabo una requisa en la Unidad Penal, en el pabellón donde está alojado un hermano de Schamne Bentos (más precisamente en el pabellón Primer Patio A), donde se secuestraron siete celulares y chips de líneas telefónicas para ser peritados. Una de las sospechas (hasta ahora no confirmada oficialmente) era que el sujeto habría sido autor intelectual del crimen, y que desde el interior de la cárcel dirigiría algunas acciones delictivas.
El juez Ruhl anunciará si homologa o no el acuerdo entre las partes el jueves al mediodía. Mientras, prorrogó la prisión preventiva del acusado. Ahora se deberá aguardar qué sucede con los otros dos imputados, en función de si se determina o no que hayan tenido participación en el asesinato.

Comentarios