Secciones
Policiales

A causa del frío falleció un bebé que dormía en una precaria galería en Concordia

Los padres del pequeño viven de las monedas que juntan haciendo malabarismo en la esquina de la terminal de ómnibus. En el caso tomó intervención el fiscal Pablo Zabaleta, quien dispuso que el Copnaf dispusiera de un espacio para que la familia sea reubicada.

Miércoles 11 de Julio de 2012

Una criatura de solo dos meses de vida falleció a causa de las bajas temperaturas que se registraron en Concordia en la madrugada de este miércoles.

El deceso fue caratulado como “muerte súbita por hipotermia” por los médicos del hospital Delicia Concepción Masvernat, según publica diario Río Uruguay.

Personal policial que realizaba las pericias de rigor en el lugar del hecho precisó que la víctima y su familia estaban parando en una precaria pensión de calle Hipólito Irigoyen y Tomás de Rocamora, donde sus padres María y Walter (de 26 años y de 40 años respectivamente) habían alquilado un descubierto espacio en una galería para poder pasar la noche, con la sola protección de unas bolsas de nilón. La pareja sobrevive con las monedas que logran juntar con los malabarismos que realizan en una de las esquinas de la terminal de ómnibus y tienen otros dos hijos de 2 y 4 años.

Los padres del bebé -de nombre Alejandro- se percataron que el bebé amaneció inmóvil y con su cuerpo casi congelado, por lo que inmediatamente se llamó a la policía y a una ambulancia, cuyos enfermeros constataron que la criatura presentaba algunos síntomas vitales, pero lamentablemente llegó sin vida a la guardia del hospital Masvernat.



Los progenitores son oriundos de la provincia de Córdoba y estaban en Concordia desde hacía ya un tiempo considerable. Incluso se rescató que ya habían sido noticia cuando medios locales los descubrieron durmiendo en una precaria carpa en la zona de la playa Nébel, tras lo cual la cartera de Desarrollo Social de la comuna los asistió con una casilla de madera en inmediaciones de calle Niez y Vasallo. Pero por razones que no fueron especificadas dejaron ese lugar y alquilaban una precaria galería, por la cual pagaban 30 pesos por noche ya que el propietario de la improvisada pensión no contaba con más habitaciones.

En el caso tomó intervención el fiscal Pablo Zabaleta, quien dispuso que el Consejo Provincial del Niño el Adolescente y la Familia (Copnaf) dispusiera de un espacio para que la familia sea reubicada.


 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario