Abuso sexual
Miércoles 07 de Marzo de 2018

A 11 años de la denuncia por abuso, el transportista sigue sin una sentencia firme

Casación confirmó la condena a siete años de prisión contra Miguel Ángel Rocchi, pero la defensa cuestionó que no fue notificado

El periplo judicial de Miguel Ángel Rocchi parece no tener fin. El transportista escolar de Paraná fue denunciado hace 11 años por abusar sexualmente de una mujer discapacitada, y lo juzgaron dos veces: primero lo absolvieron y luego lo condenaron, pero esta última sentencia, confirmada por Casación, aún no está firme, y el hombre sigue libre. Su defensor, Guillermo Retamar, cuestionó que esta última resolución no fue notificada al imputado, y ahora recurrirá ante el máximo tribunal entrerriano.
Rocchi fue denunciado en 2007 por la madre de una mujer con discapacidad mental, que en ese momento tenía alrededor de 40 años. Se lo acusó de abusar sexualmente a la víctima, entre los años 2004 y 2007, a la que trasladaba desde su domicilio hasta un establecimiento educativo de Paraná.
Juzgado por la Cámara del Crimen de Paraná en 2011, resultó absuelto en esa oportunidad por el beneficio de la duda. El Ministerio Público Fiscal y la querella particular recurrieron esa sentencia absolutoria y el 23 de agosto de 2011, la Sala Penal del STJ anuló el juicio, y ordenó llevar a cabo uno nuevo. La causa llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, mediante un recurso de queja de la defensa, pero el máximo tribunal federal terminó confirmando lo resuelto por el STJ, y el expediente volvió a la Cámara del Crimen para realizar un nuevo debate.
Así fue que la Sala I de la Cámara del Crimen de Paraná, integrada por Ricardo Bonazzola, Pablo Vírgala y Alejandro Grippo, juzgaron nuevamente a principios del año pasado y condenaron a Rocchi a siete años de prisión,
El defensor fue quien, esta vez, recurrió ante la Cámara de Casación Penal de Paraná. Un año después, este tribunal integrado por Marcela Badano, Marcena Davite y Elisa Zilli confirmaron la sentencia condenatoria. Retamar informó que "no quedó firme aún la sentencia por un error de la Cámara de Casación que omitió la notificación correspondiente a Rocchi".
"El 14 de febrero la sentencia de Casación había sido apelada in pauperis por Rocchi, aún sin estar notificado, y el 6 de marzo fue realizado el aporte técnico a dicha apelación", explicó el defensor, y agregó: "Cuando sea resuelta la procedencia de la impugnación extraordinaria, la causa deberá pasar al Superior Tribunal quien decidirá sobre el fondo de la cuestión, es decir, si hubo o no violación al principio constitucional que nadie puede ser perseguido penalmente dos veces por la misma causa. De ser negada dicha vía por la Cámara de Casación, tampoco quedará firme ya que se recurrirá en queja al Superior Tribunal. Y aún allí, se dejará reservado el Recurso Extraordinario para recurrir ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

Un planteo nunca aceptado
El principal reclamo de Retamar en las críticas a la condena de Rocchi ha sido el mismo que, en muchos casos, hicieron otros abogados defensores de personas que fueron juzgadas más de una vez por el mismo hecho, el cual nunca tuvo una respuesta favorable en los tribunales de la provincia. Se podrán recordar los casos de Liliana Rivas (primero absuelta y luego condenada), y los tres juicios contra Cristian Pagliaruzza, por ejemplo.
En este caso, Retamar cuestionó en el escrito presentado que "no es posible permitir que el Estado, con todos sus recursos y poder, lleve a cabo esfuerzos repetidos para condenar a un individuo por un supuesto delito, sometiéndolo así a molestias, gastos y sufrimientos y obligándolo a vivir en un continuo estado de ansiedad e inseguridad y aumentar también la posibilidad de que, aun siendo inocente, sea hallado culpable, como ha ocurrido en el presente caso por valoración de pruebas inexistentes y pasando por alto que, las mismas pruebas y testigos que ahora se usaron para condenar, como lo dijo la propia fiscal de Cámara, fueron las que se habían analizado y valorado por los jueces que, en un fallo impecable, habían absuelto anteriormente a Rocchi".
Y luego agregó: "No existe razón que avale un nuevo juicio; porque si vale hacer uno nuevo, vale hacer veinte o cincuenta nuevos juicios si los magistrados de mérito hacen veinte o cincuenta veces mal la sentencia. Y es inadmisible la múltiple persecución penal".

Comentarios