Abuso sexual
Viernes 14 de Diciembre de 2018

Una empleada del Congreso denunció ante la Justicia por acoso sexual a un senador nacional

La mujer dijo que el radical pampeano Juan Carlos Marino, su jefe, le tocó los pechos y la llamó repetidas veces a su teléfono para ir a su casa. Al juez le presentó los mensajes de WhatsApp y los videos eróticos que le mandaba el legislador

Una empleada del Senado de la Nación se presentó el miércoles ante el fiscal Carlos Stornelli para denunciar al senador radical por La Pampa Juan Carlos Marino por abuso sexual.


En la denuncia, la mujer, que lleva dos décadas como empleada del Congreso, dijo que el senador le tocó los pechos, la llamó repetidas veces para preguntarle e incluso le mandó mensajes de WhatsApp preguntándole la dirección de su casa.


"¿Dónde estás? Me doy una vuelta. Preparate, voy a tu casa. ¿Dónde vivís?", son alguno de los mensajes que el senador le envió al celular a la mujer denunciante, Claudia Mabel Guebel, politóloga y especializada en temas de defensa nacional.


Tras la presentación, la denuncia fue sorteada y la investigación recayó en el juzgado de Ariel Lijo y en la fiscalía de Ariel Delgado, indica Clarín.


"Ilusamente pensé que trabajar junto a él era el lugar indicado para mí. Durante mi desempeño junto con Marino, me dediqué a estudiar temas de su interés provincial. Para mí era un desafío profesional por mi formación académica. Marino nunca leyó ninguno de mis informes. Al mes de empezar a trabajar con Marino, empecé a recibir mensajes de WhatsApp a mi teléfono celular", dijo la denunciante ante el fiscal, a quien también le mostró videos de contenido sexual enviados por el legislador a su teléfono.


La mujer, que fue autoridad de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, indicó que "desde hace un año aproximadamente y hasta hace alrededor de tres meses" asesoró "al Senador por la provincia de La Pampa Juan Carlos Marino". "Presentaba los informes y cubría los debates parlamentarios cuando se me solicitaba que participara de la comisión", afirmó.


Según la denunciante, el jefe de despacho del senador, Pedro Fiorda, la besó en la boca a la fuerza y le dijo que "Marino tenía aspiraciones de ser gobernador de la provincia de La Pampa y que tenía intenciones de hacer una operación política acusando de pedofilia al por entonces precandidato a gobernador de La Pampa por Cambiemos", en referencia a Carlos Javier Mac Allister.


"Yo me acerqué laboralmente a Marino porque él presidía la Comisión de Seguimiento de los Organismos de Inteligencia desde hacía muchos años, y pensé que para mí iba a ser una posibilidad de contribuir y de aprender. Yo hice la Escuela de Defensa Nacional y un Posgrado en No Proliferación de Armas de Destrucción Masiva en NPSGLOBAL, ilusamente pensé que trabajar junto a él era el lugar indicado para mí".


"Los día 14 de cada mes me presentaba personalmente en el despacho del senador para conseguir la firma del certificado de asistencia. La primera vez que me presenté en el despacho de Marino, me hizo pasar a su oficina donde se encontraban varias asistentes que al notar mi presencia automáticamente salieron del despacho. Una vez que nos encontramos solos directamente me tocó los pechos, y me preguntó cuándo íbamos a tomar un café, me dijo que aguardara su llamado que en cualquier momento nos veíamos".


El relato completo


denuncia.jpg


Comentarios