Pais
Miércoles 25 de Abril de 2018

Una adolescente fingió un secuestro y la encontraron tomando mate

Ocurrió en la ciudad de Las Termas, Santiago del Estero. La joven de 14 años se escapó del colegio y contactó a su maestra pidiendo 100.000 pesos de rescate.

Una adolescente de 14 años inventó un falso secuestro que tuvo en vilo a su familia e hizo movilizar a numerosos efectivos policiales, hasta que fue descubierta. Ocurrió en la ciudad de Las Termas, Santiago del Estero.

Pasadas las 10 de la mañana la menor, que concurre a la Escuela Técnica Nº7, salió al recreo y no volvió más al aula. Preocupada, su docente se comunicó con la madre para informarle que desconocía su paradero y la mujer se presentó en la policía para denunciar la desaparición.


Mientras los policías le informaban de lo ocurrido a Melissa Deroy, la fiscal de turno, apareció la docente en la dependencia policial diciendo que había recibido un mensaje del teléfono de su alumna que indicaban que estaba secuestrada y pedían $100.000 pesos en efectivo para que "volvieran a verla con vida".


Chat adolescente de 14 años fingió un secuestro (1).jpg


Cuando la docente contestó, el supuesto secuestrador tomó el mando de la conversación para negociar el pago del rescate. Los efectivos, siguiendo las directivas de la fiscal, se desplazaron entonces hasta la institución para recabar más datos sobre el paradero de la supuesta víctima e iniciar el operativo.


Chat adolescente de 14 años fingió un secuestro (2).jpg


A medida que la angustia de todos crecía, la docente le pidió al "secuestrador" las directivas para realizar la entrega ante la mirada de la fiscal y de los efectivos, que iniciaron algunas pesquisas para conocer la ubicación del teléfono.


Chat adolescente de 14 años fingió un secuestro (3).jpg


Tras una serie de averiguaciones, las pesquisas llegaron hasta una casa del barrio Aeropuerto, donde vive una mujer cuya relación con la menor no trascendió. Allí la propietaria se mostró sorprendida ante la presencia de los efectivos, que tenían rodeada la casa.


Cuando la notificaron, la mujer confirmó que la adolescente se encontraba en el interior de su domicilio tomando mate, y que había llegado de visita unos minutos antes. Pero aseguró que no sabía lo que la menor estaba haciendo con su teléfono.


Finalmente los efectivos ingresaron a la vivienda y advirtieron que la adolescente se encontraba sana y salva y acompañada únicamente por la mujer que vivía ahí. La fiscal ordenó que la revise el médico y, tras constatar que estaba bien, volvió a su casa.


(Fuente: Infobae)

Comentarios