Secciones
Salud

Un joven de 18 años y una mujer de 38 murieron de tuberculosis

Los casos se produjeron en la provincia de Buenos Aires y no tienen conexión epidemiológica. Advierten sobre la importancia de la vacunación y otras formas de prevención.

Jueves 25 de Abril de 2019

Un joven de 18 años falleció el 16 de abril luego de permanecer internado en el hospital enfermedades Infecciosas Francisco Javier Muñiz durante 21 días, a raíz de problemas respiratorios derivados de haber contraído tuberculosis.


El adolescente asistía a la escuela Santa Teresita del Niño Jesús de Ezpeleta, en donde cursaba el 5to año de secundaria. Fuentes del colegio confirmaron a Infobae que el de este joven fue el único caso reportado en la institución, contrario a la falsa información que había circulado en redes sociales sobre otros cinco casos. También aseguraron que siempre se llevaron a cabo desinfecciones en el lugar, y que actualmente se están dictando clases con normalidad.


A partir de su notificación y confirmación oficial, se contactaron con la familia para asegurar controles preventivos. Asimismo, se tomó intervención la Jefatura de Sanidad Escolar para coordinar charlas educativas con padres, docentes y alumnos e iniciar controles preventivos en alumnos del curso.


Otro caso en Quilmes


Una mujer de 38 años del partido de Quilmes murió a causa de la tuberculosis. Se trata de la madre de un alumno de la escuela número 43 Juan Mantovani, de la localidad de San Francisco Solano.


El fallecimiento se produjo en el hospital provincial Isidoro Iriarte. Fue el último domingo, aunque recién trascendió en las últimas horas.


Fuentes del Municipio de Quilmes confirmaron la muerte e indicaron que un grupo de alumnos de la escuela 43 se encuentra bajo seguimiento médico como medida preventiva ante posibles contagios.


La Dirección de Epidemiología de la Secretaria de Salud de Quilmes emitió un comunicado en el que desmintieron el vínculo entre la muerte de la mujer conocida ahora con la de un joven de 18 años, estudiante de 5º año de un colegio de Ezpeleta, que estaba internado con diagnóstico de tuberculosis en el Hospital Muñiz de la Ciudad de Buenos Aires y falleció producto de una infección el lunes 15 de abril.



Las características de la enfermedad, cómo prevenirla y la importancia de la vacunación


El bacilo de Koch (agente causal de la tuberculosis) es una bacteria fotosensible y muere con la exposición a los rayos ultravioletas, por lo que la indicación es mantener ambientes soleados y ventilados.


En la actualidad la tuberculosis es una enfermedad prevenible mediante la inmunización -aplicación de una única dosis de la vacuna BCG al nacer- y es curable si se la diagnostica y trata adecuadamente y de manera temprana.


Se contagia por el aire cuando una persona que tiene la enfermedad y no está en tratamiento elimina gotas al toser o estornudar. El contacto cercano y diario con una persona que tiene la enfermedad, en un ambiente cerrado y poco ventilado, aumenta el riesgo de enfermar.


Síntomas


-Tos con o sin catarro por más de quince días

-Pérdida de peso

-Cansancio

-Fiebre alta

-Pérdida del apetito

-Sudoración nocturna


Diagnóstico

A través de una muestra de catarro para observar en el microscopio la presencia del bacilo.


Tratamiento

Con medicamentos vía oral que deben tomarse durante un mínimo de seis meses. No se debe suspender salvo la indicación médica, ya que si se deja de tomar antes de lo previsto o en forma incorrecta, los bacilos pueden sobrevivir y volverse más resistentes.


Si bien una persona que tiene tuberculosis deja de transmitir la enfermedad a las pocas semanas de iniciado el tratamiento, todavía no está curada, por lo que es de suma importancia no abandonarlo.


Prevención


> Aplicar la vacuna BCG en niños recién nacidos previene las formas graves de la enfermedad en menores de 5 años.


> Ventilar frecuentemente los ambientes y dejar entrar a la luz natural.


> Al toser o estornudar, cubrir la boca con el pliegue del codo.


> Mantener una alimentación saludable y variada.


> No estigmatizar nunca a la persona con tuberculosis y su familia.


> Fomentar que las personas con síntomas acudan al servicio de la salud.


> Tomar la medicación durante todo el tiempo que indique el equipo de salud.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario