Secciones
Pais

Santa Fe: Una farmacia no vende preservativos ni anticonceptivos "por cuestión de creencias"

El comercio ubicado en la zona céntrica de la capital santafesina argumenta cuestiones "de creencias" y no pone a la venta preservativos, anticonceptivos de ninguna clase ni la la píldora del día después.

Viernes 30 de Noviembre de 2012

Una farmacia de Santa Fe no vende preservativos ni anticonceptivos por "cuestiones de creencias". Ante la consulta de UNO Santa Fe, un hombre que atendía al público en la céntrica farmacia santafesina ratificó que el local no pone a la venta “preservativos, anticonceptivos de ninguna clase ni la la píldora abortiva del día después” y atribuyó la decisión a “cuestiones de creencias”.


La misma persona indicó que “hay otras (farmacias) que tampoco venden estos productos”, y si bien no quiso señalar esos negocios, recomendó concurrir a la ubicada en la esquina de San Martín y Eva Perón, “adonde sí se consiguen” los anticonceptivos.

Desde el Colegio de Farmacéuticos se explicó que el expendio de los productos anticonceptivos está garantizado a la población en general en muchas otras farmacias de la ciudad; y que más allá de que la farmacia en cuestión esté de guardia y no los provea existen otras 16 en toda la ciudad y en ese horario que sí lo hacen.

Finalmente, se comprometieron a consultar con los abogados de la institución sobre el trasfondo formal de esta situación.

"Total desacuerdo"


UNO Santa Fe tomó contacto con el director provincial de Políticas de Género e Interculturalidad en Salud y referente en materia de defensa de los derechos sexuales y reproductivos, Daniel Teppaz, quien se refirió al tema.

-¿Qué opinión le merece que existan farmacias que se nieguen a vender estos medicamentos y productos?

-Es una problema cuando esto no está expresamente aclarado, como sucedía en los efectores públicos de salud, cuando por creencias o cuestiones de conciencia, había trabajadores de la salud que impedían el acceso al diversas prácticas vinculadas a los derechos sexuales y reproductivos de ciudadanos y ciudadanas. La provincia ha avanzado en este sentido, a partir de la creación de un listado -que muy pronto haremos público- de objetores de conciencia. Siguiendo de algún modo esta lógica, y por más que se trate del ámbito privado, de un comercio, me parece que no corresponde que las personas que buscan estos productos -algunas veces en una situación de emergencia- tengan que enterarse cuando ya estén adentro de la farmacia que allí no los venden.

-Quizás lo que más asombre es que ni siquiera vendan preservativos, hoy la principal barrera de protección frente a las infecciones de transmisión sexual.
 

-Sí. En relación a esto no hay mucho por decir, sino simplemente expresar nuestro total desacuerdo. Cuando alguien ocupa una posición de poder como un farmacéutico o un médico -no cualquiera puede vender un medicamento o recetarlo-, cuando de algún modo alguien tiene cierto monopolio sobre ello, y se toman decisiones como la de estas farmacias, se está coartando el derecho de aquellas personas que no piensan igual, que tienen otras necesidades y que, fundamentalmente, están en situación de desventaja frente a ese profesional. De modo tal que si bien no existe una norma que obliga a vender tal o cual medicamento o producto, es ético que la población sepa que hay lugares en donde no los van a conseguir. Deberían prevenir a los clientes con un aviso en la entrada. El Estado provincial, como garante del Derecho a la Salud, está trabajando y pensando formas para poder regular situaciones como las que se describen. Hasta el momento, sólo hemos tenido dos denuncias anónimas que no señanaban a ninguna farmacia en particular, y cuando hemos solicitado más datos no hemos tenido respuesta. Por eso es importante que los medios comuniquen estas cosas. Finalmente, el Colegio Profesional, debería tomar posición frente a estos hechos y establecer formas de regular o facilitar la información. Seguramente entre todos los sectores encontraremos pronto la mejor manera para que esto suceda.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario