Secciones
Abuso a menores

Revelaron detalles de la autopsia de la niña violada y asesinada en Cañuelas

Marcas de cintazos, mordeduras y abusos sexual reiterado, son algunos de los aberrantes signos que mostró el cuerpo de la pequeña. Su mamá, Viviana Roldán, y su pareja, Federico Espinosa, la habían llevado el viernes desvanecida al hospital. Dijeron que se había ahogado en la "Pelopincho".

Lunes 04 de Marzo de 2019

Marcas de cintazos, mordeduras y abusos sexual reiterado indican los resultados de la autopsia de Bianca Godoy, la niña de 4 años que murió el viernes en Cañuelas luego de ser violada y golpeada. Por la causa su madre y el padrastro están detenidos.


Embed


El informe de los peritos determinó que Bianca recibió un golpe fuerte en la cabeza posiblemente mientras comía, lo que derivó en una broncoaspiración de alimento y después una asfixia, con derrame cerebral, indicó el portal Info Cañuelas.


Pero Bianca era víctima de la crueldad de quienes debían cuidarla desde mucho tiempo antes. Su cuerpo presentaba "signos de abuso sexual de larga data", golpes previos, huellas de cinturonazos, hematomas en la cabeza y hasta marcas compatibles con mordeduras. En tobillos y muñecas tenía signos de ataduras o precintos.


cañuelas3.jpg


Su mamá, Viviana Roldán, y su pareja, Federico Espinosa, la llevaron el viernes desvanecida al hospital y dijeron que se había ahogado en la "Pelopincho", pero quedaron detenidos poco después, cuando los médicos descubrieron que Bianca tenía una serie de lesiones en el cuerpo y una herida compatible con una violación.


"No podemos creer tanta maldad. Nunca pensamos que la situación eran tan grave y no podemos creer que ella, como madre, haya dejado que le hicieran todo esto a Bianca", manifestó la tía de la nena y hermana de Roldán. De acuerdo a su relato, el papá biológico había denunciado que la golpeaban y estaba haciendo los trámites para quedarse con la tenencia.


Durante los últimos dos meses, la familia había perdido contacto con ellos. Se habían mudado de El Jagüel a Máximo Paz sin decirle una palabra a nadie. "No entendemos por qué ella lo defendía tanto. Estaba como ciega por esta persona y la nena era como un estorbo", sostuvo la mujer que, por ahora, no tiene intenciones de volver a ver a su hermana.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario