Pais
Sábado 15 de Diciembre de 2018

Reprimieron a trabajadores de Cresta Roja que hacían una protesta por despidos

La policía disparó balas de goma a los empleados que desde hace 20 días realizan una olla popular en la puerta de la planta de Esteban Echeverría.

Buenos Aires— Trabajadores de la avícola Cresta Roja fueron reprimidos y dos de ellos demorados, por la Policía Bonaerense en la puerta de la planta de Esteban Echeverría, donde hace 20 días realizan una olla popular para exigir una respuesta por parte de los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, que al inicio del mandato de Cambiemos pusieron a la planta como ejemplo de la "nueva etapa de la Argentina".
De los cerca de 2.000 operarios que tenía la firma, a fines de 2015, en su plantas de Esteban Echverría y Ezeiza, ahora emplea solo a 360 personas, mientras que 1.600 permanecen suspendidos y otros 180 recibieron telegramas de despido sin el pago de indemnización.
"Somos trabajadores que queremos saber nuestro futuro en la empresa y si no nos van a tomar más, que nos paguen la indemnización correspondiente", exigió Walter Legui, uno de los trabajadores reprimido con balas de goma esta tarde en la planta avícola del barrio San Ignacio del partido del sur del Conurbano bonaerense, y denunció que dos compañeros fueron retenidos por el Grupo de Ayuda de Departamental dentro de la empresa, junto a dos vecinos que se habían solidarizado con el reclamo.
Legui, quien está suspendido tras 20 años de trabajar en la firma avícola, señaló que hace 20 días iniciaron la olla popular con la intención de llamar la atención, cansados de tocar las puerta de los ministerios de Trabajo nacional y provincial, y ante el silencio del nuevo dueño de la empresa Joaquín Quintana, propietario de la firma Tres Arroyos.
"Esto es todo una farsa para que Macri diga que le empresa está funcionando, pero los trabajadores estamos todos acá afuera", lamentó en diálogo con Página/12 minutos después de la represión. Legui, quien recordó que la antigua Comisión Interna fue despedida, recordó como "una gran estafa" el discurso dado por Macri en abril de 2016, cuando la empresa reabrió las puertas con 1.000 operarios y la promesa de que se fueran "multiplicándose de a cientos en los próximos meses".
"Nos cansamos de ir al Ministerio de Trabajo, pero no tenemos respuestas ni fondos de desempleos", graficó Legui y volvió a lamentar: "Hicimos una olla popular y nos responden con represión."
Según detalló el trabajador, en la planta de Esteban Echverría, de los 1.200 operarios anteriores, solo trabajan 180 personas que fueron traídas desde afuera, mientras que la planta de La Unión también se trabaja a un solo turno con 180 operarios, a diferencia de los 600 empleados anteriormente.
Luego de que la empresa Cresta Roja, controlada por la familia Rasic, decretara su quiebre a fines de 2015, Macri y Vidal protagonizaron el acto de reapertura de firma avícola en abril de 2016 y aseguró que tenía que ver con "una nueva etapa de la Argentina". "La prioridad del Gobierno es generar trabajo, porque ese es el camino para salir de la pobreza", había sostenido el presidente en aquel acto. Un mes después vetaría la ley antidespidos impulsado por el sector sindical.
Macri, en público destacó a la empresa como un ejemplo de superación. Incluso la gobernadora Vidal, quien calificó a Cresta Roja como "símbolo de que sí se puede" y reivindicó el trabajo conjunto entre las carteras laborales de la Nación y la provincia para lograr la reapertura de la fábrica. A más de dos años, con la cartera laboral nacional suprimida por decreto, el Ministerio de Trabajo bonaerense tampoco ofrece respuesta ante los cierres de fábricas. La situación es crítica a ojos de los trabajadores que ven como caen sus empleos.
Ayer, las trabajadoras y trabajadores de la fábrica SIAM, ubicada en Avellaneda, marcharon al Puente Pueyrredón para repudiar la represión que sufrieron por parte de la Policía Bonaerense y el cumplimiento de la conciliación obligatoria que no impidió la ejecución de 165 personas en los últimos meses.
"No hay mucho más por hacer, si salimos a buscar trabajo no hay", lamentó el trabajador de Cresta Roja reprimido.

Comentarios