Represión
Miércoles 22 de Agosto de 2018

Represión policial a trabajadores de Astillero Río Santiago que pedían por sus fuentes de trabajo

La policía de Buenos Aires avanzó con gases y postas en La Plata. Hubo heridos.

La policía bonaerense reprimió ayer a los trabajadores del Astillero Río Santiago que marcharon a La Plata para defender su fuente de trabajo. Hubo heridos y detenidos.

Los hechos de violencia se desencadenaron alrededor de las 13.45. En medio de la avanzada de los efectivos hubo piedrazos, balas de goma, gases lacrimógenos y camiones hidrantes, que dejaron como saldo una veintena de heridos, además de seis detenidos acusados de "resistencia a la autoridad y daños calificados", se informó oficialmente.


Embed


Los manifestantes, que se habían concentrado a las 7.30, marcharon primero desde el astillero hasta el Ministerio de Economía y luego se dirigieron a la sede del Poder Ejecutivo para repudiar los recortes y el eventual cierre de la empresa, pero las columnas fueron interceptadas por los uniformados en los alrededores de la plaza San Martín, entre las calles 7 y 50, y no pudieron continuar.


Embed


El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, responsabilizó por los hechos a "sectores políticos" y "agrupaciones que creen que el disturbio es una medida de protesta".

Al momento del enfrentamiento, algunos manifestantes se refugiaron en el Rectorado de la Universidad Nacional de La Plata, en el que se estaba velando a Isabel Chicha Mariani, una de las fundadora de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, hasta donde llegaron los gases lacrimógenos.


Embed


Representantes de los empleados del astillero aseguraron que tenían una reunión prevista con autoridades del Ministerio de Trabajo local: la movilización había sido convocada "en defensa de los puestos de trabajo" y en respuesta a "cualquier ataque que pretenda hacer el gobierno" frente al temor de una posible "privatización" y "vaciamiento" de la empresa naviera estatal.


"Mientras estábamos esperando que nos reciban empezaron a reprimir. Así se inició esto, que fue un acto a mansalva contra los trabajadores", sostuvo Francisco Banegas, secretario general de ATE Ensenada.


En tanto, la administración de Eugenia María Vidal cuestionó la marcha, a la que calificaron de "violenta", y resaltó que hay una denuncia por supuestos desvíos de dinero del astillero al gremio ATE.


La acusación la hizo el propio presidente de la empresa estatal, Daniel Capdevila, quien aseguró que sólo en el año 2015 el sindicato recibió por parte de la firma naviera más de 18 millones de pesos "sin respaldo legal".


Embed


De hecho, la marcha surgió como respuesta a un informe periodístico que advirtió sobre supuestas falencias en el funcionamiento del astillero, como irregularidades en la contratación de personal, baja productividad y corrupción sindical.

La administración de María Eugenia Vidal debutó en diciembre de 2015 con una dura represión a trabajadores estatales que reclamaban contra despidos.

El consejo directivo de la Confederación General del Trabajo (CGT) condenó sobre el fin de la jornada la "violencia institucional" ejercida contra los empleados del Astillero Río Santiago y exigió a los gobiernos nacional y provincial "que den respuestas claras y concretas sobre el atropello que han sufrido los trabajadores brutalmente reprimidos".

Comentarios