Secciones
Pais

Recomiendan que Sobisch no viaje a Neuquén por 10 días

Médicos entrerrianos evaluaron la salud del exgobernador neuquino, internado en Libertador San Martín, y constataron que tiene un problema coronario. Y psicológicamente está muy bien

Sábado 10 de Noviembre de 2012

Hasta anoche había fuertes sospechas en Neuquén de que Jorge Sobisch, el exhombre fuerte de la política de esa provincia, había huido a Entre Ríos con el pretexto de tratarse un problema de salud para evitar ser juzgado por delitos cometidos durante su último gobierno.


Estas dudas se desvanecieron ayer a la tarde. Los médicos forenses del Juzgado de Instrucción de la ciudad de Diamante revisaron a Sobisch a pedido del juez neuquino Alejandro Cabral. UNO pudo conocer que los exámenes médicos arrojaron que “Jorge Sobisch no tiene problemas psicológicos que le prohíban estar en un juicio”. Sin embargo, los profesionales detectaron que el exgobernador se está tratando un antiguo problema cardíaco, que además conlleva la colocación de stends. Por tal motivo, le recomendaron no viajar a la capital neuquina por el término de 10 días.


A través de sus abogados Sobisch había informado que estaba internado en una clínica de la provincia de Entre Ríos “con un cuadro de cardiopatía, derivado por la Fundación Favaloro el pasado 30 de octubre”, por lo cual no podrá presentarse en el comienzo del juicio que lo tiene como único imputado en el caso de la zona liberada.

Del poder pleno a la Justicia
Sobisch, quien fue tres veces gobernador de Neuquén, será juzgado por segunda vez desde que abandonó la gobernación en 2007. Ese año, este técnico gráfico de 69 años intentó llegar a la Presidencia de la Nación, pero seis meses antes de los comicios, que ganaría Cristina Fernández de Kirchner, comenzó su ocaso político cuando su Policía asesinó al docente Carlos Fuentealba, quien reclamaba pacíficamente en la ruta 22 una mejora en el sueldo, entre otras cuestiones.


La causa por la que debe ser juzgado el presidente del Movimiento Popular Neuquino (MPN) se denomina Zona liberada, y tardó más de seis años en llegar a juicio, que ahora está suspendido por la supuestas dolencias que sufre Sobisch.
 

Al exgobernador le imputan haberle ordenado a la Policía que no interviniera en la agresión de supuestos obreros de la Uocra contra un grupo de docentes que realizaban un piquete en la destilería de Plaza Huincul. Todo indica que Sobisch no tendrá la misma suerte que en el primer juicio, en el que fue absuelto, tras ser acusado de usar sus influencias como gobernador para obtener un crédito destinado a su imprenta.

Juicio ya
La querella pidió que se lo haga comparecer por la fuerza pública, ya que no sufre ninguna dolencia aguda que le impida presentarse. Sobisch iba a comenzar a ser enjuiciado el miércoles en una causa por posibilitar una zona liberada, pero sorpresivamente un día antes presentó un certificado médico a través de su defensora, Laura Cancela. Dijo que está internado en el sanatorio Adventista del Plata, en Libertador San Martín, con una afección cardíaca.


El juez Cabral pidió informes al cuerpo médico forense del Poder Judicial de Entre Ríos, que ayer ya fueron remitidos. En tanto el querellante Ricardo Mendaña le pidió al magistrado que ordene la detención de Sobisch para hacerlo comparecer al juicio. “Este nuevo planteo dilatorio no es ni más ni menos que otro intento por impedir el juicio y provocar la extinción de la acción penal”, afirmó Mendaña. Si el debate no comienza en lo inmediato la causa podría prescribir.


El abogado añadió: “Es evidente que deliberadamente postergó el pedido (de que se suspenda el juicio por su presunta enfermedad) pues la presentación tardía resulta más funcional al objetivo implícito buscado”. También le resulta funcional, continuó, el lugar escogido para internarse, “a más de 1.000 kilómetros de distancia, dificultando las posibilidades de control por médicos forenses neuquinos”.
 

Otro reclamo del querellante fue porque el imputado “cambió su domicilio sin autorización judicial”, puesto que ya no vive más en el edificio de la calle Brown al 700, informó Diario Río Negro.
MPN defendió a Sobisch
 

La junta de gobierno del MPN dio a conocer un enfático documento en respaldo de su presidente, Jorge Sobisch, en las vísperas de la audiencia del juicio en el que se juzgará si tiene o no responsabilidad en la causa denominada Zona liberada, publicó el sitio digital Diariamente Neuquén. En el documento, firmado por apoderado del partido, Carlos Fernández, y por el tesorero de la junta, Osvaldo Llancafilo, se sostiene que “la falsa Justicia independiente sigue su marcha en pos de un único objetivo: sentar a Jorge Sobisch en el banquillo de los acusados”.
 

La causa de la Zona liberada se instruyó a partir de un incidente entre representantes de la Uocra, después sospechados de punteros del MPN, y docentes que bloqueaban la ruta en Plaza Huincul. Según la acusación de la causa, hubo una orden del entonces gobierno de Sobisch para que la Policía no actuara.
 

“No importa si luego los jueces superiores lo absuelven, pero la noticia es que quien fuera tres veces gobernador de esta provincia debe estar sentado como culpable, aún cuando el Ministerio Público Fiscal no acuse, como en el actual caso de la denominada Zona liberada”, dice el texto del documento emepenista.
 

Define como “criterio curioso” el utilizado por el Tribunal Superior de Justicia, que determinó recientemente que el juicio “debe llevarse a cabo aún cuando no exista acusación del Ministerio Público Fiscal”, y destaca que acusados por realizar pintadas contra Sobisch en Chos Malal fueron precisamente absueltos por esa causa, es decir, falta de acusación del fiscal.
 

“La opinión pública debe recordar que Sobisch ha sido acusado en varias oportunidades mediáticamente y en todas ha sido declarado inocente, grandes han sido los títulos cuando se lo denuncia, chicos han sido cuando la Justicia lo absuelve”, sostienen los dirigentes del MPN.

Repudio de Agmer
Desde Agmer Paraná repudiaron la “huida” del exgobernador de Neuquén a Entre Ríos cuando el miércoles debía comenzar a ser sometido a un juicio oral y público, acusado de “liberar la zona” en marzo de 2006 en Plaza Huincul, para que un grupo de patoteros vinculados con la Uocra “moliera a palos a docentes que se encontraban manifestando y volanteando sobre la ruta, contra las políticas de ajuste provinciales”.


“Solo para que recordemos un personaje de qué calaña estamos hablando, Jorge Sobisch también era gobernador cuando, un año después de los hechos referidos, en la misma provincia fue asesinado por la policía el maestro Carlos Fuentealba”, indicaron desde Agmer Paraná.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario