Abuso a menores
Miércoles 27 de Febrero de 2019

Practicaron una cesárea a la nena de 11 años violada en Tucumán

Otro caso en el que no se respetó el protocolo y se demoró la interrupción del embarazo a pesar del pedido expreso de la niña quien tuvo dos intentos de suicidio y ataques de angustia. "Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo", había expresado la niña.

La nena de 11 años que estaba embarazada producto de una violación fue sometida a una cesárea anoche en el hospital del Este "Eva Perón", en Tucumán, donde permanece internada fuera de peligro. La intervención fue confirmada por el secretario ejecutivo médico del sistema provincial del salud Siprosa, Gustavo Vigliocco.


No se respetó el protocolo y se demoró la interrupción del embarazo a pesar del pedido expreso de la niña quien tuvo dos intentos de suicidio y ataques de angustia.


La madre de la menor de edad había denunciado el 5 de febrero en la Unidad Regional Este de la provincia que su hija fue abusada sexualmente por la pareja de su abuela materna y había solicitado la interrupción legal del embarazo (ILE), pedido que reiteró durante la atención médica.


Al tomar conocimiento de lo sucedido la mujer llevó a su hija a un Centro de Atención Primaria de Salud (Caps) de la zona, donde le confirmaron el embarazo de 16 semanas. Luego fue trasladada al hospital del Este, donde está internada bajo la supervisión de profesionales desde el día que la madre radicó la denuncia.


La fiscal Reuter tomó intervención en el caso y ordenó la inmediata detención del abusador.


El caso se parece al de Salta. No se respetó el protocolo y se demoró la interrupción del embarazo a pesar del pedido expreso de la niña quien tuvo dos intentos de suicidio y ataques de angustia.


El Sistema Provincial de Salud (Siprosa) dilató los tiempos para que avanzara la gestación y evitar así realizarle el aborto legal que ella reclamó, vulnerando sus derechos. Quedó en evidencia la estrategia institucional antiderechos para "salvar las dos vidas", como expresó anoche el gobierno tucumano en un comunicado de prensa.


Lucía se encuentra bien de salud, según informaron fuentes del Hospital del Este Eva Perón, donde permanece internada. La criatura que dio a luz pesa alrededor de 600 gramos y se encuentra en Neonatología, con pocas posibilidades de sobrevida, de acuerdo con fuentes médicas.


"El caso es bisagra porque evidencia el accionar articulado desde lo institucional para obstruir el acceso a la salud de la niña", denunció esta mañana en diálogo con Página/12, la abogada de Católicas por el Derecho a Decidir y Mujeres X Mujeres, Soledad Deza. "No estamos frente a una objeción de conciencia común, lamentablemente acá hubo un accionar político conservador iniciado desde el Poder Ejecutivo y convalidado por el Ministerio Público, dirigido meticulosamente a intentar que Tucumán vuelva atrás en derechos. Abortar en caso de abuso o riesgo para la salud es una opción legal. El Estado tiene que asegurar la práctica", señaló Deza. "Acá hubo encarnizamiento y del peor con esa niña", agregó.


La abogada Florencia Vallino, de la organización de derechos humanos Andhes, que representa a la familia de la niña, también denunció "la serie de vulneraciones de derechos de Lucía que implican dilaciones injustificadas para evitar aplicar el protocolo de atención de la interrupción legal de embarazo". Solo recién de ejercer presión se logró que a medianoche le hicieran la cesárea pero no fue la práctica solicitada por la niña y su madre.


La gestación fue detectada hace más de un mes en un centro de salud, cuando cursaba la semana 19. Recién ayer el Siprosa informó ante un requerimiento de la Jueza de Familia de la 5ta Nominación, Valeria Brand, que pondría en marcha las acciones necesarias para garantizar la ILE y cumpliría con el protocolo de atención de estos casos. El embarazo ya rondaba las 24 semanas. El responsable de mantener bajo tortura y tratos inhumanos a la niña tiene nombre y apellido: se llama Gustavo Vigliocco y es el secretario de Salud, del cual depende el Siprosa, el mismo que dijo en declaraciones a Radio Con Vos que como la nena pesaba 50 kilos estaba en condiciones de continuar con el embarazo forzado, a pesar de que la propia niña ya había manifestado su deseo de abortar, con absoluta claridad, como consta en la historia clínica adjuntada a la causa judicial: "Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo".

Comentarios