Secciones
Mirtha Legrand

"Me quedé sin nada, sólo tengo el anillo de brillantes", declaró Mirtha Legrand

Viernes 10 de Marzo de 2017

Mirtha Legrand declaró ayer en la causa por el millonario robo en su casa perpetrado en 2010 por el que está acusada una ex empleada suya

La diva de los almuerzos Mirtha Legrand declaró ayer en la causa por el millonario robo en su casa ocurrido en 2010, donde su ex empleada, Lina Díaz, es la principal sospechosa del hurto, y también están acusados el marido y el hijo de la mujer.

"Siempre pensé que iba a encontrar a alguien usando mis anillos y mis aros", dijo la conductora en su declaración testimonial. Mirtha aseguró: "Me quedé sin nada. Sólo me quedó el anillo de brillantes que tenía puesto". "Todo lo que tengo ahora es falso. Todo lo que me robaron me costó mucho esfuerzo. Nada me fue regalado", indicó.

El robo fue concretado el 5 de diciembre de 2010, a las 2 de la madrugada, cuando "tres sujetos no individualizados redujeron al empleado de seguridad del inmueble sito en la avenida Libertador 2802, de esta ciudad", según el fallo judicial. "Tras exhibirle un arma de fuego, le cubrieron el rostro con su camisa y le ataron las manos con su corbata. Luego, por el ascensor de servicio, obligando al vigilador a ir con ellos, arribaron al cuarto piso del edificio e ingresaron al departamento utilizando a tales fines las llaves del lugar", se precisó en las actuaciones.

"Sin encender las luces, valiéndose de linternas, se dirigieron directamente al dormitorio principal y sustrajeron una caja fuerte (no empotrada) que se hallaba en el interior del placard. Se apoderaron también de objetos personales tales como anteojos de sol, polveras, pañuelos de seda con las iniciales ML y papeles varios", se indicó.

Según la investigación que llevó adelante el juez Rodolfo Cresseri, "la caja fuerte contenía la suma aproximada de 20.000 dólares, 500.000 pesos y alhajas y joyas por un valor cercano a un millón de dólares".

Ayer, Mirtha mencionó que en la caja fuerte que le robaron había 500 mil pesos y 20 mil dólares. "Era dinero que había cobrado de una publicidad. Como detesto a los bancos, puse el dinero en una caja de seguridad de casa", agregó.

En referencia a su ex empleada dijo: "Lina tenía la llave de la puerta de servicio y después del hecho nunca me la devolvió".

"Mi familia no tiene llaves, cuando viene a casa toca el timbre. Las únicas que tenían llave era Lina y Elvira (otra empleada que en el momento del robo estaba con la diva en Entre Ríos). Los ladrones fueron directamente a mi dormitorio, al placard donde estaba la caja fuerte", precisó.

A la salida de los tribunales, Mirtha se refirió al momento de su declaración y señaló: "Es casi como en las películas, una está sentada con el micrófono frente al juez, yo apelé a mi memoria, esto pasó hace seis, siete años así que algunos detalles no los recuerdo".

Además, mencionó que se puso muy mal cuando Díaz acusó a Elvira, su eterna asistente y empleada de mayor confianza, y a Marcelo, su chofer, de ser participes necesarios del hecho.

Antes de comparecer, la diva había dicho: "Es la primera vez, nunca estuve en un juicio oral en mi vida. Me incomoda mucho, me angustia mucho" el hecho de declarar ante un juez. Sin detenerse ante los periodistas que la asediaban a preguntas, pidió "que se resuelva todo rápido" e ingresó al edificio de los tribunales porteños.

Una hora después de ingresar a Tribunales, a las 13.49, salió. "No me empujen", pidió y se detuvo algunos segundos para responder las inquietudes periodísticas. Sobre la acusada, dijo que "estaba sentada lejos, la miré, la saludé. Yo fui muy buena con ella, ella también lo fue conmigo". "La justicia tiene actuar", manifestó para luego agregar que su deseo es "que se esclarezca" el caso. Además, dijo que le gustaría que Lina sea inocente.

Por su parte, Díaz manifestó su inocencia y la de toda su familia. "Lo que pasó, pasó. Es doloroso porque a nadie le va a gustar que le roben, ni se metan en su casa, como a mí también me ha pasado", indicó.

Los otros dos procesados son su marido Orlando Jiménez y su hijo Jorge Petrak. Díaz trabajó durante 22 años con la diva de los almuerzos y es la principal apuntada por el hurto ocurrido en la casa de Palermo.

La ex empleada de Mirtha sostuvo: "Igualmente a pesar de toda la basura que me han arrojado, no tengo rencores. Desde ya que no estoy conforme con lo que ella (Mirtha) declaró", agregó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario