Mauricio Macri
Lunes 14 de Enero de 2019

Mauricio Macri terminó su descanso y arrancó con su último año de gestión

Desde que asumió estuvo en los 24 distritos. Los más visitados fueron dos gobernados por opositores. Hoy estará en Chubut y luego va a Brasil

Buenos Aires.- Tras sus extensas vacaciones en el exclusivo country de Villa La Angostura, el presidente Mauricio Macri comenzó su último año de mandato convocando a los argentinos a "trabajar mucho" y, en tono de campaña, aseguró: "Más convencido que nunca, les digo: es por acá. No hay otro camino. Por acá vamos al progreso, al futuro, al trabajo digno y de calidad".
El Presidente abrió el año desde Ushuaia, localidad que visitó por primera vez en todo su mandato, para supervisar las obras de la planta de tratamiento de residuos cloacales Arroyo Grande y ofrecer un escueto discurso rodeado de tres operarios y un puñado de funcionarios, entre ellos el vicegobernador, Juan Carlos Arcando.
La agenda continúo con visitas a Santa Cruz donde lo recibió la gobernadora Alicia Kirchner. Hoy estará con el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, y por la noche partirá rumbo a Brasil para estar con Jair Bolsonaro.

En el sur
El 2019 no trajo anuncios ni modificaciones en el discurso de Macri, que insistió con la ratificación del rumbo económico, a pesar de las alarmantes cifras de pobreza, empleo y nivel de actividad económica, y su discurso positivo de la crisis, señalada como la consecuencia de "generar bases sólidas para seguir adelante". "Los cambios no se hace de un día para el otro, se sabe que cada uno tiene que poner su esfuerzo, su granito de arena, con constancia y convicción. Todo lo que vale cuesta, lo bueno es que ya comenzó. Este es el camino, no hay otro. Es por acá", ensayó Macri varias frases de cómo reivindicar la crisis para la campaña.
El año comenzó para el mandatario volando desde su exclusivo lugar de vacaciones en Villa La Angostura a Tierra del Fuego, provincia que nunca pisó durante su mandato, donde ayer había sido recibido por el vicegobernador Arcando, ya que la gobernadora Rosana Bertone continúa de licencia.
La agenda de la mañana se abrió con la visita al predio industrial del Grupo Newsan, empresa líder en la fabricación de electrodomésticos, un sector muy golpeado desde el inicio de la gestión Cambiemos por la apertura de las importaciones.
Poco después de las 9, Macri llegó a la Planta de Tratamiento de Residuos Cloacales "Arroyo Grande", que se construye con fondos del Estado nacional, acompañado por Arcando; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y el secretario de Infraestructura y Política Hídrica, Pablo Bericiartúa. La imagen la completaban cuatro operarios, dos de ellos flaqueando al presidente, una composición clásica de los años de Cambiemos. "Qué bueno que podamos comenzar el año recorriendo obras importantes que mejoran la calidad de vida de los argentinos", celebró el mandatario y recordó las obras inauguradas en Bariloche, cuando interrumpió brevemente sus vacaciones a principio de enero.
El Presidente destacó las obras realizadas durante su gobierno –a pesar del ajuste en el gasto público y el fracaso de las inversiones público-privadas– al sostener que son proyectos que se finalizan "después de décadas de prometer obras que no se llevaban a cabo".
"El cambio necesitaba bases solidas para poder crecer. Cimientos sólidos para poder construir y proyectar. Lo estamos haciendo a partir de, en conjunto, aprobar un presupuesto serio, honesto, que termine con esto de gastar más de lo que tenemos, que solo trae inflación o genera más deuda", ensayó Macri otro argumento electoral para justificar el ajuste económico.
En la austera intervención de 12 minutos, sin público ni corte de cintas, el mandatario discurrió entre "la justicia independiente para terminar con la impunidad", "remover las trabas para desarrollar el talento de los argentinos" y "el futuro del turismo" como actividad económica clave de la Argentina para asegurar que más adelante "el país va a crecer a ese nivel que todos creemos y merecemos".



Con Alicia Kirchner recorriendo obras

Por primera vez desde que llegó a la Casa Rosada, Macri visitó la provincia de Santa Cruz, marcada por la hegemonía kirchnerista durante las últimas tres décadas y que hoy es gobernada por Alicia Kirchner, hermana del expresidente Néstor. Allí, el Presidente y la mandataria recorrieron las obras del complejo hidroeléctrico Cóndor Cliff, a poco más de 100 kilómetros del El Calafate, y luego dieron un breve discurso ante la prensa, aunque sin responder preguntas. Luego de repasar lo importante del proyecto, que será la tercera represa más importante de la Argentina, Macri envió un mensaje en clave electoral, ratificando que Santa Cruz será una de las provincias que Cambiemos buscará quitarle al peronismo: "En las elecciones uno debate sus propuestas pero al día siguiente tenemos que estar todos tirando para la misma dirección". Con respecto a la obra, el jefe de Estado expresó: "Una cosa central para un país es tener energía; sino, no se puede desarrollar. Nosotros veníamos en un sendero en el cual teníamos cada vez menos energía. Por eso le dimos prioridad a este proyecto, que es energía renovable. En todos los proyectos intentamos analizar su factibilidad e impulsarlas. En este caso buscamos una inversión más eficiente, que cuide los recursos de los argentinos". Y agregó: "Va a ser un antes y un después para la Patagonia, para la Argentina. Va a ser la tercera represa más importante del país y brindará energía para un millón y medio de hogares. Una provincia que está destinada a ser protagonista en energía renovable. El viento se ha transformado en un activo, le va a permitir a Santa Cruz generar energía limpia, suministrarle al país y a la región". Macri ya dejó en claro que apoyará la candidatura a gobernador del senador Eduardo Costa.

Gerardo Morales pidió trabajar para que Macri sea reelecto

"Los gobernadores ganamos todos, pero acá hay que asegurarte tu reelección, porque si se pierde la Nación esto es imposible. Pensemos como Cambiemos", le dijo Gerardo Morales a Macri. El gobernador de Jujuy fue quien rompió el hielo del tema álgido que había convocado a la cumbre de Cumelén: las presiones crecientes de los gobernadores de Cambiemos, con María Eugenia Vidal a la cabeza, para despegar su elección de la presidencial.
Por eso, Macri convocó a su casa en el country de Villa la Angostura a Morales, el mendocino Alfredo Cornejo y al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que aterrizó acompañado por su vice, Diego Santilli. La Rosada había programado este encuentro en medio de las presiones de María Eugenia Vidal para desdoblar las elecciones bonaerenses, en una jugada que es resistida por Macri y por su mano derecha, Marcos Peña.
El objeto que había trascendido del encuentro era conseguir que los gobernadores radicales acepten unificar sus comicios para meterle más presión a Vidal que la que ya habían sugerido con voceros como Elisa Carrió y Horacio Pechi Quiroga, el candidato de Cambiemos en Neuquén. Sin embargo, el tono de la reunión estuvo lejos del reto esperado. Macri se mostró muy cordial y los gobernadores radicales no hicieron del desdoblamiento una causa de vida o muerte. Hasta Cornejo que suele ser explosivo y no se guarda nada, estaba curiosamente moderado. "Definamos si te sirve meter antes de las presidenciales un par de triunfos de Cambiemos", propuso el mendocino, informó La Política on Line.
Macri propuso un mecanismo: Definirlo entre febrero y marzo y hacerlo de manera conjunta en una reunión similar a la que estaban teniendo.

Comentarios