Marcha del 21
Miércoles 21 de Febrero de 2018

Masiva marcha rechazó las políticas económicas y sociales del Gobierno

El acto tuvo al caminero Moyano como principal orador. "No tengo miedo de ir preso", desafió. El blanco fue la política económica del macrismo

Una movilización que reunió a alrededor de 500.000 personas en la avenida 9 de Julio en Buenos Aires, y que convocó el camionero Hugo Moyano junto a gremios aliados, concentró el rechazo a las políticas económica del gobierno nacional. "No tengo miedo de ir preso", desafió desde el palco oficial el dirigente, que con su discurso cerró un acto multitudinario. Moyano rechazó las interpretaciones de quienes vincularon la organización de la concentración con la necesidad del líder sindical de mostrar el "respaldo" de los trabajadores ante "los problemas legales" que afronta.
"No estoy implicado en ninguna causa de corrupción por ahora. Si tuviera un problema, tengo suficientes pelotas para defenderme solo. Estuve tres veces en cana, dos en la dictadura, cuando muchos de estos señores estaban debajo de la cama. Y después me hicieron la joda de la droga. No me cagué nunca. Siempre puse las que había que poner. Y si hay un problema, voy a poner las que tengo que poner", dijo en un mensaje que pareció dirigido a la primera línea del Ejecutivo.
El titular de la Federación de Camioneros dedicó buena parte de su alocución a su situación judicial y la puja que mantiene con el macrismo. Ello también se reflejó con cánticos de parte de los manifestantes contra el Presidente. "No, déjenmelo, no hace falta compañeros", los interrumpió Moyano.
El camionero consiguió para la masiva marcha la adhesión de los bancarios, docentes, curtidores, marítimos y portuarios, entre otros sindicatos, a lo que se sumaron representaciones de organizaciones kirchneristas como La Cámpora, fuerzas políticas de izquierda y movimientos sociales. En cambio, otras poderosas organizaciones gremiales agrupadas en la CGT prefirieron quedar al margen de la protesta. En su discurso, Moyano aseguró que no se irá del país y negó tener fondos depositados en bancos del exterior, como quisieron "inventar estos señores que aplican este modelo económico", remarcó. "No me van a ver arrugar en nada y mucho menos cuando se trate de tener que defender los intereses de los trabajadores. Esta manifestación se organizó con un solo objetivo: decirle al Gobierno que no siga llevando adelante políticas que hambrean a la parte más sensible de la sociedad", apuntó.

Reivindicó el sindicalismo
La marcha, que en un principio se convocó con el propósito de sostener los reclamos salariales del gremio de Camioneros ante la cámaras patronales, devino en una masiva manifestación opositora que contó con el respaldo de sectores afines al kirchnerismo, partidos de izquierda y organizaciones sociales y gremios que cuestionan a los sectores dialoguistas de la CGT. "Esta política económica es para perjudicar a los que menos tienen, a los trabajadores, a los jubilados, a las familias humildes, a los niños. Por eso quieren destruir la defensa que tienen los trabajadores, que son las organizaciones gremiales", remarcó el exjefe de la CGT.
Otro de los oradores fue el secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, quien criticó al Gobierno al sostener que "lo único que se logró en dos años es la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores", y puso énfasis en el creciente nivel de endeudamiento que llevará a que "los ricos sean más ricos y los pobres más pobres".

En Concordia, Macri pidió acabar con los "aprietes"

A pocas horas de que comenzara la masiva movilización en contra de las políticas de ajuste del gobierno de Cambiemos, el presidente Mauricio Macri volvió a la carga contra la protesta convocada por gremios opositores. Tras recorrer las obras de ampliación del sistema de provisión de agua potable en la ciudad de Concordia y zonas aledañas, el mandatario pidió que se tome "el camino del trabajo y el diálogo". En otro claro mensaje contra los gremios que reclamaron que termine con los recortes en las dependencias públicas, con los tarifazos y la avanzada contra los sindicatos, Macri aclaró: "Que sea sin aprietes, sin extorsiones, sin comportamientos mafiosos y sin buscar privilegios".

La misma sintonía
Desde el Gobierno, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, advirtió que las autoridades nacionales están abiertas al diálogo con el sector sindical, pero destacó que no aceptarán "condicionamientos o conductas extorsivas".

Comentarios