Pais
Lunes 19 de Febrero de 2018

Macri recibió a la familia del cadete torturado y muerto en La Rioja

El mandatario prometió "cambios" en las escuelas policiales.

El presidente Mauricio Macri recibió esta tarde en la Casa Rosada a familiares de Emanuel Garay, el cadete policial que murió deshidratado en La Rioja tras un brutal entrenamiento, y se comprometió a implementar "un cambio total" en los planes de las escuelas de las fuerzas de seguridad.
"El Gobierno se comprometió a un cambio total en los planes de las escuelas de fuerzas de seguridad. Habrá más profesionales (en lugar de uniformados), como por ejemplo profesores de educación física", sostuvo Roque Garay, padre de la víctima, quien estuvo reunido durante casi media hora con el jefe de Estado, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.
En declaraciones a la prensa, el padre del joven de 19 años muerto remarcó que se fue "muy conforme" de la reunión, ya que el Presidente se comprometió a darle apoyo "en todo lo que se necesite para que se esclarezca" el caso y que "los responsables paguen y sean condenados".
"Queremos que se llegue al fondo en el crimen de mi hijo y así pueda descansar en paz", sostuvo Roque Garay, al referirse a la causa en la que permanecen detenidos ocho oficiales, acusados de homicidio por la muerte de Garay durante un "baile" al que fueron sometidos también otros 17 jóvenes en Escuela de Cadetes de la Policía riojana.
A su vez, Adrián Garay, hermano de la víctima, quien también participó del encuentro en la Rosada, señaló que el Ministerio de Justicia nacional "colocará un veedor que va a hacer un seguimiento estricto de la causa" judicial que investiga el hecho.
El padre del joven, por otra parte, blanqueó que tiene un tenso vínculo con el gobierno provincial: "Mientras haya intentos de desviar la investigación, seguiremos recurriendo al Gobierno nacional", señaló.
Al respecto, se quejó de que tras la lamentable muerte de su hijo "se fue el jefe de Policía" de La Rioja, pero "la plana mayor continúa intacta y eso no cae bien", en referencia a las segundas líneas de la fuerza provincial que se mantienen en sus cargos, por lo cual la Nación podría intervenir para que haya más renuncias.
En ese sentido, Roque Garay sostuvo que "falta la nómina de los cadetes" que fueron sometidos a las torturas por parte de sus superiores, mientras que remarcó que "el Presidente tiene el poder para exigirla" y sugirió que Macri avanzaría en ese sentido.
"No fue un entrenamiento fue una tortura, hay 17 cadetes en estado grave", insistió el padre de la víctima.
En el marco de la causa se desplazó a toda la cúpula de la Escuela de Policía, se inició un sumario administrativo por Asuntos Internos y se dispuso el arresto de ocho oficiales y que el instituto pase a depender del Ministerio de Educación provincial.

Comentarios