El escándalo desatado por la red de espionaje ilegal resuena fuerte por estas horas en la Corte Suprema de Justicia. La novedad es que otro ministro, Ricardo Lorenzetti, sospecha que fue espiado por la banda de Marcelo D'Alessio. Además, en la Corte creen que «sería un escándalo» que le saquen la causa al juez Alejo Ramos Padilla; deslizan que el fiscal Carlos Stornelli no se presenta a declarar porque «tal vez tiene miedo de ser procesado» y no descartan que el expediente llegue al máximo tribunal, detalla hoy el diario Página 12


Según se explica, la posibilidad concreta de que los jueces de la Corte Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz hayan sido espiados por la banda liderada por D'Alessio, las mismas fuentes confiaron que Lorenzetti está seguro de que detrás de las sucesivas denuncias de Elisa Carrió en su contra estuvo siempre esa banda.


De comprobarse una intimidación al ex presidente de la Corte, tres de los cinco ministros del máximo tribunal habrían sido víctimas de la banda paraestatal, lo que constituye un hecho de extrema gravedad institucional. Según contó el ex espía Rolando Barreiro –detenido y procesado en la causa–, D'Alessio le dijo que «Rosatti y Rosenkrantz no van a poder explicar cómo viajaron tanto a Panamá y Miami», haciendo gala de conocer los supuestos movimientos de los jueces. Hasta el momento, el espionaje ilegal comprobado por los investigadores fue realizado en perjuicio de Gabriel Bouzat, socio del presidente de la Corte, Rosenkrantz. Bouzat fue a testificar a Dolores y cuando le mostraron el listado de sus entradas y salidas del país que tenía el falso abogado en su computadora aseguró que eran datos reales.


La disputa por la competencia de la causa podría llegar a la Corte. Si la Cámara de Mar del Plata le saca la investigación a Ramos Padilla, las querellas van a apelar a Casación. En caso de que el máximo tribunal penal no se defina al respecto, podría haber planteos que golpeen las puertas del Palacio. Tal vez esto explica que los ministros se muevan cautelosamente a la hora de denunciar a la banda o de pedir ser querellantes. En un futuro podrían tener que fallar sobre el expediente.


En el Palacio señalan que consideran que el fiscal Stornelli, quien está en rebeldía hace más de un mes, debería responder al llamado a indagatoria. "En algún momento se va a tener que presentar. No le va a quedar otra. Tal vez tenga miedo de ser procesado, pero hasta como estrategia jurídica es malo no presentarse".


De esta manera un sector de la Corte, de muy buenos lazos con Comodoro Py, deja entrever que es difícil apoyar a Stornelli en su plan de no ajustarse a derecho, ya que entienden que un fiscal de la Nación no puede estar en rebeldía de ninguna manera.