Automotores
Lunes 03 de Diciembre de 2018

La peor caída de ventas de automóviles desde 2002 fue durante el mes pasado

Impactó el aumento por devaluación, la suba de costos financieros por mayor tasas de interés y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios

La venta de vehículos cero kilómetro se desplomó en noviembre un 45,9% respecto de los niveles comercializados un año atrás, informó ayer la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara).
El mes pasado se vendieron 39.565 unidades, un 18,5% menos que en octubre previo. En noviembre de 2017 habían sido 73.145 automotores. Es la mayor caída interanual desde 2002 y el menor volumen comercializado desde diciembre de 2015 (31.581), cuando las operaciones prácticamente se paralizaron tras el salto devaluatorio de ese momento y el cambio de Gobierno. Hubo retrocesos en prácticamente todos los segmentos, con bajas superiores al 80 % en modelos importados. El acumulado de once meses asciende a 774.571 unidades, lo que consolida también una caída del 9,2% comparado con el mismo período de 2017, en el que se habían registrado colocaciones de 853.413 vehículos.
La pérdida de poder adquisitivo y el nivel exorbitante de tasas de interés para disminuir la demanda de dólares profundizó la crisis del sector automotor. Las concesionarias perdieron margen para rebajar precios u ofrecer bonificaciones y el costo crediticio alejó compradores que requieren financiamiento. Según cifras de la Cámara de Comercio Automotor (CCA), las cuotas de los planes de ahorro previo pasaron de 3.000 a 9.000 pesos en promedio por la devaluación y el impacto en los precios internos. Los créditos prendarios que no ajustan por inflación –como los UVA– tienen una tasa de interés promedio del 30% anual. Esta situación no solo redujo la demanda de vehículos sino que incrementó la mora en las cuotas. Según la CCA, los planes de ahorro para comprar autos cayeron 70 % y el 20 % de los créditos otorgados está en mora o los propietarios dejaron de pagar.
El mes pasado fue el peor en ventas de 0Km de la era Cambiemos. En diciembre de 2015 confluyeron una serie de factores que recortaron las ventas. Es habitual que compradores posterguen la operación en diciembre para patentar el vehículo con fecha del año siguiente. Es por eso que en diciembre de 2016, al año siguiente, se registró la segunda menor marca mensual del macrismo, con 40.644 unidades comercializadas. Es de esperar que diciembre de este año marque un nuevo piso, teniendo en cuenta que en noviembre se anotó la peor caída desde 2002 y la menor cantidad en tres años. En noviembre de 2015 se habían vendido 50.973 unidades. Los días hábiles de noviembre fueron los mismos este año que el anterior, con lo cual se trata de una caída neta de patentamientos.
Según los datos de Acara, el acumulado se muestra también negativo en la comparación interanual por tercer mes consecutivo. "Tal como adelantamos, este año que ha sido muy complejo y cambiante arrojará un nivel de patentamientos cercano a 800.000 unidades. La expectativa está puesta ahora en la actividad que tendrá el inicio de 2019", sostuvo Dante Álvarez, presidente de ACARA.
Derivado de una menor actividad productiva, el segmento más afectado por la retracción de las ventas fue el comercial pesado (camiones), con 958 unidades y un retroceso de 59,2% contra noviembre de 2017. En otros pesados se vendieron 558 unidades (-47,7%). Le siguió la categoría automóviles, con 29.105 patentamientos (-45,6) y comerciales livianos, con 8944 (-45,1). Entre los mayores retrocesos por modelo se destaca el Volkswagen GOL, un vehículo que supo liderar el mercado más económico, que tuvo con una caída de 68,4% interanual. El Renault Sandero lo secundó con un retroceso de 67 % y el Toyota Etios se vendió un 56,2 % menos. Entre las unidades importadas y premium las caídas superan el 80%, como Land Rover, con un rojo de 81%. De la marca china Lifan, que ingresó hace un año y medio a competir en el mercado local por bajo costo, se patentó un 76,2% por debajo de 2017.
En contraposición, la recaudación tributaria trepó en noviembre a 300.119,4 millones de pesos, un 33,7 % más que en el mismo período de 2017, según informó ayer la AFIP. La entidad mejoró su performance de cobro de impuestos desde la intervención de Alberto Abad indican desde la agencia de noticias telam y aportan que la última cifra está 15 puntos por debajo de la inflación interanual registrada hasta octubre, último mes disponible, que arrojó una suba de 45,9%. En el acumulado anual los ingresos aumentaron 30,7% y la inflación 39,5%, lo que muestra que la recaudación va perdiendo terreno en términos reales a medida que avanza el año y la crisis económica se profundiza.
AFIP aseguró que el resultado global se vio atenuado por un día hábil menos de recaudación en los ingresos vinculados al comercio exterior y por menores ingresos de derechos de importación y de IVA aduanero debido la fuerte caída de las importaciones, pero no lo vinculó directamente a la caída de la actividad, pese a que la baja del IVA expresa la recesión económica que atraviesa el país.
El IVA total creció 30,3% con respecto a noviembre del año pasado. El tramo impositivo creció 41,2%, apenas por debajo de la inflación, en tanto que el IVA aduanero aumentó 6,4%, desmoronándose de manera significativa pese a que el tipo de cambio subió más de 100 % en el mismo período. Desde AFIP informaron que el IVA aduanero se vio afectado por un día hábil menos de recaudación respecto del mismo mes de 2017, por la reducción de las percepciones en el IVA para importaciones de bienes muebles (Resolución General 4319/18) y por una fuerte caída de las importaciones.
En el impuesto a los débitos y créditos en cuenta corriente el aumento fue del 45,3 %, mientras que los tributos ligados a la seguridad social crecieron el 22,6%.
El impuesto a los Bienes Personales disminuyó el 53,3 %, con una incidencia negativa del aumento del mínimo no imponible y la baja de la alícuota para el período fiscal 2018, que determinaron menores anticipos a los del año pasado. Entre los impuestos ligados al comercio exterior, los derechos de exportación aumentaron 228,5% por la suba del tipo de cambio y los nuevos derechos de exportación que aplicó el gobierno para tratar de reducir el rojo fiscal.
Por su parte, la recaudación del impuesto a las Ganancias aumentó 37,9% por mayores ingresos por retenciones y por anticipos de sociedades.

Comentarios