Femicidio
Lunes 26 de Febrero de 2018

La niña asesinada en Junín fue violada antes de ser estrangulada

Los vecinos intentaron linchar al autor del homicidio, un hombre de 40 años que ocultó a la víctima en la bañera de su vivienda

Buenos Aires- Camila Borda, la niña de 11 años que fue encontrada asesinada el domingo en la ciudad bonaerense de Junín y por cuyo crimen quedó detenido un vecino, fue violada y luego estrangulada con un cable, según lo determinado ayer en la autopsia. En tanto, el fiscal que investiga el caso, Sergio Turrón, aseguró a la prensa que está "convencido" de que el detenido por el caso, identificado José Carlos Varela de 40 años, fue el autor del crimen y estaba totalmente consciente de "la monstruosidad" que estaba cometiendo.

La Fiscalía General de Junín indicó en un comunicado que "el informe preliminar" de la autopsia realizada en el Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses Norte reveló que "la muerte de la víctima ha sido tras un paro cardiocirculatorio traumático secundario a asfixia mecánica tras estrangulación por lazo".

Los forenses del Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses Norte también constataron "lesiones a nivel de ano y vagina, compatibles con un abuso sexual".

Respecto del acusado, el fiscal aseguró que existen pruebas contundentes que lo involucran en la violación y posterior asesinato. "Yo no tengo ninguna duda de que el detenido es el autor, la prueba es contundente", dijo el fiscal de Junín, Sergio Terrón, y aseguró que la niña alcanzó a defenderse de su agresor y le provocó lesiones en su cuerpo. "Sobre la anatomía del imputado hay lesiones defensivas, es decir, la niña lo ha rasguñado y ha tratado de defenderse", dijo Terrón en una rueda de prensa ante distintos medios periodísticos. Además, el fiscal aclaró que Camila fue hallada vestida cuando había sufrido un ataque sexual, por lo que no está claro si el acusado "la vistió él después o bien si la nena se vistió con la promesa de que la iba a dejar ir, y después cambia de idea para que no lo delate y la mata".

Terrón agregó que si bien el detenido será sometido a los peritajes piscológicos y psiquiátricos de rigor, está convencido que "comprendía perfectamente lo que había hecho, la monstruosidad de lo que estaba llevando a cabo". "Lo que tenemos es que la niña fue interceptada por él y llevada hasta esa vivienda. De hecho, la bicicleta de la niña fue encontrada en una de las habitaciones de esa casa. Una vez en la vivienda, el hombre abusó de ella y posteriormente le quitó la vida", dijo Terrón.

En tanto, una vecina llamada Mayra aseguró ayer que tres días antes del crimen de Camila el acusado llamó mediante señas a su hija de 3 años para que fuera hasta su casa, aunque la niña le contó y ella la hizo ingresar de inmediato a la vivienda.

La mujer, quien vive justo enfrente de la quinta que habitaba Varela, dijo que al conocer lo ocurrido con Camila se sintió "muy mal" por no haber denunciado lo que pasó con su hija ante la policía.

Por otra parte, el sospechoso tenía abiertos tres perfiles en la red social Facebook, en los que publicó mayormente fotos de niñas y niños y una lista de más de 1.600 contactos formada por numerosas jóvenes y adolescentes.

Crimen y conmoción
El hecho ocurrió el domingo al mediodía, cuando Camila salió de su casa en bicicleta a comprar cigarrillos para un familiar en un kiosco cercano. Dado que la niña no regresó, su madre concurrió a la comisaría primera de Junín a las 15.45 para realizar la denuncia por averiguación de paradero, por lo que inmediatamente la Policía montó un operativo en la zona para ubicarla y se entrevistó con el cuidador de una quinta situada en Arias 1559, en el barrio Ricardo Rojas. "Los policías que llegaron a la casa notaron en un principio que el hombre tenía una actitud evasiva, que no respondía a los llamados. Luego se asomó y se mostró esquivo. Cuando los efectivos llegaron a la zona del baño, él no quiso que lo revisen. Dijo que había un caño roto y que estaba todo inundado. Los policías lo hicieron a un costado e ingresaron y allí encontraron a la niña fallecida adentro de la bañera", relató el fiscal.

Terrón explicó que el detenido tenía lesiones en su cuerpo y sangre en las manos y que la niña asesinada logró defenderse de su agresor. Además, agregó que Varela es un vecino conocido en el barrio y que es probable que los familiares de la niña lo conocieran, pero "nadie se imaginaba el monstruo que se escondía detrás de este hombre". El detenido está acusado, en principio, del delito de homicidio criminis causa, el cual contempla una pena en un futuro juicio oral de prisión perpetua.

Comentarios