Despidos
Viernes 28 de Diciembre de 2018

La Fábrica Militar Fray Luis Beltrán dejó afuera a otros 15 operarios

Hubo momentos de angustia y desesperación. El gremio denuncia un plan sistemático de desmantelamiento tendiente a la liquidación

Santa Fe.- Momentos de bronca y angustia inocultables se vivieron ayer en la Fábrica Militar Fray Luis Beltrán, cuando los trabajadores se encontraron con un listado de los 15 operarios que no renovarán sus contratos laborales. La manifestación y la quema de neumáticos no se hizo esperar frente al predio, y hubo escenas de llanto y desesperación. Desde la Asociación de Trabajadores del Estado presagian que podrá haber más, ya que contaban con información de que los despedidos serían 26.

Desde primeras horas de la mañana de ayer, los trabajadores iniciaron una protesta frente a la planta, y alertaron sobre el posible despido de unos 60 trabajadores a nivel nacional, según denunció CTA Autónoma. De hecho, a los 15 cesanteados en Beltrán se sumaron ocho en Villa María, 16 en Río Tercero y diez en la Sede Central.

La organización gremial había denunciado en agosto 49 despidos en la planta. En esa ocasión, el gremio manifestó que, sumados a los despidos de diciembre de 2017, ascendían a 84 en Fray Luis Beltrán.


Embed

Una "enorme paradoja"
Raúl Daz, secretario general de ATE Rosario y adjunto de la CTA Autónoma, planteó la "enorme paradoja" que representa desprenderse de personal en momentos en que la misma fábrica está anunciando un supuesto plan de crecimiento. "Nos reunimos director y subdirector de la empresa, José de Armas y Raúl Insaurralde, y les recordamos lo que ellos mismos habían dicho, haciéndose eco de los proyectos que bajan de Sede Central: que la producción el año que viene iba a incrementarse en un ciento por ciento, para llegar a mil millones de pesos de producción y venta, con lo cual se implementarían dos turnos. Echaron a un compañero con 18 años de servicio, con contrato renovable anual; echaron a una compañera hija de un trabajador muerto en una explosión hace dos años".

La empresa, contó Daz, argumenta que los despedidos no son personal de "relación directa", es decir, que no están en la línea de producción (ensamblado de armas, producción de pistolas o chalecos). "Ellos hablan de una relación indirecta, pero lo contradictorio es que te hablan de aumento de producción, de licitaciones con las provincias de Santa Fe y Buenos Aires. Hay un discurso para afuera y un desmantelamiento permanente y un plan de cierre de la fábrica, previo cambiarle la figura jurídica y convertirla en Sociedad del Estado", dijo.

El dirigente denunció además que, mientras la fábrica produce chalecos antibalas de calidad, la policía de la provincia de Buenos

Aires se abastece con chalecos traídos de China. "Y esto pasa cuando tenemos una fábrica modelo capaz de abastecer a las fuerzas policiales de todo el país con insumos propios. Vinieron de distintas policías provinciales a evaluar la calidad de los chalecos que se fabrican acá y se han ido satisfechos con la calidad del producto. El problema es que los negocios están por otro lado, y aquí directamente no quieren que la fábrica produzca".

Estado de movilización
En rigor, los empleados de Fabricaciones Militares Fray Luis Beltrán ya se habían declarado en estado de movilización y alerta ante el inminente vencimiento de los contratos para más de 200 operarios y las indefiniciones en torno a su futuro laboral inmediato.
La empresa comunicó el 26 de este mes la renovación de 122 contratos sobre un total de 255; es decir, menos de la mitad, y se llamó a silencio respecto del futuro de los demás. Son 122 sobre un total de 255 en esa situación. El resto (en total la planta tiene 293 trabajadores) están en planta permanente, una ínfima cantidad. El miércoles, los recontratados irán a firmar, y se espera que vuelva a tensarse la cuerda si los despidos y la incertidumbre continúan. Por lo pronto, ya planean marchar a la Sede Central de Fabricaciones Militares el jueves 3. En palabras de Daz, "el plan sistemático de Fabricaciones es llegar a un plantel total de entre 800 y 900 trabajadores, cuando hoy son casi 1.100. Y en estos tres años, fueron 1.300 trabajadores menos, entre fallecidos, jubilados y despedidos, que fueron más de 600".

Comentarios