Paro general CGT
Martes 25 de Septiembre de 2018

La advertencia de la CGT: "Si no hay un plan B, tampoco va a haber tregua"

Los líderes gremiales alertaron sobre el "riesgo institucional" si el Ejecutivo nacional continúa con este rumbo. Prometieron más medidas

El triunvirato de la Confederación General del Trabajo (CGT) hizo un balance del cuarto paro general desde que asumió el presidente Mauricio Macri en diciembre de 2015. En una conferencia de prensa encabezada por los líderes de la central obrera, Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, calificaron a la medida como "contundente" y lanzaron una advertencia contra el gobierno nacional: "Si no hay plan B, no va a haber tregua con el movimiento sindical". Con esa frase Schmid rompió el hielo en el comienzo del encuentro con periodistas, donde se dejó entrever que si "no hay un cambio de rumbo económico" las protestas continuarán. "Al mismo tiempo que la cabeza del Poder Ejecutivo está en Estados Unidos, se conoce la renuncia del presidente del Banco Central (Luis Caputo), que demuestra las tensiones en el equipo económico y no hacen más que afirmar que no estamos ante el mejor equipo de los últimos 50 años, sino que estamos enfrentando una crisis monumental, que empezó en el plano económico y se agrava en el plano social", remarcó el jefe del gremio Dragado y Balizamiento.
El portuario resaltó que a casi tres años de mando del tridente, fueron estériles todos los intentos por "encontrar soluciones posibles" a través del diálogo, pero que nunca obtuvieron respuestas.
"Las paritarias se tornan insuficientes a un programa económico que cada vez deteriora más el valor de nuestra moneda. No solo se devalúa la moneda, se ha devaluado la palabra del Poder Ejecutivo, y cualquier expectativa que tengamos de este gobierno, que no hizo otra cosa que construir macana tras macana en el plano económico. Lo que ganamos en la mesa paritaria lo perdemos al otro día en el supermercado", se quejó desde el Salón Felipe Vallese, del edificio de Azopardo 802.
En otro pasaje de su intervención destacó la incorporación a la medida de pequeños comerciantes, vecinos, jubilados, docentes, trabajadores de las economías regionales y aprovechó para enviar un mensaje directo a Macri: "Le pido al Presidente que recuerde lo que le dijimos cuando nos reunimos al principio de la gestión en Olivos: 'No se olvide que usted actúa en un país desigual, y ahora estamos peor. Si usted cree que es un buen piloto de tormenta, empuñe fuertemente el timón y empiece a enderezar el navío porque estamos todos arriba del barco y tenemos que llegar al puerto". cerró con una metáfora.
A continuación, el dirigente de Sanidad, Héctor Daer, insistió en que el gobierno de Cambiemos debe modificar su plan económico. "Este paro es para decirle al Gobierno que hay que cambiar de rumbo. No hay dato empírico que permita decir que, con un programa de gobierno con consecuencias sociales impredecibles, podamos salir adelante con nuestro país. Sí hay antecedentes en el mundo y en la Argentina de que cuando se siguieron estas políticas corrió riesgo la institucionalidad de nuestra República", planteó en un artículo que reprodujo Ámbito.
Y agregó: "Que Macri deje de mirar desde Ezeiza para afuera y que se pare en la Cordillera a ver la Argentina y las necesidades de lo que está pasando en nuestro país. Porque no hay programa económico sustentable si no es sustentable socialmente".

El balance de la CGT Paraná
De acuerdo a datos que la CGT Regional Paraná recolectó entre distintas organizaciones gremiales, el paro tuvo una alta adhesión "principalmente marcada por el transporte público de pasajeros, tanto en la corta, como la media y larga distancia", informó a UNO uno de los triunviros de la entidad, Oscar Barbieri. "El paro fue contundente y la caja de resonancia fueron Buenos Aires, Córdoba y Rosario, y ahí el impacto fue muy fuerte, con algunas pequeñas movilizaciones", destacó.
La fuerza de la huelga quedó demostrada –según Barbieri– en que el sector bancario tuvo un 95% de acatamiento, también señaló que entre los gastronómicos tuvo una adhesión del 70% y que entre los empleados de la administración pública provincial y municipal la inactividad alcanzó el 80%. Otro de los sectores que acompañaron la protesta fueron los docentes, recalcó Barbieri.
"En el comercio fue un poco más bajo, dado las características de nuestros comerciantes. Hemos observado que en muchos pequeños negocios que son atendidos por sus propietarios han cerrado sus puertas", analizó el titular de la delegación local del gremio de Dragado y Balizamiento.
Barbieri destacó la evolución en relación al grado de tolerancia de la sociedad respecto de aquellos que no adhirieron a la medida de fuerza. "Hace unos años atrás el que no adhería era víctima de ataques con miguelitos o con la rotura de alguna vidriera. "Los argentinos hemos crecido en ese aspecto y respetamos al que piensa distinto. Eso está bueno en democracia", reflexionó.
La delegación local de la central obrera compartió el mensaje brindado por la conducción nacional de la CGT en relación a la incapacidad en materia económica, política y social del Gobierno. "Schmid recordó que en una de las pocas reuniones que mantuvo con el Presidente de la Nación se le dijo que estaba gobernando un país desigual. Ahora está siendo más desigual. La otra cuestión, es que si no hay plan B, tal como sostiene Macri, tampoco habrá tregua. Esto significa intensificar el plan de lucha", enumeró Barbieri.
Al igual que los popes del espacio sindical, el dirigente interpretó que se replicarán nuevas medidas de acción, principalmente cuando se trate el proyecto de Presupuesto 2019. "Va a haber una fuerte movilización y no se descarta un paro general. No sabemos cuándo se va a tratar, estará por definirse si es en la Cámara de Diputados o de Senadores. No lo hacemos por un capricho de oponernos porque sí, sino es porque el ajuste de 2.000 millones de pesos lo va a pagar la clase trabajadora. En ese presupuesto se va a quitar un 50% de inversión a la obra pública, lo que traerá aparejado más desocupación. El otro achique está previsto en Salud, en Educación, y en Ciencia y Tecnología", subrayó.
El sindicalista también puso reparos en que se quiera "ampliar el impuesto a las Ganancias sobre los trabajadores".


Bordet y su mirada sobre el paro nacional

El gobernador, Gustavo Bordet, se refirió a la jornada de paro nacional que se desarrolló en todo el país, y en esa línea consideró que "el trabajador la está pasando muy mal". De ese modo se pronunció al encabezar un acto donde se realizó la firma de contratos de inicio de obras por 47,5 millones de pesos para cinco localidades entrerrianas. "Respeto el derecho a huelga", recordó, y ratificó: "En Entre Ríos tenemos pleno diálogo. Estamos hablando con todas las organizaciones gremiales, tanto con la CGT como con los gremios de la administración pública".
En ese marco, Bordet aclaró: "Cuando se hace un paro uno tiene que entender también los motivos", y que "en la puja, los salarios quedan muy atrás por el efecto inflacionario".
"Hay que merituar todos los aspectos, no hay que verlo solo de una parte", resaltó en diálogo con la prensa.
En otro orden sostuvo que "no se puede realizar un ajuste presupuestario sobre los salarios, jubilaciones o gasto social".

Comentarios