Pais
Domingo 24 de Junio de 2018

Jones Huala levantó la huelga de hambre luego de obtener concesiones de las autoridades

El líder mapuche consiguió que le permitan ingresar a la cárcel 15 invitados. Sigue vigente la orden de extraditarlo a Chile por un atentado

El dirigente mapuche Facundo Jones Huala, preso en Esquel con pedido de extradición a Chile por un atentado incendiario, levantó la huelga de hambre que mantenía desde hace 24 días, luego de llegar
a un acuerdo con las autoridades para celebrar el año nuevo mapuche en la cárcel.
"Le hemos torcido el brazo con la lucha a una parte del poder", celebró Jones Huala en un audio difundido el sábado, en el que anunció que suspendía la medida de fuerza y alentó a las comunidades mapuches a "seguir la lucha" contra las empresas de la zona.
Para la ceremonia de hoy, el jefe de la comunidad "resistencia Cushamen" pretendía que le autoricen el ingreso de 28 personas de noche a la cárcel, con varios elementos como cuchillos rituales, algo que fue rechazado por el Servicio Penitenciario Federal. El referente mapuche le había solicitado al juez federal Gustavo Villanueva desarrollar el ritual en compañía de esas 28 personas en el patio del penal. Se ingresarían cuchillos, vino, asado, instrumentos musicales y vasijas.
Pero el juez dio la razón al Servicio
Penitenciario y denegó el pedido. La opción era hacer con un reducido grupo de seguidores o en solitario, algo que Jones Huala rechazó.
Finalmente, la abogada de Jones
Huala, Sonia Ivanoff, aceptó reducir el número de invitados a 15 para festejar el "Wiñoy Tripanto", el solsticio de invierno de los mapuches. "Es lamentable que se haya tenido que tomar una medida de fuerza dada la sordera y ceguera institucional. Esto comienza con un desconocimiento de leyes y tratados internacionales del juez (Gustavo) Villanueva", recriminó la letrada del extremista encarcelado.
"Esto es una persecución política por ser mapuche, por cómo se piensa, por la ideología que se tiene, por una forma de ver el mundo distinta", agregó la abogada. Pero Jones Huala no está acusado por "cómo piensa" sino imputado por graves delitos contra ciudadanos chilenos.
Facundo Jones Huala había iniciado la huelga de hambre en rechazo al pedido de detención de su hermano Fausto y de Lautaro
González, a lo que se sumó luego el reclamo para realizar dentro de la cárcel la ceremonia comunitaria.
Con el paso de los días, Jones Huala endureció la huelga y dejó de ingerir líquido.
El extremista mapuche está detenido en la cárcel federal de Esquel a la espera de que la Corte Suprema de Justicia se pronuncie sobre una apelación contra su extradición a
Chile, que el juez Villanueva decidió el 5 de marzo pasado. El fundador de Resistencia Mapuche tiene ocupados 1200 hectáreas propiedad de la familia Benetton, el predio en el que falleció Santiago Maldonado en 2017. Ha recurrido a huelgas de hambre en diversas ocasiones. En 2013 mantuvo una de un mes en Chile. Jones Huala está imputado por un ataque incendiario en Chile junto con otros dos mapuches armados.
Redujeron a un matrimonio de cuidadores y luego incendiaron la vivienda. Por este motivo está acusado por delitos que suman más de 12 años de prisión.
Pese a estos antecedentes, no faltan los defensores del mapuche.
Entidades como Red de Defensa del Pueblo Mapuche de Italia y la red Conaicop impulsan una campaña a favor de Jones Huala. También Madres de Plaza de Mayo se sumó al reclamo y ocupó por la fuerza la Casa de Chubut en Buenos Aires, donde Hebe de Bonafini obtuvo la promesa del gobernador chubutense Mariano Arcioni, de que el líder mapuche iba a poder celebrar su rito.


La RAM derribó una torre de comunicación

Una torre de comunicación fue derribada el viernes por la mañana en la localidad chubutense de Lago Puelo, lo que interrumpió Internet, televisión y el sistema VHF de comunicación en esa zona. El atentado fue cometido la Resistencia Ancestral Mapuche
(RAM), según las pintadas que aparecieron en el lugar.
El hecho se registró a las 6 en un predio ubicado en cercanías de Lago Puelo, distante pocos kilómetros de la localidad rionegrina de El Bolsón.
La torre de comunicación tiene 60 metros de altura. Los extremistas le cortaron las riendas y también le aflojaron los bulones que la mantenían amurada a su base.
La mayor parte de las pintadas, firmadas por la RAM, piden la liberación de su líder Facundo Jones Huala, detenido en Esquel. Pero también iban contra la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich: "Si querés guerra, acá estamos", dice una de las pintadas.
En el lugar se encontraban trabajando la Brigada de Investigaciones de la Policía de la provincia, como también bomberos voluntarios y una cuadrilla de servicios públicos del Ministerio de Infraestructura a fin de restablecer las comunicaciones.
El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, advirtió que "siguen ejerciendo la violencia para causar caos y miedo en la población. Días pasados usaron a las Madres de Plaza de Mayo, que los acompañaron en un reclamo y hoy vuelven a demostrar que no están dispuestos a un diálogo pacífico", sostuvo.
Arcioni agregó: "Con los verdaderos representantes de nuestros pueblos originarios hemos tenido diálogo en su lucha pacífica por defender la memoria de sus ancestros, pero la RAM y sus métodos violentos no representan los intereses de nuestros pueblos originarios".
El grupo se adjudicó el atentado donde se derribó una torre de comunicación de 60 metros de altura a la que le cortaron las riendas y también le aflojaron los bulones que la mantenían amurada a su base. También incendiaron una casilla que contenía equipos de comunicación y hubo pérdidas totales.

Comentarios