Salud
Viernes 27 de Octubre de 2017

Hizo una clase de electrofitness y terminó en terapia intensiva

Una mujer de 23 años está internada en San Juan por el exceso de potencia de ejercicio en su cuerpo.

Una joven de 23 años quedó inmovilizada y al borde de sufrir graves consecuencias en su salud tras someterse a una rutina de "electrofitness", que incluye enfundarse una vestimenta con electrodos. Sucedió en un gimnasio de la capital de San Juan.


Según Télam, la noticia fue difundida por las redes sociales por parientes y amigos de la joven, que salieron a advertir sobre las consecuencias de la disciplina que se puso de moda entre los jóvenes que van a gimnasios.


Victoria Gómez, de 23 años, concurrió el lunes pasado al gimnasio BeeFit de la capital sanjuanina para probar la técnica, que consiste en calzarse un traje equipado con una serie de electrodos, con el que a través de electro-estimulación se ejercitan varios los músculos a la vez.


Victoria había accedido a la clase de "electrofitness" a través de un sorteo y estaba decidida a probar la técnica. La técnica consiste en someterse a una electro-estimulación creciente durante 20 minutos, lo que equivaldría a hacer tres horas de duros ejercicios físicos.


Según sus familiares, el martes Victoria sentía muchos dolores que le adjudicaba a la estimulación, pero el miércoles empezó a orinar con color marrón oscuro. Ayer, los dolores eran tan intensos que no los soportaba y además "quedó paralizada en la cama", por lo que decidieron llevarla al médico.


Los profesionales le diagnosticaron rabdomiolisis, una enfermedad que desintegra las fibras de los músculos esqueléticos y puede desarrollarse a causa del daño muscular por sobreentrenamiento y que afecta a los riñones por la rotura de los músculos.


Comentarios