Pais
Martes 19 de Junio de 2018

Fallo inédito por el travesticidio de una dirigente trans

Gabriel Marino, de 25 años, fue condenado ayer en Buenos Aires a prisión perpetua por "homicidio agravado por odio a la identidad de género".

Un hombre de 25 años fue condenado ayer a prisión perpetua por el homicidio de la dirigente trans Diana Sacayán, de 40 años, asesinada de 13 puñaladas en su departamento del barrio porteño de Flores en 2015. El fallo que condenó a Gabriel David Marino es inédito, ya que se trata de la primera vez que se admite la figura de "odio a la identidad de género" aplicada a lo que la acusación llamó "travesticidio", destacaron la familia de la víctima y organizaciones que acompañaron el desarrollo de la causa.

La condena fue dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº 4 integrado por los jueces Adolfo Calvete, Ivana Bloch y Julio César Báez que, por mayoría, halló a Marino coautor del delito de "homicidio agravado por odio a la identidad de género y violencia de género". Marino está detenido desde hace dos años en el Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza y cumplirá 35 años encarcelado por el crimen de Sacayán, como solicitaron la fiscalía y las dos querellas.

La sentencia, cuyos fundamentos se conocerán el 6 de julio, fue leída en una sala colmada de familiares y seguida a través de una pantalla por un centenar de personas en el sexto piso de los Tribunales porteños, donde estuvieron la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, los diputados Leonardo Grosso y Mónica Macha y la ex legisladora Vilma Ripoll.

Además, otros compañeros de militancia de la víctima realizaron una radio abierta y transmitieron la audiencia en vivo desde un acto en la plaza Lavalle para recordar a Diana, impulsora de las leyes de identidad de género y de cupo laboral travesti trans.


Sin últimas palabras

Al inicio de la audiencia los jueces le dieron la oportunidad a Marino de pronunciar sus últimas palabras en el juicio, a lo que el acusado se negó por sugerencia de los asistentes de su defensor oficial, Lucas Tassara, quien no concurrió al Palacio de Justicia.

Luego de un cuarto intermedio de una hora, el presidente del tribunal leyó el veredicto y el hermano de Diana, Say Sacayán, rompió en llanto mientras se abrazaba con Nora Cortiñas y otros familiares que festejaron la decisión de los jueces con aplausos.

En tanto, desde los pasillos de Tribunales se oyeron las ovaciones de los demás presentes que pronunciaron una y otra vez "¡Diana presente, ahora y siempre!" y "Diana, corazón, acá tenés las travas para la liberación", acompañados por banderas y carteles que recordaban a la activista.

Durante el debate oral y público, que comenzó el 12 de marzo último y se desarrolló en doce audiencias, el fiscal Ariel Yapur remarcó la "inmensa responsabilidad institucional" que posee la causa por la "dimensión de Diana como víctima" y por "el interés especial" que organizaciones internacionales tienen sobre el tema.

Caso testigo

"Este es un caso testigo de las violencias contra las mujeres trans", sostuvo Yapur en su alegato sobre el asesinato de Sacayán, que fue cometido entre la noche del 10 y la madrugada del 11 de octubre de 2015.

De acuerdo a la reconstrucción de los hechos, Sacayán fue asesinada en el interior del departamento de la avenida Rivadavia al 6700 y su cuerpo fue hallado dos días después amordazado y atado de pies y manos.

La autopsia reveló que la víctima presentaba 27 lesiones en su cuerpo y que trece de ellas habían sido producidas por un cuchillo con una hoja de 20 centímetros que fue secuestrado en la escena del crimen.

El fiscal consideró como probado, "sin lugar a duda razonable", que Marino, actuando en conjunto con otro hombre que hasta la fecha no pudo ser identificado, asesinó a la referente en "circunstancias que permiten afirmar que el hecho guarda relación con su condición de mujer trans".

Durante la investigación del travesticidio, el ayer condenado fue identificado a través de las imágenes captadas por dos cámaras de vigilancia cercanas al domicilio de la víctima. En esos videos se lo pudo ver cuando llegaba al edificio y también luego, alrededor de las 4 de la madrugada, cuando salía del lugar junto con otro joven.

"Fundacional"

Por su parte la representante de la familia de Sacayán, Luciana Sánchez, dijo ante los jueces que éste fue un caso fundacional y resaltó el impacto que tuvo en la comunidad, por lo que suscribió la pena solicitada por la fiscalía. La letrada expresó la necesidad de crear más fiscalías especializadas, ampliar la estructura de la actual Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (Ufem) y la aplicación obligatoria de protocolos específicos para estos casos.

En tanto, el abogado Ricardo Kassargian, querellante por el Inadi, acompañó lo solicitado por sus colegas de la acusación y destacó en su alegato el valor de las palabras: "Si matan al padre, se habla de parricidio; si matan a un hijo, se habla de filicidio; al hermano, fraticidio... Entonces, cuando matan a una travesti por su condición de tal, se debe hablar de travesticidio".


Comentarios