Secciones
Pais

Facundo Moyano: "Cristina quiere una CGT que no la cuestione"

El hijo de Hugo Moyano criticó la "pirotecnia discursiva" de la Presidenta" y sostuvo que el Ejecutivo quiere una central sindical "totalmente disciplinada". Sin embargo, sobre la gestión de Cristina confió: "Todavía no me terminé de desilusionar. Todavía tengo algunas fichas puestas de que esto salga para delante".

Viernes 27 de Julio de 2012

"Cristina quiere garantizar una CGT totalmente disciplinada que no cuestione nada en términos políticos, y eso le hace mal a la democracia", indicó el diputado Hugo Moyano. Sin embargo, sobre la gestión de la Presidenta, confió: "Todavía no me terminé de desilusionar". Añadió: "Todavía tengo algunas fichas puestas de que esto salga para delante".

El legislador nacional del Frente para la Victoria (FPV) pidió que la primera mandataria frene su "discurso casi antisindical" y la responsabilizó por el "enfrentamiento" con el también líder del Sindicato de Camioneros a raíz la "pirotecnia discursiva" con la que "se aleja cada vez más de la realidad".

No obstante, admitió que la volvería a votar, si existiera la posibilidad constitucional, pero lo haría porque no ve "una alternativa superadora hoy", lo que "no quiere decir que, mañana, aparezca o que se pueda construir".

"Son discursos que tienen que ver con una práctica bastante intolerante", fustigó este viernes Moyano al analizar el acto de ayer de la jefa de Estado y del intendente de José C. Paz, el kirchnerista Mario Ishii. Pocos minutos antes, Ishii había criticado con dureza a quienes definió como "atorrantes" de la CGT que se "cruzaron a la vereda de enfrente, donde, hoy, los pintan de rubios y ojos celestes; entregaron las armas, la moral, la divinidad a los medios o al multimedio que hoy los manda".

"Hay una particularidad en un sector del kirchnerismo de no aceptar el disenso, un margen de planteo que marque una diferencia con cuestiones que se tienen que entender, como las protestas gremiales", replicó el jefe de la Juventud Sindical (JS) y del Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes y Afines (Sutpa). "Sabemos que la conflictividad gremial es algo que molesta, que genera inclusive hasta perjuicios a la sociedad, pero también se tiene que entender en un marco de democracia y en un marco de respeto a las instituciones. Una huelga es un derecho amparado por la Constitución (Nacional)".

"No aceptó nunca una disidencia, cada vez se achica más el margen democrático", fustigó. Al ser consultado sobre si volvería a votar a la presidenta si existiera la posibilidad constitucional, respondió: "Sí, pero porque hoy no encuentro una alternativa superadora". Agregó: "Hoy, no la encuentro, pero eso no quiere decir que mañana aparezca, que se pueda construir o que la podamos construir".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario