Armas
Miércoles 28 de Marzo de 2018

Escapó de un control y lo balearon por la espalda: investigan a cuatro gendarmes

"Le tiraron a matar", denunció el padre de la víctima, un joven de 19 años que manejaba su moto.

Gonzalo Nahuel Sala tiene 19 años. Está internado desde el domingo, luego de ser baleado cuanto intentó esquivar un control con su moto. Cuatro gendarmes que participaron del operativo fueron separados de su cargo y están siendo investigados.


El hecho, que se conoció este miércoles, ocurrió el domingo a la tarde en el cruce de Saladillo y Bolonia, en el partido bonaerense de Lomas de Zamora.

El caso es investigado por el juez federal Federico Villena. Según informaron fuentes de la investigación a Télam, hasta el momento no hay detenidos.

Mientras avanza la causa judicial, los cuatro gendarmes que participaban del control vehicular fueron separados de su cargo preventivamente. Los familiares de la víctima denunciaron que su hijo no estaba armado y que lo atacaron a tiros sin motivo.


Según los investigadores, todo comenzó cuando Sala circulaba a bordo de una moto Rouser negra por la calle Saladillo y fue observado por los gendarmes, quienes le hicieron señas para que se detuvieran.

Fuentes del caso informaron que el joven evitó el control y salió a toda velocidad, aparentemente porque no contaba con los papeles en regla y temía que le sacaran su moto.

En ese momento se originó una breve persecución por la calle Saladillo que se extendió por cuatro cuadras.

Sala recibió una herida en la espalda. Pudo llegar a la casa de su novia, ubicada a ocho cuadras del lugar, donde se desvaneció.

"El disparo lo recibió por la espalda, apenas arriba de la cintura, cerca de los riñones. Le perforó los intestinos y tuvo orificio de entrada y salida", contó a C5N Osvaldo, padre del joven.


El hombre aseguró que su hijo evitó el control vehicular porque temía que le sacaran su moto, ya que tenía multas.

El joven herido fue trasladado por los familiares de su pareja a la Unidad de Pronta Atención de Villa Fiorito y luego al Hospital Gandulfo, donde fue operado y quedó internado con pronóstico reservado.

"Le tiraron a matar. Para colmo fue un día domingo y había una feria en el barrio. Por eso hay muchos testigos que vieron lo que pasó. Está con vida de casualidad, gracias a Dios", aseguró el padre.


Los investigadores secuestraron las imágenes de las cámaras de seguridad municipales, donde -según trascendió- se observó la persecución de los gendarmes. Esos registros serán analizados por el juez Villena para intentar determinar la responsabilidad de quienes dispararon.


"Él no tenia ni siquiera una gomera, él no quería que le saquen la moto porque tenía multas anteriores y pensaba que si le volvían a hacer una le iban a sacar la moto", dijo Osvaldo, quien agregó que los gendarmes "lo ejecutaron directamente por la espalda".


Ante esta situación, los uniformados contaron lo ocurrido a sus superiores, quienes ordenaron que pusieran a disposición de la Justicia Federal sus armas reglamentarias para que sean peritadas y poder determinar de cuál de ellas partieron los disparos.


Fuente: Clarín.

Comentarios